Placentofagia: Cada vez más mujeres se comen su placenta | Noticias | teleSUR
    • Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La mayoría de las mujeres que se comen su placenta califican la experiencia como positiva

La mayoría de las mujeres que se comen su placenta califican la experiencia como positiva | Foto: Archivo

Publicado 21 febrero 2015

La “placentofagia” se está haciendo cada vez más común y la ciencia ha reconocido los beneficios hormonales y nutritivos de la placenta en el útero. Sin embargo, no existe ningún estudio que demuestre sus aportes positivos al bebé-

Con la esperanza de producir más leche o sufrir menos depresión postparto, cada vez más mujeres estadounidenses se comen su placenta después de dar a luz. A esta práctica que atrae cada vez más a madres jóvenes por tener virtudes curativas, se le conoce como “placentofagia”

La placenta es la unión de tejidos esponjosos y vascularizados alimenta al feto durante las 40 semanas de gestación a través del cordón umbilical y normalmente termina en los basureros de los hospitales o en los laboratorios, sin embargo, muchas mujeres deciden comerla por ser rica en hormonas y nutrientes.

Según el antropólogo de salud de la universidad de Nevada, Daniel Benyshek, hasta ahora la ciencia ha reconocido los beneficios hormonales y nutritivos de la placenta en el útero, sin embargo, no existe ningún estudio que demuestre los aportes positivos de la placentofagia.

Asimismo, señaló que no se sabe la cantidad exacta de las mujeres que han decidido ser parte de esta práctica que nació en los años 70 en Estados Unidos.

La mayoría de las mujeres que se comen su placenta califican la experiencia como positiva, sin embargo, tal es el caso de Catherine, quien cuenta que después de su alumbramiento, se encerró durante tres horas en el baño para cortar algunos trozos de su placenta en cubos grandes y comerlos junto a leche de almendras, miel y arándanos "para disfrazar su sabor". Luego congeló el resto.

Otras mujeres deciden cocinarlo al horno y preparar con ellas tacos o trufas de chocolate, no obstante, la mayoría las consumen en cápsulas.

“Un negocio”

La partera estadounidense Claudia Booker cobra 270 dólares por secar y encapsular la placenta de sus pacientes, actividad que realiza desde hace seis años, con la finalidad de ayudar a que muchas se sientan mejor después de esta etapa.

“Las cápsulas estimulan la liberación de prolactina responsable de la producción de leche", dijo.

En el proceso la partera limpia la placenta, la presiona para exprimir la mayor cantidad posible de sangre y luego la dispone en una simple cesta de vapor, como las que usan los acupunturistas.


Comentarios
1
Comentarios
buenas tardes
Nota sin comentarios populares.