• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
La película se filmó en la ciudad de Maracaibo (occidente venezolano) donde habitan una gran cantidad de indígenas.

La película se filmó en la ciudad de Maracaibo (occidente venezolano) donde habitan una gran cantidad de indígenas. | Foto: Archivo

Publicado 18 diciembre 2014


Blogs



“El Regreso”, película venezolana que cuenta la historia de la comunidad wayuu de Bahía Portete, en la Alta Guajira colombiana, fue defendida por su directora, Patricia Ortega, como un símbolo de la diversidad de pueblo originarios que hay en Venezuela y Latinoamérica.

La cineasta venezolana, Patricia Ortega, exhibió este jueves su ópera prima "El Regreso" en el 36 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano.

Ortega defendió la importancia de reconocer el papel protagónico de los indígenas. "Más que todo, para mí es muy importante que se comprenda que Venezuela es un país con más de veinte comunidades indígenas y que cada grupo tiene su idioma".

"Una de mis necesidades era reflejar que hay otra forma de ser, y de hablar, y que los indígenas no fueran utilizados como telón, sino que -como actores- ellos contaron sus propias historias", dijo Ortega.

La cineasta precisó que la ciudad de Maracaibo (occidente) tiene una gran cantidad de población originaria. "Es parte de nuestra vida", expresó Ortega.

La joven directora, quien egresó de la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños, al suroeste de la La Habana (Cuba), expresó que "no es lo mismo que venga un europeo a hacer una película sobre indígenas, cuando tu vives en una ciudad donde tus panas son originarios y esa realidad es parte de lo que somos".

El Regreso, historia de una tragedia al pueblo wayúu

El filme cuenta la historia de una niña wayúu cuya vida se ve interrumpida cuando un grupo armado paramilitar quiebra la tranquilidad de la comunidad wayúu de Bahía Portete, en la Alta Guajira colombiana. 

Shuliwala de 10 años, interpretada por Daniela González, logra escapar hasta Maracaibo, una ciudad ajena para ella. La pequeña deberá ingeniársela para sobrevivir y luchar por su única esperanza: regresar al hogar.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.