• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Atentado causó daños materiales en las adyacencias de la plaza (Foto: SANA)

Atentado causó daños materiales en las adyacencias de la plaza (Foto: SANA)

Publicado 13 febrero 2014

La edición 64 del Festival Internacional de Cine que se desarrolla en Berlín (Berlinale) se tornó rosa con las prodigiosas cintas del talento femenino y latinoamericano que ha pasado el ecuador en esta gala.

La argentina Celina Murga entró a la sección oficial con el filme ‘La tercera orilla’, mientras que la peruana Claudia Llosa presentó al mundo su tercer largometraje, ‘Aloft’. Ambos trabajos ofrecen al espectador una forma de hacer cine distinta desde el punto de vista familiar en la competencia por el Oso de Oro.

Murga apostó por la historia de Nicolás, un joven en busca de su propio destino atina a su dependencia pero encuentra la oposición de su padre, un hombre que quiere que siga su legado, a pesar de la doble moral que lo caracteriza por mantener dos familias.

Su protagonista, el actor novel Alián Devetac, vuelve interesante en el mundo de la adolescencia. “Hay una complejidad que me atrae de estos personajes porque, por un lado, son protagonistas de sus propias vidas y sus decisiones, pero, a la vez, son reflejo de un mundo adulto que les rodea y les impone sus reglas”, reconoce la cineasta argentina.

“Está buscando su propia voz, su propio camino, pero en un marco familiar y una sociedad muy cerrada y marcada por una idea de machismo muy arcaica”, confiesa la cineasta acerca de Nicolás.

La directora argentina quiso imprimir parte de su personalidad en la película con un toque poético para brindar a los amantes del cine, otra perspectiva del séptimo arte en Latinoamérica

Mientras que la cineasta peruana Claudia Llosa ha mostrado en la sección oficial su estreno mundial: “Aloft”, un drama que se expone en inglés, protagonizado por la norteamericana Jennifer Connelly, la francesa Mélanie Laurent y el irlandés Cilliam Murphy. Llosa destaca lo genuino de la historia con un estilo bohemio ya conocido en la Bernaline, donde ganó el Oso de Oro de 2009.

En esta ocasión, muestra el drama de un hombre joven que se une a una periodista para buscar a su madre, una mujer de la que se separó después de una tragedia familiar. Según Llosa, el largometraje es “es un viaje emocional hacia el perdón”, explica la directora.

“Habla de las decisiones, de las consecuencias del peso de la vida, de la fragilidad, de cómo intentas controlarlo todo y luego te das cuenta que no tienes nada de control”, precisa la directora acerca del guión de Aloft, su último trabajo cinematográfico.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.