• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La OTAN conmemoró el fin de sus operaciones en Afganistán con una ceremonia solemne en Kabul (capital).

La OTAN conmemoró el fin de sus operaciones en Afganistán con una ceremonia solemne en Kabul (capital). | Foto: Reuters

Publicado 28 diciembre 2014

Pese al retiro de las tropas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) de Afganistán, 15 mil efectivos de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF), liderada por Estados Unidos, continuarán en el país.

Las fuerzas armadas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y Estados Unidos culminaron sus operaciones militares en Afganistán tras permanecer 13 años en ese país.

"Estamos terminando nuestra misión y abrimos una nueva página en la historia de las relaciones con la República Islámica. Ahora las funciones de garantizar la seguridad en el país se trasladan a los 350.000 soldados y policías afganos", dijo el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg mediante un comunicado.

El fin de las operaciones de la OTAN fue conmemorada este domingo con una ceremonia solemne en Kabul, capital de Afganistán.

Lea el artículo de opinión: Sin complicaciones, en Afganistán

Sin embargo, la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF), liderada por Estados Unidos, continuará su presencia en el país afgano con 15 mil efectivos, que el próximo 1 de enero se reducirá a 13 mil, según informó el General John F. Campbell, comandante de las fuerzas estadounidenses y de la OTAN. 

El contingente de 13 mil miembros está formado en su mayoría por soldados estadounidenses.

EN CONTEXTO

El pasado 22 de noviembre el presidente estadounidense, Barack Obama, firmó una orden secreta que autoriza la ampliación de la misión militar de Estados Unidos en Afganistán durante 2015, según publicó el diario The New York Times.

La orden autoriza ataques aéreos estadounidenses con bombarderos y aviones no tripulados (drones), con el propósito de apoyar las operaciones militares afganas e incursiones con unidades terrestres en operaciones contra los talibanes.

El 27 de noviembre el Senado afgano aprobó un acuerdo de seguridad con Estados Unidos (EE.UU.) que prolonga la presencia de tropas de ese país en Afganistán hasta 2024. El convenio iba acompañado de un Acuerdo sobre el Estatus de las Fuerzas de Seguridad (SOFA por su sigla en inglés) por el que entre tres y cuatro mil militares de otros países de la OTAN podrán seguir en Afganistán a partir de 2015, aunque no en operaciones de combate.

También el pasado 6 de diciembre, el secretario de Defensa de Estados Unidos (EE.UU.), Chuck Hagel informó desde Afganistán que mil soldados estadounidenses adicionales se quedarían en ese país el próximo año.

El presidente norteamericano Barack Obama aprobó esta medida a pesar de un plan precedente destinado a limitar las fuerzas estadounidenses en este país a un máximo de nueve mil 800 efectivos en 2015.

La retirada formal de los ocupantes extranjeros deja tras de si un país desolado y profundamente dividido. Luego de 13 años de la invasión del país centroasiático la realidad habla por si sola: La producción de cereales ha disminuido, según estudios internacionales, en un 43% poniendo en grave riesgo de hambruna a los 6,4 millones de afganos.

Al mismo tiempo la invasión, supuestamente para combatir el terrorismo, ha acentuado la guerra perpetua, las luchas tribales, la corrupción y la desarticulación social.

Luego de la invasión los cultivos de amapola han aumentado y con ello el tráfico de heroína hacia occidente. Tres palabras resumen la situación afgana: hambre, guerra y droga.

 

 

 

Tags

OTAN

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.