• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El ministro ecuatoriano de Relaciones Exteriores, Ricardo Patiño, y su homólogo malayo de Comercio Exterior e Industria, Mustafa Muhamed, suscribieron el convenio en la ciudad de Kuala Lumpur. (foto: EFE)

El ministro ecuatoriano de Relaciones Exteriores, Ricardo Patiño, y su homólogo malayo de Comercio Exterior e Industria, Mustafa Muhamed, suscribieron el convenio en la ciudad de Kuala Lumpur. (foto: EFE)

Publicado 6 marzo 2014

El Premio Nobel de Literatura colombiano, Gabriel García Márquez, cumple este jueves 87 años de vida, parte de los cuales ha hipnotizado a millones de lectores con sus extraordinarias obras que se enmarcan dentro del género literario realismo mágico, como la reconocida novela Cien Años de Soledad.

Nacido en Aracataca, en la costa caribe de Colombia, el 6 de marzo de 1927. Ahora Gabriel García Marquez "Gabo" vive en México desde hace décadas y lleva tiempo sin escribir, tras haber padecido una grave enfermedad.

Pero, desde su primera novela, "La hojarasca", publicada en 1955 -antes había escrito cuentos y algunos los publicó en El Espectador-, hasta su última y breve novela, "Memoria de mis putas tristes", de 2004, e incluso ese librito que salió en 2010 con sus textos escritos para leerlos en público: "Yo no vengo a decir un discurso", lo que García Márquez ha conseguido es hacer a la gente más feliz, gozar con la música de sus palabras en medio de un mundo hostil y gris.

Con "El coronel no tiene quien le escriba", "El funeral de Mamá grande", "La increíble historia de la cándida Eréndira", "El otoño del patriarca", "Crónica de una muerte anunciada", "Del amor y otros demonios", "Noticias de un secuestro" o el primer volumen de sus memorias, "Vivir para contarlo", García Márquez ha hipnotizado a sus lectores desde la primera página y no los ha dejado marchar.

Alimentado en sus primeros tiempos por Hemingway y Faulkner, en los que vio mucha concomitancia con su pueblo bananero de Aracataca, el autor de "Relato de un náufrago" encontró en su infancia y en toda su vida el mejor material para su literatura que lo hizo merecedor de un Premio Nobel de Literatura en 1982.

La cultura popular, las mujeres de las que siempre estuvo rodeado desde pequeño y las historias de sus abuelos -García Márquez se crió con los maternos (Tranquilina y el coronel Márquez Mejía) hasta los ocho años, cuando conoció a su madre, Luisa Santiaga- han alimentado el corazón de este poeta de la prosa que dice escribe para que le quieran un poquito más.

Algo que verdaderamente ha conseguido al traspasar todas las fronteras con su verbo torrencial con sabor a trópico y a música y su declarado compromiso político y social. Siempre ha sido un gran mediador, aunque algunos no le perdonen (entre ellos Mario Vargas Llosa, además de por otros desencuentros personales) su relación con Fidel Castro.

Pero es que, como explica la biografía sobre García Márquez y autorizada por él escrita por el británico Gerald Martín, "Gabo no es un lacayo de los políticos, pero la amistad para él es sagrada, como la lealtad y la coherencia".


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.