• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
En la foto de noviembre de 2013 aparecen los cascos azules que estaban en los Altos del Golán. (Foto: AFP-PAO)

En la foto de noviembre de 2013 aparecen los cascos azules que estaban en los Altos del Golán. (Foto: AFP-PAO) | Foto: AFP-PAO

Publicado 31 agosto 2014

Más de 70 soldados filipinos de las fuerzas de paz de Naciones Unidas regresaron a su base a salvo, mientras continuan los enfrentamientos con mercenarios sirios vinculados a Al Qaeda, luego de dos días cercados en los Altos del Golán.

Un total de 72 "cascos azules" filipinos consiguieron escapar del cerco tras combatir durante siete horas, indicaron hoy fuentes militares en Filipinas, "cuando los rebeldes estaban durmiendo", dijo el jefe de las Fuerzas Armadas filipinas, el general Gregorio Catapang.

El pasado jueves, rebeldes sirios, incluidos miembros del Frente al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria, atraparon a 44 cascos azules fiyianos desplegados en los Altos del Golán, entre Siria e Israel, y pidieron al contingente filipino que entregaran las armas, pero éste se negó.

Los mercenarios atacaron con armas ligeras y una metralleta antiaérea la posición 69, donde 32 soldados filipinos respondieron al ataque y pudieron escapar, gracias a que contaban con carros blindados y con la ayuda del Ejército sirio y un contingente irlandés de la ONU.

La Fuerza de las Naciones Unidas de Observación de la Separación en los Altos del Golán (UNDOF) fue creada el 31 de mayo de 1974 a fin de supervisar el acuerdo de Siria e Israel, para la retirada de los Altos del Golán y vigilar que se mantiene el cese al fuego acordado entre las partes.

Este destacamento está integrado por  un mil 223 efectivos de seis países (Fiji, India, Irlanda, Nepal, Holanda y Filipinas), de acuerdo con los datos de finales de julio.

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.