• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
A través de las redes sociales, los activistas han recibido unos 500 ejemplares desde los estados vecinos.

A través de las redes sociales, los activistas han recibido unos 500 ejemplares desde los estados vecinos. | Foto: tukari.udg.mx

Publicado 28 agosto 2016

La meta es reunir al menos un millar de ejemplares que ayuden a los indígenas a conocer lo que hay fuera de su comunidad.

Un grupo de activistas mexicanos reúne libros para conformar una biblioteca para los indígenas wixárika de San Sebastián Teponahuaxtlan, una comunidad de la sierra del estado de Jalisco, en el occidente de México, donde las oportunidades de estudio son escasas.

Gabriela Vidal, coordinadora de Casa Iyari, la organización que lleva a cabo la colecta, explicó, que la meta es reunir al menos un millar de ejemplares de literatura, historia y de oficios, e incluso de otros idiomas, desde el inglés hasta lenguas indígenas.

>> 21 millones de niños mexicanos viven en situación de pobreza

Asimismo, comentó que “la idea de tener una biblioteca surgió de la propia comunidad, cuyo sistema de gobierno obliga a consensuar entre sus miembros las decisiones que se toman en beneficio de todos”.

El gobernador tradicional de San Sebastián Teponahuaxtlan, Ángel Serio Díaz, pidió a los miembros de Casa Iyari hacer la colecta en la zona metropolitana de Guadalajara, capital del occidental estado de Jalisco, explica Vidal.

>> México disminuye recursos a niños, indígenas y discapacitados

EL DATO: Esta comunidad indígena de apenas 320 habitantes se encuentra a 134 metros de altitud, en un rincón al norte de la Sierra Madre Occidental y a 350 kilómetros de Guadalajara, que se convierten en ocho horas de camino entre carreteras, brechas y caminos de tierra.

De igual forma, Vidal afirma que “al no tener acceso a teléfono y muchos menos Internet, las condiciones de la región más pobre del estado y la falta de vías de comunicación, reducen las oportunidades de educación para los niños y jóvenes”.

En este sentido, los mismos adultos de la comunidad se preparan para dar clases a los niños; “otra opción es salir del lugar o simplemente no estudian, porque es difícil el acceso a la educación", dice la activista que ha trabajado con los pobladores de San Sebastián también en la recolección de suéteres y cobijas.

>> Estudio revela discriminación hacia indígenas en México

De este modo, los miembros de la comunidad indígena wixárika reunieron fondos para construir el lugar donde estará la biblioteca, un modesto cuarto que solo espera ser copado de libros, que llegarán a mediados del mes de noviembre.

En este contexto, los activistas propusieron a las autoridades tradicionales de la comunidad ayudar con talleres de literatura y artes plásticas, para complementar los conocimientos que los niños y jóvenes adquirirán con el uso de la biblioteca.

Por su parte, el artista plástico Jesús Capetillo, alias el Chunga, originario del estado de Aguascalientes, pintará en las paredes de la biblioteca un mural alusivo a la cultura wixárika y a la importancia de la lectura, y que ayuden a los indígenas a conocer lo que hay fuera de su comunidad.

>> Francisco llama a una sociedad libre de discriminación en México

A través de las redes sociales, los activistas han recibido unos 500 ejemplares desde los estados vecinos de Aguascalientes y Zacatecas, además del estado de México y Jalisco. A este paso esperan sobrepasar la meta de los mil libros antes de noviembre.

En contexto
El presidente de México, Enrique Peña Nieto, redujo el presupuesto nacional, lo que causó un fuerte impacto negativo en sectores como la educación. Asimismo, disminuyó al menos 15 mil puestos de trabajo en la administración pública.
El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) informaron que más de 21 millones de niños mexicanos viven en pobreza, lo que representa más del 50 por ciento de la población infantil.

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.