• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
En este evento se estrenará el drama En el nombre de la hija, de la realizadora ecuatoriana Tania Hermida. (Foto: Archivo)

En este evento se estrenará el drama En el nombre de la hija, de la realizadora ecuatoriana Tania Hermida. (Foto: Archivo)

Publicado 1 junio 2014

Una nueva etapa en la historia de El Salvador comienza hoy con la investidura de Salvador Sánchez Cerén como presidente del país.

Por segunda vez consecutiva el partido de izquierda Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) logra ser gobierno en esta nación centroamericana, ahora con nuevos retos, pero con la experiencia de importantes logros en diversos ámbitos de la vida salvadoreña.

Durante estos cinco años el gobierno del Frente, encabezado por Mauricio Funes no solo dejó como política de Estado los programas sociales destinados a favorecer a la población más pobre del país, sino también el inicio de un camino de combate contra la corrupción y la impunidad.

La administración de Funes puso en la picota pública al expresidente Francisco Flores (1999-2004) por delitos que el propio exmandatario del partido de ultraderecha Alianza Republicana Nacionalista (Arena) confesó ante una comisión especial del legislativo salvadoreño.

Ahora, el hombre que fue presidente por elección popular está prófugo de la justicia, acusado de enriquecimiento ilícito, peculado y desobediencia y es buscado por la Interpol.

Otros casos de corrupción se destaparon en esta etapa y muchos quedan al menos señalados para su posterior investigación.

En estos años, el gobierno pensó en las mujeres, los niños, los campesinos, en los adultos mayores, para quienes instituyó iniciativas como el paquete escolar que provee a los estudiantes de uniforme, útiles y zapatos.

O el programa Ciudad Mujer, un referente internacional para la reivindicación de los derechos de las salvadoreñas.

La reactivación del agro, las reformas en Salud Pública, la creación de puestos de trabajo, la ayuda monetaria a los adultos mayores, incluso el combate a la inseguridad, pese a las críticas, forman parte de la herencia que este nuevo gobierno de izquierda recibe en su camino para una mejor nación.

"Ese país que soñamos lo hemos comenzado a construir", afirmó la víspera el jefe de Estado quien se despide con una alta nota de 7,2 puntos (de un máximo de 10) de aprobación, de acuerdo con las encuestas.

El gobierno que encabezará Sánchez Cerén, uno de los líderes históricos del FMLN y firmante de los Acuerdos de Paz en 1992, tiene entre sus prioridades el desarrollo económico, el combate a la violencia, ofrecer salud y educación a todos y seguir creando empleos.

Este domingo 1 de junio, Salvador Sánchez Cerén y Oscar Ortiz serán investidos como presidente y vicepresidente de El Salvador, respectivamente. También serán juramentados los funcionarios que integrarán su gabinete de trabajo.

En la tarde, ante el pueblo, también se hará un acto simbólico en el que ratificarán su compromiso con todos los salvadoreños, en especial con esa parte mayoritaria que fue olvidada durante siglos.

Fuente: Prensa Latina


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.