• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Imagenes para contenidos

Imagenes para contenidos

Publicado 27 noviembre 2014





El Departamento del Chocó, al norte de Colombia, es un territorio rico en recursos naturales, sus pobladores viven entre la pobreza y la violencia del conflicto armado de su país

El departamento de Chocó, lugar en donde se desarrollan las operaciones que deben concluir con la entrega del General Alzate Mora, retenido por las FARC-EP, es uno de los territorios de Colombia mas afectados por la pobreza y la desigualdad, a pesar de ser uno de los parajes de mayor riqueza y diversidad ecológica del territorio neogranadino.

Ubicado al norte del país, Chocó tiene costas en el océano pacífico y en el mar Caribe. El territorio, fronterizo con Panamá, comprende las selvas del Darien y las cuencas de los ríos Atrato y San Juan; y es considerado uno de los sitios con mayor pluviosidad en el planeta.

En el departamento residen unos 480 mil habitantes (DANE- Colombia). De ellos, 74 por ciento se reconoce como afrocolombiano, 11 por ciento indígenas (pueblos Embera, Embera Katío, Embera Chamí, Tules o Cunas y Waunaán) y una minoría blancos. 40,8 por ciento de la población es menor de 15 años (a nivel nacional 30,1 por ciento) y el 14,2 por ciento menor de 5 años, la mayor proporción de niños del país.

Primer contraste: una región rica, una población en la pobreza

Chocó aporta el 61 por ciento de la madera que se produce en Colombia, además cuenta con ricos yacimientos de oro, plata y platino. Es el segundo departamento que explota oro en el país; según el Sistema General de Regalías, su producción alcanzó los 8.064.180 de gramos y dejó recursos por cerca de 13 millones de dólares (2014).

Esta riqueza se ha entregado mediante concesiones a las multinacionales, política desarrollada en el contexto de la llamada Locomotora Minera. Las beneficiarias han sido: Votorantim Metais, la Anglo Gold Ashanti, Corporación de Exploraciones Chocó Colombia y de Cordillera, Muriel Mining Corporation, Rio Tinto Mining and Exploration Colombia, Anglo American Exploration Colombia, Bailey Minerals NL, Condoto Platinum Limited, Gold Plata Ressources, Continental Gold, Proyecto Coco Hondo, Grupo Bullet., Votorantin Metais Col., Minerales del Darién, Tao Minerals, Samaranta Mining Corporation y Corporación Minera de Colombia.  

Para garantizar una absoluta tasa de ganancia el gobierno ha eliminado y prohibido la minería artesanal que practican las comunidades y ha confiscado sus herramientas de trabajo.

En contraste, 78,5 por ciento de los chocoanos vive en condición de pobreza, 31,8 por ciento en pobreza extrema. Los mayores niveles educativos del departamento son primaria y secundaria, 37,4 por ciento y 25,7 por ciento. Sólo el 10 por ciento de los nativos realizan estudios de preescolar y universitarios.

La mortalidad infantil en Chocó es elevada, 76 niños por cada mil nacidos en comparación con la tasa nacional de 19,9 por mil (2010). La mortalidad materna es cinco veces superior que la de Bogotá y cerca de cuatro veces el promedio nacional (2012).

En cuanto a las Necesidades Básicas Insatisfechas, el Chocó cuenta con un índice de 81 por ciento (el nacional es de 37 por ciento).

Segundo contraste: importantes reservas acuíferas, pero sin agua

A pesar de ser una de las regiones con mayor pluviosidad del planeta, con el 60 por ciento del territorio ocupado por la cuenca del río Atrato, carece de un servicio satisfactorio de agua potable. 65 por ciento de las localidades no cuenta con sistema de tratamiento de agua potable y en el 35 por ciento restante no se realizan los procesos de desinfección o si se realizan se hacen de manera inadecuada.

En el Chocó los pobladores no tienen viviendas dignas, ni sede de Gobierno.

Los 30 municipios que componen el departamento carecen de un sistema óptimo de alcantarillado. Gran parte de la población, al no tener sanitarios hace sus necesidades en la cuenca de los ríos, pozos sépticos, y voladores, lo que genera la proliferación de enfermedades en la piel, diarrea y otras por la contaminación.

Tercer contraste: una región con biodiversidad en la que la población muere de desnutrición

De acuerdo al gubernamental Plan de Gestión Ambiental Regional, Chocó posee aproximadamente el 25 por ciento de las especies de plantas y aves, además del 15% del total de las especies descritas a nivel mundial para las mismas familias. La mayor riqueza conocida de especies a nivel subregional está en este departamento, que tiene la mayor riqueza de flora con 8.524 especies (94 por ciento).

Su costa Pacífica provee a la entidad de importantes recursos pesqueros y sus ríos cuentan con un inmenso potencial para la generación de energía eléctrica.

Sin embargo, según las estadísticas oficiales (Encuesta Nacional de Situación Nutricional del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar), en el Chocó de un total de 80 mil niños menores de cinco años, 12 mil niños padecen graves problemas de desnutrición, la mayoría hijos de madres solteras o de madres menores de 15 años. De ellos 9 mil son indígenas, lo que corrobora que las comunidades indígenas se extinguen literalmente por hambre y enfermedades como la tuberculosis. 18 mil niños indígenas chocoanos agonizan en difíciles condiciones de inanición (2012).

Esta situación se agrava debido al conflicto armado interno que padece Colombia que ha llevado violencia al territorio chocoano y ha generado el desplazamiento de miles de personas (sólo en 2012, 9.657 desplazados y en 2013, 13.727 cifras de la Unidad de Víctimas).

“Mientras en La Habana negocian la paz, en Chocó se consolida la presencia paramilitar”, declara Richard Moreno, miembro del Foro Interétnico Solidaridad Chocó a la revista Semana.

Adicionalmente, la agricultura se ha visto afectada por las fumigaciones en el contexto de la lucha antidrogas impulsada por el Gobierno en colaboración con su homólogo de EE.UU.; estas aspersiones han afectado los cultivos de pancoger, agravando la situación alimentaria en importantes zonas del departamento.

Este breve cuadro grafica la grave situación de abandono, corrupción y desidia del Estado para con esta región, que debido a la retención de un importante General de la República, cobra un inusitado interés para Colombia y el mundo.

Una vez sea entregado el General, los chocoanos volverán a esperar otro siglo de capitalismo, explotación y miseria; mientras las transnacionales extraen su riqueza amparadas en el modelo neoliberal que se escogió como modelo económico.

Esperemos que así no sea. La paz , sin duda, debe pasar por dar respuesta a dramas como el que vive el pueblo chocoano. Paz con justicia social, no hay otra salida.

Fuentes: teleSUR, Gobierno regional y nacional, Chocó Siete Días, Semana, La silla vacía.

Tags

Colombia

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.