• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Audiencia por masacre de Curuguaty se realiza sólo por la muerte de seis policías. (Foto: ea.com.py)

Audiencia por masacre de Curuguaty se realiza sólo por la muerte de seis policías. (Foto: ea.com.py)

Publicado 4 febrero 2014

“La tarde del 30 de enero de 1981, cuatro disparos acabaron con la vida del profesor Misael Núñez Acosta (1949-1981). Herido por la espalda, cayó sobre la banqueta a unos metros de la escuela Héroes de Chapultepec”. La narración de Laura Poy Serrano (El cotidiano 154, UAM, marzo-abril 2009) aporta los nombres de los asesinos: Rufino Vences, Joel Vences y Jorge Mejía. Uno de ellos le disparó con la pistola 45 a menos de un metro de distancia. Fueron infiltrados en el movimiento y Misael no desconfió de su presencia.

El activo profesor se formó en las normales rurales del Mexe en Hidalgo y en la de Tenería en el Estado de México y allí inició su relación con colonos, trabajadores y campesinos. No limitó sus acciones a la escuela sino a partir de ella organizó padres de familia que a la vez eran trabajadores con problemas de servicios públicos en condiciones precarias de vivienda en la Colonia La Loma en Tulpetlac.

En septiembre de 1972, Carlos Jonguitud Barrios, metralleta en mano, asaltó el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) con su grupo Vanguardia Revolucionaria, en plena usurpación de nombres y calificativos característica del gobierno de Luis Echeverría. Dirigente de la delegación de Ciudad Nezahualcóyotl, Elba Esther Gordillo ascendió en 1977 a la Secretaría General de la Sección 36 del Valle de México. El siniestro Batallón de Radio Patrullas del Estado de México se encargaba de reprimir a la disidencia democrática.

El profesor Misael trabajaba organizando y encontró en la Unión Obrera Independiente, fundada en 1972 por Juan Ortega Arenas, una activa organización que contaba con los sindicatos de la VW de Puebla y el de Ciudad Sahagún. El proyecto de articulación de luchas diversas fue impulsado con el programa Kilo de ayuda, con participación de los vecinos de La Loma, Texalpa, Tecuexcómac y Los Reyes como apoyo a los trabajadores en huelga.

Misael concretó su formación de dirigente al inscribirse en 1978 a las carreras de derecho y sociología en la Universidad Autónoma Metropolitana, fundada en 1974. La ruta del profesor había empezado en Santiago Xalhuitlalpan, Puebla en 1970 para luego seguir en Ecatepec, Cardenal y Xalostoc.

En 1976, Misael está en la dirigencia de la Coalición de Colonos de Tulpetlac para vigilar el Plan Integral de Obras en la región. Habitante con su familia en La Loma, sufrió la falta de servicios públicos, el difícil tránsito por calles de tierra y el hostigamiento policíaco protector de los llamados “polos de desarrollo” de Cuautitlán Izcalli y en el corredor Toluca- Lerma. Grandes consorcios trasnacionales tuvieron que enfrentar protestas y huelgas como la famosa de Trailmobile y las movilizaciones en General Electric, Kelvinator, Kramerman, Babcox-Wilson y las disfrazadas con nombres en español como Aceros Ecatepec y Gas Metropolitano.

El 13 de noviembre de 1980 el Primer Congreso de Masas de los profesores del Valle de México, en una asamblea con 3 mil participantes, Misael fue electo Secretario de Conflictos. De los 18 mil profesores del Valle de México, más de 14 mil se suman al Consejo Estatal de Lucha Magisterial en apoyo de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), que anunció un paro nacional para el 2 de febrero de 1981.

Todo el personal de la escuela dirigida por Misael se incorporó al movimiento que exige, hasta ahora, la democratización del SNTE con el consiguiente repudio a la herencia de la Gordillo como parte del gobierno de (Carlos) Salinas, quien liquidó a Vanguardia Revolucionaria para proteger a la familia de la sedicente profesora que, con sus dos hijas y su yerno, ocupó la Subsecretaría de Educación Pública, infiltró la Cámara de Diputados y organizó grupos de choque con sueldos de inspectores y directores educativos para atacar asambleas democráticas y reprimir a los dirigentes de ellas.

El asesinato de Misael Núñez Acosta es ejemplar en todos sentidos, por la vida y por la muerte del singular mentor, por su capacidad de articulación del movimiento magisterial democratizador con las luchas por la defensa de los derechos de los trabajadores y de los colonos pobres. Mucho bien haría a los activistas actuales la reflexión sobre la vida combativa del querido profesor.

30 enero 2014

Fuente: http://bit.ly/1fWWEUR


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.