• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Poroshenko habla de paz, pero practica la guerra. (Foto: Efe)

Poroshenko habla de paz, pero practica la guerra. (Foto: Efe)

Publicado 17 junio 2014

A siete días de asumir el cargo de Presidente y comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Ucrania, Piotr Poroshenko ofreció a las regiones del sureste del país la paz de los sepulcros.

A siete días de asumir el cargo de Presidente y comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Ucrania, Piotr Poroshenko ofreció a las regiones del sureste del país la paz de los sepulcros.

Hasta la fecha, sus promesas de diálogo con representantes pacíficos de los territorios rebeldes y del establecimiento de un corredor humanitario para las víctimas del conflicto permanecen en el olvido.

Por el contrario, el lenguaje que ya causó cientos de muertos, miles de heridos y desplazados en Slaviansk y Kramatorsk, ciudades de la autoproclamada República Popular de Donetsk, es el de la artillería pesada, la aviación, los lanzamisiles múltiples Grad y hasta ataques químicos.

Defensores de los derechos humanos y miembros de las milicias populares denunciaron que en sus ataques las tropas de Kiev emplean armas prohibidas por convenciones internacionales, como las bombas incendiarias de fósforo blanco.

La semana transcurrida parece dar la razón a quienes advirtieron que Poroshenko, informante de Estados Unidos sobre las intrigas políticas ucranianas en 2006, según Wikileaks, es solo un instrumento de Washington para legitimar el régimen impuesto con el golpe de Estado del 22 de febrero último.

Olegsánder Yakimenko, exjefe del Servicio de Seguridad del Gobierno derrocado, sostiene que aunque el oligarca presidente desee una pacificación mediante el diálogo, predominará la línea dura impuesta por sus mentores de Estados Unidos.

Washington mantiene al frente del Servicio de Seguridad a Valentín Naliváichenko, quien fue reclutado por la CIA cuando trabajaba como cónsul en Washington, y Andrei Parubi, contratado cuando operaba como comandante de Maidán, hoy es secretario del Consejo de Seguridad y Defensa de Ucrania, según Yakimenko.

Otra muestra del compromiso del mandatario ucraniano con los designios de Washington fue su inmediata ratificación de Arseni Yatseniuk como primer ministro, declarado como el predilecto de la Casa Blanca en Kiev, según reafirmó la subsecretaria de Estado Victoria Nuland en una conversación telefónica filtrada en YouTube.

Poroshenko ganó en primera vuelta las elecciones presidenciales del 25 de mayo, con 54,7 por ciento de las boletas, y al asumir el cargo prometió un diálogo con representantes pacíficos del sureste.

Pero dio un no rotundo a las demandas de esa región cuando cerró las puertas a la federalización, dejó claro que la única lengua oficial será el ucraniano y amenazó a Rusia con la recuperación de Crimea.

Con la negativa de federalización Poroshenko envió un mensaje al Fondo Monetario Internacional, que amenazó con el corte de cualquier ayuda económica si Kiev no mantiene absoluto control sobre las regiones surorientales, que aportan al producto interno bruto el 21 por ciento y 31 puntos porcentuales de la producción industrial.

Uno de los líderes de la resistencia popular en Ucrania, Andrei Manchuk, coordinador y miembro fundador del movimiento izquierdista Borotba (Lucha), opinó en declaraciones a Prensa Latina que el conflicto favorece a los sectores gobernantes en Ucrania.

En la prolongación de la guerra fratricida contra el pueblo ucraniano están interesados la oligarquía nacional, la elite política gobernante y Estados Unidos en particular, advirtió.

La guerra es ventajosa para la clase dominante en razón de desviar la atención del cúmulo de problemas sociales y económicos que afronta Ucrania, afirmó.

Insistió Manchuk en el interés particular de Estados Unidos en esa guerra y en el caos en general en Ucrania. La débil oligarquía nacional y la elite política, subrayó, son manipuladas y controladas por Washington, que da órdenes a Kiev, cuyos gobernantes están en permanente consulta con los norteamericanos de alta jerarquía.

En relación con Rusia, el reciente cruce de la frontera por dos blindados ucranianos con efectivos armados y la intempestiva suspensión de las negociaciones para que Naftogaz Ucrania pague a Gazprom una deuda cercana a los tres mil millones de dólares, refleja, igualmente, la escasa voluntad de diálogo de Kiev y el ánimo de provocación contra el Kremlin.

Fuente: http://bit.ly/1lNjEep


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.