• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Abdullah Kurdi, padre de Aylan, denunció que el hecho de ser rechazados como refugiados de forma legal fue lo que provocó que emprendieran ese viaje clandestino.

Abdullah Kurdi, padre de Aylan, denunció que el hecho de ser rechazados como refugiados de forma legal fue lo que provocó que emprendieran ese viaje clandestino. | Foto: EFE

Publicado 6 septiembre 2015
teleSUR
Boletines
Recibe nuestros boletines de noticias directamente en tu bandeja de entrada

El padre del infante relata que intentó salvar a su familia pero cuando llegó con ellos ya estaban sin signos vitales.

Aylan Kurdi, el niño de 3 años que fue encontrado ahogado en una playa de Turquía el pasado miércoles, vivía en Kobane, una ciudad en el norte de Siria que durante este año fue escenario de enfrentamientos entre el autodenominado Estado Islámico y los combatientes kurdos.

La fotografía del menor sin signos vitales a la orilla de una playa, recorrió el mundo entero en sólo horas, causando conmoción y avivando la polémica en torno a la crisis migratoria que enfrenta Europa.

La familia Kurdi, conformada por el padre, la madre y dos niños, uno de 3 años y otro de 5, se embarcó el miércoles 2 de septiembre, junto a 22 personas, desde la península turca de Bodrum, con destino a la isla griega de Kos, sin embargo, poco después de zarpar, la embarcación se hundió.

De los cuatro integrantes de esta familia ya desintegrada, sólo sobrevivió el padre, Abdullah Kurdi, quien desde hacía un tiempo atrás intentaba huir del conflicto en su país, y reunirse con sus familiares que viven en Canadá.

"Mis hijos eran los niños más hermosos del mundo. ¿Hay alguien que no considere a sus hijos lo más preciado? Mis hijos eran increíbles. Me levantaban cada mañana para jugar", dijo en declaraciones a la prensa el padre de los dos menores fallecidos.

Lea también→ "La foto del niño sirio es el rostro de un genocidio"

Asimismo, narró a un periodista de la BBC que “el traficante (de personas) nos presentó a un tipo turco y nos montamos en el barco (…) Éramos 13, incluido el patrón del barco (…) a unos cuatro o cinco minutos de zarpar el patrón vio que las olas eran demasiado altas, saltó al agua y escapó".

Kurdi aseguró que trató de dirigir el barco, pero otra ola grande lo volcó, “y fue entonces cuando pasó. Traté de agarrar a mis hijos y mi mujer, pero ya no había remedio".

El relato de la familia

Uno de los parientes de la familia, Teema Kurdi, quien vive en Canadá desde hace aproximadamente 20 años, relató que a las 05H00 hora local (10H00 GMT), recibió una llamada de la esposa de su hermano, Ghuson, quien le contó lo ocurrido.

"Ghuson recibió una llamada de Abdullah y todo lo que le dijo fue que su esposa y sus dos hijos estaban muertos", dijo en entrevista exclusiva al diario canadiense Ottawa Citizen.

Asimismo, explicó que Abdullah Kurdi “nadó de uno a otro. Encontró a uno y como parecía que estaba bien, fue a buscar al otro. Lo encontró ahogado... y cuando volvió junto al primero de los niños también lo encontró ahogado".

Vea aquí→ Cuatro personas arrestadas en Turquía por muerte de niño sirio

Teema Kurdi, contó que la intención de los familiares que fallecieron en el mar era reunirse con ella en Canadá.

"Estaba intentando patrocinarlos y mis amigos y vecinos me ayudaron con los depósitos del banco. Pero no conseguimos sacarlos (de Turquía) y fue por eso que se fueron en barco", explicó.

De igual manera, indicó que había gestionado una aplicación para que sus familiares pudieran unirse a ella como refugiados en Canadá, pero las autoridades no la aceptaron. Esta versión fue confirmada por un diputado local, Fin Donnelly, quien aseguró que fue él quien personalmente envió la solicitud de asilo de Kurdi al ministro de Inmigración, Chris Alexander.

De haber sido aceptada la solicitud, la familia Kurdi podría haber viajado directamente a Canadá, siempre y cuando hubiera demostrado que cinco ciudadanos canadienses podían patrocinarla, brindando apoyo financiero y emocional.

Ofertas de asilo tardías

Abdullah Kurdi señaló que las ofertas de asilo que pueda recibir en adelante, llegan demasiado tarde.

"Si se me da ahora el mundo entero, ¿de qué me sirve?. Ya no tengo ni mujer ni hijos", dijo el ahora asechado por los medios al diario "Le Journal du Dimanche".

 
Asimismo, denunció que el hecho de ser rechazados como refugiados de forma legal fue lo que provocó que emprendieran ese viaje clandestino.

Según su relato, la familia había pagado cuatro mil euros a traficantes para que organizaran la travesía a Kos, en la que embarcaron en un bote desde la zona del balneario turco de Bodrum.

Sepa más→ Hallan cadáver de migrante recién nacido en las costas de Grecia

En contexto
La isla de Kos y Lesbos se han convertido en el punto de escala para llegar a Europa de miles de refugiados que huyen de los conflictos armados de sus países, los cuales son generados en gran medida por la intervención militar encabezada por la Organización del Tratado del Atlántico Norte. 
El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados aseguró el pasado mes que Grecia ha recibido a 160 mil personas entre refugiados y migrantes en lo que va de año.  Sirios, afganos y libios son los principales en huir de sus países, utilizando el mar Mediterráneo como vía para instalarse en Europa.
Italia, España y Reino Unido son los principales destinos a los que buscan llegar los refugiados. 

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.