• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Los niños se paran en los escombros de un edificio de la unión deportiva destruido por ataques aéreos saudíes en el puerto de la ciudad de Yemen del Houdieda 17 de agosto de 2015.

Los niños se paran en los escombros de un edificio de la unión deportiva destruido por ataques aéreos saudíes en el puerto de la ciudad de Yemen del Houdieda 17 de agosto de 2015. | Foto: Reuters

Publicado 27 octubre 2015

La avalancha de Arabia Saudita en Yemen no podía llevarse a cabo sin el apoyo de Estados Unidos y Reino Unido.

En marzo de 2015, una alianza liderada por Arabia Saudita comenzó una campaña aérea y el bloqueo económico contra la República de Yemen. El objetivo oficial de la intervención fue hacer retroceder a los rebeldes Houthi, que habían derrocado al presidente yemení Abd Rabbuh Mansur Hadi, que era apoyado por Arabia Saudita y los EE.UU.

Esta intervención se ha llevado a cabo sin un mandato de las Naciones Unidas y, por tanto, en violación del Derecho Internacional. Como una de las naciones más pobres en el Medio Oriente, la integridad de la sociedad yemení se ve amenazada. Por otra parte, la campaña aérea ha causado graves daños a la población yemení. Y, sin embargo, los medios de comunicación Occidentales y sus políticos han minimizado este terrible caso de agresión contra toda una población.

Las víctimas civiles

En mayo de 2015, las Naciones Unidas informó que el conflicto en Yemen había "matado al menos a 646 civiles desde que los ataques aéreos de la coalición Saudí comenzaron, incluyendo 131 niños", y 1.364 civiles heridos.

Un foto-documental de Alex Potter nos muestra la difícil situación civil: "El 6 de julio de 2015, la coalición liderada por Arabia realizó ataques aéreos que mataron a más de 30 civiles en Al Joob, un pueblo situado en Amran, una gobernación rural al norte de Saná. Mientras las familias yemeníes compraban productos, los hombres rezaban en la mezquita cercana, y las mujeres preparaban la comida de la noche, un misil golpeó un pequeño mercado, incendió coches, hubo cristales rotos, y la dispersión de fragmentos en los cuerpos de decenas de transeúntes".

La población yemení sufre además de escasez de alimentos. La ONU calcula que aproximadamente "20 millones de personas, ó el 80 por ciento de la población, pasa hambre" como resultado del conflicto. De hecho, Yemen recibe el 90 por ciento de sus alimentos a través de importaciones, la mayoría de las cuales entran por el mar. Una evaluación de Reuters por Noah Browning y Jonathan Saul dice, "Yemen está teniendo una crítica escasez de alimentos y combustibles importados debido a que la guerra ha cortado las líneas de suministro internas y un casi bloqueo por las fuerzas navales saudíes ha frenado el envío de comida al país, que ya era el más pobre del área incluso antes que estalle la lucha del mundo árabe". Rupert Colville, portavoz del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos destacó en un comunicado de prensa cómo el bloqueo naval "está empeorando enormemente la situación humanitaria de por sí, ya extremadamente grave que afecta a casi la totalidad de Yemen”.

La oficina de Derechos Humanos de la ONU encontró que cerca de 2.355 civiles (de un total de 4.500 personas muertas) fueron asesinados en Yemen entre marzo y septiembre de 2015. De acuerdo con cifras conservadoras de UNICEF, durante el mismo período de tiempo, alrededor de 505 niños fueron asesinados y 700 heridos.

Estas cifras impactantes se publicaron justo casi al mismo tiempo en que se conoció la noticia de que un ataque aéreo en una boda había matado a más de 130 personas. El sitio web de noticias ‘The Channel Four News’ escribió el 29 de septiembre de 2015 que "la coalición árabe-saudí, que tiene la supremacía aérea sobre Yemen, negó rotundamente cualquier papel en el ataque, añadiendo que las milicias locales pueden haber sido responsables". Nótese la ironía, la coalición liderada por Arabia Saudita niega responsabilidad por el "ataque aéreo", al mismo tiempo que dice tener "la supremacía aérea".

Para aquellos que todavía dudan de que Arabia Saudita haya estado involucrado en el bombardeo de la boda y otros crímenes de guerra, será difícil averiguar la verdad. Los planes en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU para una investigación de la ONU "sobre los presuntos crímenes de guerra por parte de Arabia Saudita y otros en Yemen", fueron simplemente ignorados por los países Occidentales. Human Rights Watch ha comentado sobre el procedimiento de la siguiente manera: "Es lamentable que el único consenso posible en este Consejo parece ser su incapacidad de establecer un mecanismo internacional independiente para investigar violaciones y abusos cometidos por todas las partes en Yemen".

Apoyo Occidental a la agresión Saudí

Por cierto, las potencias Occidentales han estado profundamente involucradas en el conflicto. El diario Los Angeles Times informó en abril 2015 cómo las operaciones sauditas estaban "apoyadas por la inteligencia estadounidense, además de reabastecimiento en vuelo y otro tipo de apoyo". El mismo periódico describió el 17 de agosto que "la administración Obama está proporcionando inteligencia, municiones y recarga de combustible en el aire para aviones de la coalición, y los buques de guerra estadounidenses han ayudado a cumplir el bloqueo en el Golfo de Adén y el Mar Arábigo Sur destinado a impedir los envíos de armas desde Irán a la Huzíes".

Del mismo modo, el Reino Unido ha estado apoyando a Arabia Saudita con envíos de armas. Un reciente informe de Oxfam critica que "el Gobierno del Reino Unido dice que no participa directamente en el bombardeo, pero desde que el conflicto comenzó la exportación de armas del Reino Unido ha sido para reponer las reservas de Arabia Saudita" por lo tanto, "alimentando la crisis de Yemen".

Arabia Saudita ha sido un aliado a largo plazo de los gobiernos de Estados Unidos y el Reino Unido. Sólo se requeriría medidas diplomáticas para presionar a Arabia Saudita y esto podría detener el conflicto. Pero muy por el contrario, Arabia Saudita puede proceder con impunidad porque sus acciones están alineadas con los Estados Unidos y las ambiciones del Reino Unido en Oriente Medio.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.