• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Claro, las preguntas 2 y 3 de la Consulta son consideras las más polémicas. La 2 impediría la postulación presidencial de Correa en el 2021 y la 3 desmontaría el Quinto Poder del Estado, en el denominado Consejo de Participación Ciudadana.

Claro, las preguntas 2 y 3 de la Consulta son consideras las más polémicas. La 2 impediría la postulación presidencial de Correa en el 2021 y la 3 desmontaría el Quinto Poder del Estado, en el denominado Consejo de Participación Ciudadana. | Foto: EFE

Publicado 12 enero 2018
La “verdadera” realidad política se ha trasladado a las redes sociales y grupos de whatsapp, donde ahora se intensifican las conversaciones personales.

Gracias al cerco mediático instaurado en Ecuador la prensa comercial (y en algunos casos ultra gobiernista) la “verdadera” realidad política se ha trasladado a las redes sociales y grupos de whatsapp, donde ahora se intensifican las conversaciones personales. Y en esos espacios hay un factor común: incertidumbre. Pero también otro: desconcierto por el destino inmediato de la izquierda.

Antes que nada habría que aclarar por qué hablo de cerco mediático:

1.- La prensa comercial (las grandes cadenas de televisión y los principales periódicos) y los ahora llamados medios públicos (que no pueden ser más gobiernistas y con una agenda de derecha y conservadora extrema) sostienen un mismo relato y no permiten ni acceden a otras voces, posturas y reflexiones sobre lo que pasa en la política. Y cuando lo hacen (supuestamente para guardar cierto equilibrio) el entrevistador o el moderador del debate pasa a ser uno más del bando conservador.

2.- Quienes tienen alguna presencia o importancia política que no coincida con las posturas conservadoras y gobiernistas definitivamente tienen cerrada toda opción de expresión. Cerca de una docena de editorialistas del ex diario público El Telégrafo han dejado de publicar sus opiniones porque la nueva dirección optó por personajes de la derecha ecuatoriana, ligados a grupos económicos o al servicio de éstos.

Entonces, ese cerco mediático impide una mejor comprensión del fenómeno político actual, porque si bien en el Gobierno de Lenin Moreno hay figuras de la izquierda nacional también es cierto que han sido objeto de un linchamiento mediático para expulsarlos de los cargos que ahora ostentan. Mientras tanto en las redes sociales y grupos de whatsapp la difusión de videos, comentarios, artículos, denuncias o documentos proliferan vertiginosamente, como si la prensa tradicional hubiese perdido su razón de ser y el ciudadano común asumiera ese rol.

Por ello la discusión y la reflexión sobre la Consulta Popular en Ecuador, propuesta por Lenin Moreno, para modificar la Constitución en siete aspectos, no está reflejando el sentir ciudadano en todas sus expresiones. Parecería que impera un “unanimismo”, así como la publicidad electoral que está inundada de afiches y banderas por el SI en las principales ciudades, mientras la propaganda por el NO es intensa en las redes sociales y en los teléfonos celulares.

En lo fundamental esto solo revela una nueva hegemonía política y mediática en un país que hace menos de un año vivió una de las disputas más intensas donde los bloques políticos estaban definidos y encuadrados a favor y contra de la Revolución Ciudadana. Hace un año nadie de la derecha conservadora y mediática dudaba en criticar e injuriar a Lenin Moreno por ser el escogido por el Movimiento Alianza PAIS para disputar la Presidencia de la República. Hoy ese mismo bloque lo apoya y también no deja de presionarle por lo que consideran que debe ser su agenda económica, política, social y su agenda internacional. 

Bastaría ver cómo reaccionó ese bloque conservador mediático con la designación de la nueva vicepresidenta María Alejandra Vicuña, con el otorgamiento de la nacionalidad a Julian Assange o con la presencia den Ecuador del líder de la Revolución Ciudadana, Rafael Correa. 

Hoy por hoy el debate del ciudadano común (con otro nivel de politización) es por qué votaría NO en cada una de las siete preguntas y por qué SI. Y entonces hay división de criterios. ¿Tres por el NO y cuatro por el SI? ¿Todo SI? ¿Todo NO?

Claro, las preguntas 2 y 3 de la Consulta son consideras las más polémicas. La 2 impediría la postulación presidencial de Correa en el 2021 y la 3 desmontaría el Quinto Poder del Estado, en el denominado Consejo de Participación Ciudadana, para favorecer un modelo donde el presidente Moreno impondría los nombres de sus integrantes y éstos tendrían la potestad de destituir a las principales autoridades de control, del poder judicial y de la mismísima Corte Constitucional. Y en la pregunta 6 que da un paso atrás en el control y regulación de la plusvalía, como fuente de especulación y enriquecimiento de quienes negocian con los bienes raíces desde siempre. 

A pocos días de la votación del 4 de febrero, ni siquiera las encuestadoras atinan a una muestra real y verificable del real estado de opinión y de la postura del ciudadano a favor o en  contra de esta Consulta. Y como ya las encuestadoras no cuentan con la credibilidad necesaria en ninguna parte del mundo, serán de nuevo las redes sociales y los grupos de whatsapp los que identifiquen la verdadera temperatura política del Ecuador. Y hasta que se den oficialmente los resultados el aparato mediático conservador seguirá sustentando la supuesta realidad política, siempre favoreciendo a sus intereses y dejando de lado la diversidad y pluralidad de opiniones que ahora más que nunca están reflejándose en esos modos de actuar (internet fundamentalmente) donde no hay consensos ni unanimismo que valga.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.