• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Presidente Rafael Correa

Presidente Rafael Correa | Foto: REUTERS

Publicado 1 septiembre 2015
Si The Economist valora la democracia en absoluto, no debería regurgitar los temas de conversación de la gente que quiere un golpe de Estado.

Muchos leerán un reciente artículo de The Economist sobre Ecuador ("Raspando el barril") y erróneamente supondrán que les han dicho todo lo que necesitan saber sobre un país del que muy rara vez se escucha.

"¿Se convertirá Ecuador en la Grecia de América Latina?" Es la ridícula pregunta planteada bajo el título. Hay tantas cosas equivocadas en el siguiente pasaje que tratar de explicarlas de manera sucinta es ya un reto.

"El gobierno ha introducido normas que le permiten emitir dinero electrónico y de papel del Banco Central. De esa manera se encuentra Grecia, advierte Abelardo Pachano, un ex banquero. Con la impresión de una cuasi-moneda se corre el riesgo de un retiro masivo de los bancos por los ahorristas que temen que sus depósitos no sean devueltos en dólares; el Banco Central tiene reservas en divisas de tan sólo $ 4 mil 600 millones. Correa, pareciendo reconocer el peligro, ha sido cauteloso con la aplicación de estas medidas".

En primer lugar, desde el año 2007, cuando el presidente Rafael Correa llegó al poder, las reservas de Ecuador han fluctuado entre $ 2 y $ 6,5 mil millones sin ninguna tendencia. Una de las principales razones para mantener las reservas no se aplica a Ecuador. No tiene por qué preocuparse por los ataques especulativos contra su moneda, ya que desde el año 2000, su moneda ha sido el dólar estadounidense. La afirmación de que Ecuador está imprimiendo una cuasi-moneda es un intento de sembrar el pánico para hacer creer que se está saliendo de la dolarización. Ecuador ha introducido un sistema que permite a las personas intercambiar dólares por un valor igual de dinero electrónico que pueden almacenar en sus teléfonos celulares. Es similar a depositar dinero en una cuenta bancaria y luego usarlo en una tarjeta de débito para hacer compras. Los gobiernos no introducen "cuasimonedas" al permitir que la gente use las tarjetas de débito. El sistema fue introducido debido a que en Ecuador más personas tienen teléfonos celulares que cuentas bancarias. Incluso algunos artículos en la prensa de oposición en el Ecuador han aclarado esto hace un año.

En segundo lugar, en Grecia nunca se emitió una cuasi moneda como el artículo podría llevar fácilmente a los lectores a creer. Desde 2010, Grecia ha experimentado un nivel de colapso de Gran Depresión debido a las medidas de austeridad impuestas por la "troika" - el FMI, la Unión Europea, el Banco Central Europeo. La reciente escasez en los bancos griegos fue causada deliberadamente por el Banco Central Europeo. Que cortó liquidez al sistema bancario griego para chantajear a Grecia para que aceptara las medidas continuas de austeridad. Afortunadamente, el Ecuador no puede ser chantajeado de manera similar por los EE.UU., ya que sus bancos no son compatibles con la Reserva Federal.

En tercer lugar, describir vagamente a Abelardo Pachano como  "ex banquero" es muy poco sincero. Pachano fue jefe del Banco Central de Ecuador bajo la administración de Osvaldo Hurtado (1981-1984). Según el propio Hurtado, Pachano ayudó a su Gobierno a planificar uno de los rescates del sector privado más infames de la historia ecuatoriana. Se la conoce como "sucretización". El sector privado de Ecuador (principalmente los bancos) debían niveles muy peligrosos de la deuda a extranjeros, en dólares estadounidenses. En 1983, el gobierno de Hurtado asumió la responsabilidad de pagar los dólares del sector privado denominado deuda. A cambio, el sector privado pagó al Gobierno ecuatoriano en sucres –la moneda nacional del Ecuador en ese momento. El gobierno de Febres Cordero (1984-1988) endulzó aún más este trato para la élite ecuatoriana. Fue un ejemplo clásico de socialismo para los ricos. En 1994, el costo acumulado de la "sucretización" para el Estado ecuatoriano fue de US $ 4,4 millones, según una comisión establecida por el gobierno de Rafael Correa. Esa cantidad era igual al 25 por ciento del PIB del Ecuador en 1994. Las conclusiones de la comisión sirvieron de fundamento jurídico para el no pago de un tercio de su deuda pública en 2008 - un movimiento extremadamente exitoso al que Pachano se opuso en su momento y al que todavía lo estaba dejando por los suelos años más tarde.

Pachano escribe regularmente para El Comercio, uno de los periódicos más importantes del Ecuador. Eso sorprenderá a la gente que cree la afirmación de The Economist que el gobierno de Correa "ha intimidado a los medios a la autocensura". La información producida por Ecuavisa, una cadena de televisión privada, también va a sorprender a mucha gente. En una emisión del año pasado, antes de  presentar a un invitado a prender las alarmas sobre el dinero electrónico, Alfredo Pinoargote rápidamente repasó una lista de muchas de las mismas acusaciones contra el gobierno de Correa hechas por The Economist. Absurdamente, tomando en cuenta la plataforma de Pinoargote, una ofensiva contra la libertad de expresión era una de ellas.

The Economist cierra advirtiendo a Correa que "se enfrenta a un dilema":

"Puede persistir en su lucha por el poder permanente y correr el riesgo de ser expulsado por la fuerza de la calle, al igual que sus predecesores. O podría tragarse su orgullo, estabilizar la economía y olvidarse de su intento de reelección. Entonces podría pasar a la historia como uno de los presidentes más exitosos del Ecuador".
Lo de "poder permanente" se refiere a la Asamblea Nacional que posiblemente modifique la Constitución para abolir los límites de mandato de todos los funcionarios electos. The Economist, una revista del Reino Unido, ¿diría que David Cameron tiene "poder permanente" porque el Reino Unido no tiene límites de mandato? Bajo la actual Constitución Ecuatoriana - que fue escrita por los representantes elegidos poco después de que Correa asumió el cargo y fue ratificado en un referéndum de 2008 - el artículo 105 permite a los votantes a someter al presidente a un referendo revocatorio. El Reino Unido no permite referendos revocatorios, no tiene una constitución, y se llama a sí mismo un "reino". Dado que hay menos opciones democráticas disponibles para los votantes del Reino Unido, me pregunto si The Economist aconsejaría a David Cameron capitular si se enfrenta a cualquier riesgo de ser derrocado "por la calle".

Mucho ha cambiado desde los días en que los banqueros como Abelardo Pachano llevaron al Ecuador a través de décadas ruinosas que culminaron con un colapso económico en 1999. En virtud de la nueva Constitución (artículos 130 y 148), la Asamblea Nacional no puede destituir al presidente (o viceversa) sin nuevas elecciones que deben celebrarse inmediatamente, tanto para la Presidencia como para la Asamblea Nacional. La élite ecuatoriana ya no puede dominar los medios de comunicación en la medida que una vez lo hizo (lo que se denuncia como una "ofensiva contra la libertad de expresión" por los medios de comunicación internacionales y ONG’s-amigas del sistema). Los gobiernos de América del Sur también han reaccionado fuertemente en contra de los últimos golpes e intentos de golpe de estado. Gracias en parte a Wikileaks,http://foreignpolicy.com/2011/04/05/u-s-ambassador-to-ecuador-kicked-out-over-wikileaked-cable/ la capacidad de Washington para desestabilizar el gobierno de Correa se ha reducido considerablemente.

El gobierno de Correa ya es uno de los más exitosos en la historia del Ecuador, porque ha rechazado los dogmas neoliberales promovidos por The Economist. El Centro para la Investigación Económica y Política muestra esto en una evaluación muy detallada de las políticas económicas clave del Ecuador desde el año 2007.
Sin embargo, a pesar de tanto cambio positivo, la amenaza de un golpe de Estado no puede ser desestimada. Hubo un intento en el 2010 en el que Correa fue brevemente mantenido como rehén por policías amotinados. Si The Ecomist valora en algo la democracia, no debería regurgitar los temas de conversación de la gente que quiere un golpe de estado - mucho menos decirle a Correa que obedezca a una minoría violenta.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.