• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Si quiere que los musulmanes se identifiquen con Gran Bretaña, no los demonice ni los bombardee

| Foto: Reuters

Publicado 24 julio 2015
El argumento de Cameron que "el extremismo no violento" puede dar lugar al "extremismo violento", abre una puerta a niveles Orwellianos de vigilancia.

Echar la culpa a los musulmanes por el aumento del extremismo Islámico, es ahora la respuesta estándar de la clase dirigente británica.

Fiel a su estilo, en el discurso de los lunes, el Primer Ministro David Cameron, sobre cómo hacer que la gente musulmana se identifique con Gran Bretaña, no anunció nada que no sean más ataques contra los musulmanes, tanto en el país como en el extranjero. En el discurso destacó que una represión aún más fuerte es necesaria, con el fin de obtener que los musulmanes se identifiquen más plenamente con los supuestos valores británicos de tolerancia, democracia y libertad de expresión.

Su argumento de que "el extremismo no violento" puede dar lugar al "extremismo violento", abre una puerta a niveles Orwellianos de vigilancia y hostigamiento. Una buena parte del discurso fue dedicado a tratar de negar cualquier conexión entre la "radicalización" y las "históricas quejas” de los musulmanes. La razón es simple; no contento con la demonización de las comunidades musulmanas nacionales, está tratando de despejar el camino para una escalada en la campaña de bombardeos contra Siria, una campaña que, según recientes revelaciones, muestran que ya se iniciaron en secreto y en contra de la voluntad del Parlamento.

El problema es que todos los datos disponibles demuestran que su argumento central está equivocado.

En un pasaje del discurso, que incidentalmente parece socavar toda la campaña, Cameron trata de hacer del extremismo un problema permanente, diciendo que siempre habrá personas  atraídas por el ‘extremismo islamista'. Pero de hecho, el nivel de actividad terrorista cambia drásticamente con el tiempo.

Las cifras del Departamento de Estado de Estados Unidos son sorprendentemente claras. A medida que la ‘Guerra Contra el Terrorismo’ se fue desarrollando, el mundo fue testigo del aumento más grande de ataques terroristas en la historia. El número de personas muertas por ataques terroristas aumentó drásticamente, fue de unos pocos cientos, como promedio, en los años antes de la Guerra Contra el Terrorismo, a 10.000 en el 2007, y desde entonces ha ido en aumento.

Más adelante en su discurso, Cameron parecía contradecir la opinión de que la percepción de la política exterior no es relevante, cuando argumentó que la política exterior británica reciente había sido pro-musulmán. Luego mencionó que los terroristas son los que principalmente están matando a los musulmanes: "Son grupos como [Estado Islámico], al-Qaeda y Boko Haram quienes son los mayores asesinos de musulmanes".

Ahora bien, es absolutamente cierto que la inmensa mayoría de los ataques terroristas tienen lugar en países de mayoría musulmana. De acuerdo con un estudio, los cinco países con mayor riesgo de ataques terroristas son Yemen, Somalia, Pakistán, Irak y Afganistán. Pero estos no son cualquier país musulmán. Estos son los mismos países desgarrados por ocupaciones Occidentales, aviones teledirigidos y bombas. El terrorismo es parte de la amarga herencia de las guerras de Occidente, algo que ha colmado la miseria de los pueblos que ya sufren el impacto de la "Operación Libertad Duradera" y sus desastres asociados.
Pero la implicación de Cameron que el terrorismo ha matado a más personas que las recientes guerras Occidentales es una farsa.

Un estudio más a fondo de las repercusiones de la  ‘Guerra Contra el Terrorismo’ sugiere que la acción militar Occidental ha causado la muerte de dos millones de personas desde el 2001. La propagación del terrorismo es un fenómeno real y aterrador, pero no ha sido responsable ni de una fracción del sufrimiento causado por las potencias Occidentales en los últimos catorce años. Ahora, el gobierno y los militares tienen la intención de escalar de manera importante la participación de Gran Bretaña en el Medio Oriente. Las acciones militares Occidentales contra el grupo Estado Islámico han sido hasta hoy, infructuosas. Pero no solamente que esta escalada no enfrentará al grupo Estado Islámico, sino que de hecho, empujará a toda la región al caos, un caos que está creando las condiciones para que los grupos jihadistas prosperen.

Una respuesta común es, '¿Estás diciendo que no deberíamos hacer nada?' Es como si los políticos fueran incapaces de imaginar una política exterior que no implique dejar caer grandes cantidades de bombas sobre pueblos extranjeros. Hay cosas que se podrían hacer.

Gran Bretaña podría dejar de armar y apoyar los regímenes más reaccionarios, represivos y agresivos en la región, por ejemplo. Podríamos dejar de vender armas a Arabia Saudita que está enfrascada en una guerra devastadora contra Yemen, y junto con Qatar - otro aliado clave para Occidente – financian a Jabhat Al-Nusra, la filial de Al Qaeda en Siria.

Podríamos terminar nuestro apoyo diplomático, político y militar a Israel, cuya persecución del pueblo Palestino es una de las grandes fuentes de amargura y descontento en la región. Pero estos asuntos apenas entran en el debate general.

En lugar de una discusión racional se nos pide -  de hecho se nos dice - que el extremismo es todo lo que los musulmanes hacen y dejan de hacer. Hace dos años, la opinión pública y la oposición a la guerra, forzaron a Cameron a reconocer que el pueblo y el Parlamento estaban en contra de la guerra y prometió que el gobierno "actuara en consecuencia". Ahora sabemos que estaba mintiendo.  Que autorizó bombardeos de todos modos. Y hoy, después de ignorar su voluntad, Cameron planea regresar al Parlamento para obtener respaldo para una escalada en el bombardeo contra Siria, aunque esta vez en el lado opuesto.

El Movimiento Contra la Guerra en Gran Bretaña se movilizará para asegurarse, una vez más, que Cameron no siga adelante.
 

**Chris Nineham es uno de los fundadores del Movimiento UK the War Coalition y autor de The People V, Tony Blair: La Política, los medios de comunicación y el movimiento contra la guerra.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.