Salud pública vs beneficio privado | Opinion | teleSUR
    • Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Salud pública vs beneficio privado
Publicado 9 enero 2015
La ciencia está típicamente subvertida al beneficio y al poder - con un detrimento inevitable a la apertura y la democracia.

Vivimos en una sociedad abierta y racional. Abrazamos la democracia y la ciencia. En resumen, el Reino Unido es un estado de iluminación. O es lo que el mito dice. En realidad, nuestro compromiso con estos valores y métodos nobles se restringe, distorsiona y pervierte en una versión de Ilustración que sirve principalmente a los intereses de las élites políticas y económicas. Además, estos efectos de distorsión no son un accidente. Una mirada cercana a las características institucionales de la economía, por ejemplo, revela un sistema de producción, distribución y consumo con un compromiso con el racionalismo y la ciencia - pero con el añadido e importante salvedad: que sirve para maximizar las ganancias y el control de los ya ricos y poderosos. Cuando no se puede cumplir este requisito, la ciencia está típicamente subvertida al beneficio y al poder - con un detrimento inevitable a la apertura y la democracia.

Un ejemplo de la vida real de esta lógica en juego se puede encontrar dentro del ámbito de la salud. Cuando nos ponemos mal asumimos (siguiendo el mito anterior) que el trato que recibimos es el mejor disponible. En Inglaterra y Gales los mejores tratamientos disponibles son presentados por el Instituto Nacional de Salud y Asistencia con Excelencia (NICE) en forma de directrices publicadas, AllTrials. Suficientemente razonable, las opciones de tratamiento son evaluadas de acuerdo con un análisis de costo-beneficio. En resumen, las normas de calidad del NICE permiten que "La salud, la salud pública y los profesionales de atención social tomen decisiones sobre el cuidado basado en la evidencia más reciente y las mejores prácticas".

Como se sugiere sin embargo, hay un problema serio con esta imagen aparentemente racional y progresiva de promoción de la salud en esta parte del mundo. Esto se debe a que gran parte de esta "última evidencia" sobre la que se basan las directrices del NICE proviene de ensayos clínicos. Eso estaba  bien hasta que nos enteramos de que no se publican todos los resultados de los ensayos clínicos. Como Ben Goldacre ha señalado "las posibilidades de publicación de un ensayo clínico son aproximadamente 50/50. Y los ensayos con resultados positivos tienen el doble de probabilidades de ser publicados que los ensayos con resultados negativos". Sí, eso es correcto! Aquellos que llevan a cabo los ensayos clínicos - que normalmente son las grandes corporaciones con una obligación legal de maximizar los beneficios para los accionistas - pueden elegir si desean o no publicar los resultados.

El escoger y elegir que ensayos se publican tiene dos resultados importantes e interrelacionados. El primero es que permite a las empresas controlar la información con el fin de manipular el mercado a su favor. El segundo significa que los profesionales y el público no tienen acceso a la información que podría ser utilizada para informar las decisiones sobre las opciones de tratamiento. Después de todo, NICE sólo puede formular sus directrices a partir de los datos publicados. Esto, por supuesto, es una práctica altamente irracional (por no hablar de anti-democrática). La salud pública está en peligro por el beneficio privado. Pero ¿qué hacer?

Una opción radical - es decir, un enfoque que llegue a la raíz del problema - es conceptualizar un sistema económico alternativo con una lógica muy diferente y luego organizar este nuevo sistema. Un ejemplo de este enfoque ha sido presentado, sobre todo, por Michael Albert, quien, junto con Robin Hahnel, desarrolló un modelo económico alternativo llamado economía participativa. En su “Esperanza Consciente: Vida más allá del Capitalismo” - Michael Albert escribe:

"Los Estados Unidos, por ejemplo, con la aplicación más preciada de la lógica capitalista de las empresas en todo el mundo, también es la primera en abstención, homicidios, encarcelamiento, nacimientos entre adolescentes,  abuso infantil que lleva a la muerte, y pobreza infantil, así como en salud mental, y por supuesto, en el número de multimillonarios. Lo que todo esto tiene que ver con la ciencia y la tecnología es que demuestra, una vez más, cómo la ciencia y la tecnología pueden ser mal dirigidas, sesgadas y pervertidas por las presiones de beneficios y del mercado ".

Luego pasa a preguntar: "¿Qué sería diferente en una economía participativa?" Su respuesta:

"La investigación y la tecnología serán dirigidas a los que puede hacer el mayor bien, no al que sea más rentable para algunos [...] No sólo que no habrá ningún impedimento para abordar las áreas reales de beneficio, sino que  habrá todos los incentivos para resolver los problemas sociales, en proporción a los beneficios que pueden derivarse de esta manera, no a las personas que acaparan la propiedad, sino a toda la sociedad".

Se debe entender que todos estos resultados positivos no dependen de que las personas se conviertan en ángeles, sino más bien dependen de la lógica del sistema. Así como las instituciones capitalistas racionalizan el comportamiento egoísta de los individuos, las instituciones en una economía participativa racionalizan la solidaridad. Todos tenemos tendencias buenas y malas, sanas y enfermas, hábiles y torpes, dentro de nosotros. Es sólo una cuestión de cuál de estos potenciales internos - positivos o negativos - sacamos a la superficie y los expresamos. Qué determina esto, en gran medida, es el diseño de las instituciones sociales en las que vivimos. Por esta razón, la lógica generada por la economía capitalista, que los resultados en materia de salud pública sean comprometidos para el beneficio privado, no existiría en una economía participativa. En cambio, el rediseño de la economía a lo largo de las líneas de economía participativa se aseguraría de que este problema sea abordado a nivel sistémico.

Un enfoque menos radical - y, sin embargo potencialmente poderoso -sería iniciar un diseño de campaña para hacer frente a la cuestión específica de la publicación de las investigaciones. Esto es exactamente para lo que la campaña AllTrials ha sido creada. Iniciada en enero de 2013 la campaña llama la atención sobre los principios para la investigación médica expresada por la Asociación Médica Mundial, que establece que "cada investigador que administra un ensayo clínico debe registrarlo e informar de sus resultados", y agregó "que tan importante principio ético acerca de los informes ha sido ampliamente ignorado". Como ya se ha indicado anteriormente, operar de esta manera conduce a una inevitable pérdida de conocimiento, potencialmente perjudicial de tratamiento para los pacientes, y la ineficiencia debido a la probabilidad de ensayos repetidos.

Como se lee en su página Web, "AllTrials llama a que todos los ensayos clínicos pasados y presentes sean registrados,  y todos sus métodos y el resumen de los resultados sean reportados". La gente puede apoyar esta campaña de diferentes maneras, incluyendo la firma de una petición en línea. Sin embargo, esta campaña también puede generar un contexto en el que el análisis y la estrategia más radical, como la que he tocado anteriormente, puedan ser discutidas. Se podría argumentar, de hecho, que tal discusión es necesaria si queremos evitar la constante batalla para proteger y promover nuestros más básicos derechos humanos y democráticos de la tiranía presente y futura.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección
Videos

Comentarios
13
Comentarios
Los antiretrovirales NO alargan la vida de un seropositivo, la terminan. No existe prueba de que el virus existe porque no ha sido aislado . El Dr. que recibió el Nóbel por descubrir el virus del sida lo admitió. No hay prueba de que existe.
Las compañías farmacéuticas, con ayuda de la comunidad científica, han creado una “verdad” científica que hace imposible competir con ellos. Si cura a una persona enferma ya no le proporciona más dinero. Esta verdad evidente no parece considerarse.
Comparto tu opinión, son MUY cortos los caracteres, es desquiciante a veces, pero entiendo el concepto que se ha dado a este sitio digital, es un medio alternativo a la global instalada, los comentarios solo enriquecen un poco la noticia.
Con respecto al Sida, por ejemplo, lo que mata es la AZT que se usa para tratarlo. Pasa igual que con el cáncer, en que lo que mata al paciente es la quimioterapia, no el cáncer.
Los anti- retrovirales (ARV) medicamentos tremendamente venenosos alargan la vida del paciente unos años, NUNCA curarlos. Permite una ganancia de billones para las farmacéuticas, ya que paciente que curan pierden ganancia.
Con respecto al Sida, por ejemplo, lo que mata es la AZT que se usa para tratarlo. Pasa igual que con el cáncer, en que lo que mata al paciente es la quimioterapia, no el cáncer.
Con respecto al Sida, por ejemplo, lo que mata es la AZT que se usa para tratarlo. Pasa igual que con el cáncer, en que lo que mata al paciente es la quimioterapia, no el cáncer.
Con respecto al Sida, por ejemplo, lo que mata es la AZT que se usa para tratarlo. Pasa igual que con el cáncer, en que lo que mata al paciente es la quimioterapia, no el cáncer.
En el mundo moderno, un médico no es más que un vendedor de productos farmacéuticos. ¡No sabe hacer otra cosa!. Si un médico trata de recurrir a la medicina natural para tratar enfermedades, por lo menos, en EU. perdera su licencia.
Exacto, el abuso científico de la profesión médica ha excluido todo lo que no venga de los laboratorios científicos que generan millones de dólares. Saludos Fernando Browne.
El límite de caracteres que uno puede usar para comentar es muy limitado. Casi no se puede uno expresar en tan poco espacio, y eso que este medio es digital. Por lo demás, me gusta mucho este sitio
Comparto tu opinión, son MUY cortos los caracteres, es desquiciante a veces, pero entiendo el concepto que se ha dado a este sitio digital, es un medio alternativo a la global instalada, los comentarios solo enriquecen un poco la noticia.
. El Sida y el Autismo son dos ejemplos de enfermedades inventadas con el único propósito de crearle mercados a algunos monopolios farmacéuticos. Para más información chequeen garynull.com
Nota sin comentarios populares.