• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Revolución termina épocas antiguas y comienza otras nuevas.

Revolución termina épocas antiguas y comienza otras nuevas. | Foto: Archivo

Publicado 23 julio 2014





Con el 4 de julio un día pasado, en donde se celebró la revolución estadounidense, tal vez hoy es un buen momento para preguntar - ¿qué es la revolución?

Con la palabra “revolución,” la mayoría de la gente se refiere a una conflagración social gigantesca . Se imaginan un momento en el tiempo, o un breve lapso. Se imaginan la violencia.

Lo que yo quiero decir con la palabra revolución, en cambio, es una alteración sobre instituciones decisivas en cualquiera de cuatro esferas claves de la vida social: la economía, el estado, la cultura o el género/parentesco.

Puesto que “revolución,” como lo he definido, cambia instituciones decisivas, la palabra se opone a las formas del pasado mientras construye nuevas formas. Lo que quiero decir con el término “revolución” incluye la oposición, la organización, la abolición, y la creación.

Una revolución podría tener un momento o período de cataclismo, pero el cataclismo no está en mi definición. El cataclismo no se requiere. Podría haber violencia en una revolución y ciertamente la lucha. Pero para mí, estos son aspectos posibles, no características definitorias.

Debo añadir que el cambio revolucionario podría ser para el mejor ya que algunas personas probablemente lo dan por sentado, pero disminuyendo la opresión o mejorando la liberación no está en mi definición, tampoco. El beneficio no se requiere. Lo que se requiere de un proceso social para que sea una revolución, al menos como yo defino la palabra, es que se alteren las estructuras institucionales medulares en una o más de las cuatro esferas fundamentales de la vida social.

Este uso es un poco peculiar, lo sé. También sé que tendría que aclarar lo que quiero decir con todos los conceptos involucrados para que el uso sea preciso. Pero aparte de eso, obviamente, esta definición evita priorizar una esfera de la vida sobre todas las demás. La revolución no es sólo la economía, o sólo la política, o sólo la cultura, o sólo el parentesco. Revolución puede ser sobre cualquiera o en todas estas esferas de la vida social. Típicamente, ya que cada uno afectan a los otros, será al menos algo acerca de todos ellos. Esta definición también evita fetichizando un método de cambio antes de todos los demás.

Para evitar la excesiva longitud, limito observaciones de la economía, donde estoy más versado. Y enfatizo el momento presente, en el que realmente vivo. Con esos límites, creo que sólo tres sistemas económicos son importantes para pensar en la revolución hoy: (1) lo que todos llamamos capitalismo, (2) lo que yo llamo “coordinadorismo” (pero que otros llaman socialismo de mercado o el socialismo de planificación centralizada), y (3 ) lo que yo llamo la economía participativa, o, si lo prefiere, el socialismo participativo. Estos tres sistemas son fundamentalmente diferentes en sus implicaciones para la vida económica humana. Ubicando una sociedad hacia otra, en cualquier dirección, es a mi juicio una revolución económica.

Pasar del capitalismo al socialismo de mercado, o el socialismo de planificación centralizada, a menudo con una violencia considerable y gran lucha en el camino, logró una revolución económica, por mi definición. Así mismo se hizo al pasar del socialismo de mercado o el socialismo de planificación centralizada al capitalismo, como ha ocurrido recientemente - en gran parte sin violencia y con muy poco esfuerzo. El paso de una economía, ya sea coordinadora o del capitalismo con la economía participativa también sería una revolución económica, la cual favorezco y por la cual me pongo al servicio.

Sobre estos tres modelos económicos:

El capitalismo tiene la propiedad privada de los bienes de producción, divisiones corporativas de trabajo, toma de decisiones autoritarias, la remuneración por la propiedad, el poder y los mercados para la asignación.

Coordinadorismo elimina la propiedad privada de bienes productivos, mantiene la toma de decisiones autoritarias y la división social del trabajo, mantiene la remuneración por el poder y producción, pero acaba con la remuneración de la propiedad, o bien mantiene los mercados o sustituye a los mercados con la planificación central.

La economía participativa, o “parecon” para abreviar, elimina la propiedad privada o los bienes productivos (o en realidad elimina la propiedad de bienes productivos), sustituye a las divisiones corporativas de trabajo con los complejos de trabajo equilibrados, reemplaza decisiones con trabajadores autogestionados y consejos consumidores, remunera la duración, intensidad y la pesadilla de trabajo pero no la propiedad, el poder, o la producción, y sustituye a los mercados (o planificación central) con la planificación participativa.

Cada uno de estos tres tipos económicos puede venir con muchas características adicionales y con variaciones, por supuesto, pero en cuanto a los tipos básicos, creo que estas tres opciones capturan la economía moderna.

Para la mayoría de los países, por lo tanto, la búsqueda la revolución económica anti-capitalista significa buscar o bien el mercado o el socialismo de planificación centralizada - que yo llamo coordinadorismo después de los cerca de veinte por ciento de la población que monopoliza sus posiciones de empoderamiento y sirve como la clase dominante de esta economía - o que significa la búsqueda de la economía participativa – algo a que alguien podría darle un nombre diferente y tener variantes en mente - que es sin clases. Busco revolución de este último tipo. Busco la economía participativa y rechazo al capitalismo, así como tanto el mercado y la planificación centralizada de coordinadorismo.

Por lo general, las revoluciones, económica o de otro modo, terminan donde son estructuralmente orientadas a seguir, pese a la retórica que se abogue sobre ellas. Esto se aplica a las cuatro esferas de la vida social, pero en relación con la economía podemos ser bastante explícito al respecto.

Movimientos anticapitalistas que incorporan la lógica de coordinadorismo y que reflejan y manifiestan principalmente las preferencias y las visiones sobre el mundo de los miembros de la clase coordinadora de abogados, gerentes, ingenieros y otros empleados habilitados, probablemente conducirán a una economía coordinadora si ganan el cambio revolucionario.

Por otra parte, los movimientos anti-capitalistas que encarnan la lógica de la economía participativa, reflejan y manifiestan las preferencias y las visiones sobre el mundo de los miembros de la clase obrera, probablemente conducirán a una economía participativa, si ganan el cambio revolucionario.

Así, sobre un movimiento revolucionario anti-capitalista contemporánea y sus procesos, podemos hablar con sensatez si su estructura organizativa y los métodos de operación y su toma de decisiones y su lógica general se ponen de acuerdo con la búsqueda del coordinadorismo, por un lado, o con la búsqueda de la economía participativa (el absoluto ausencia de clases, si se prefiere), por otro lado.

Dejando a un lado lo anterior, por el momento, muchas personas abordan la cuestión de qué es la revolución desde otra dirección. Ellos dicen que la revolución rechaza la reforma. Esto, creo yo, si se toma literalmente, no tiene sentido.

Una reforma es un cambio en las relaciones actuales que no sustituya las estructuras subyacentes decisivas. Una reforma, por tanto, no es una revolución. Más, el reformismo, que sólo busca reformas y que supone al nivel más básico de que no hay alternativa a las estructuras que actualmente sufrimos, es, de hecho, la antítesis de la revolución. El reformismo acepta instituciones del status quo como algo permanente. Pero reformas mismas no son el reformismo y no son contrarias a la búsqueda de la revolución.

De hecho, todo lo contrario, los esfuerzos para ganar el cambio revolucionario moderno requiere la construcción de movimientos que inspiran a un número suficiente de miembros, y que despiertan el compromiso y la militancia de miembros suficientes para lograr un cambio básico. Pero una técnica central para la construcción de estos movimientos consiste en tratar de ganar las reformas en el presente. Tenemos que luchar por mejores condiciones, mejores leyes, mejor distribución del ingreso y de diversos otros resultados, para no decir revolución, tanto para mejorar la vida de las personas como acumular los métodos de ganar mayores ganancias.

Entonces, ¿qué le hace a alguien quien lucha para ganar reformas un revolucionario y no reformista?

Un revolucionario lucha por las reformas, no sólo para hacer la vida de las personas mejor, sino también para despertar nuevos deseos de prepararse para la búsqueda de nuevas demandas, fomentar una nueva organización, para elevar una nueva conciencia, y, en general, a ser parte de un proceso dirigido, en última instancia, a un cambio fundamental.

Un revolucionario puede buscar las mismas reformas que busca un reformista, sino lo hará con un diferente lenguaje explicativo, una exhortación diferente, una organización diferente, y, lo más importante, con una actitud muy diferente acerca de lo que vendría después. El reformista lucha para volver a casa y disfrutar los frutos de la victoria. El revolucionario lucha para que la gente se mejore, pero también con el fin de luchar de nuevo, y otra vez, hasta que ya no es una necesidad de luchar porque el mundo ha cambiado.

Ademas de buscar revolución, ¿que mas define a un revolucionario?

Un revolucionario es lo que aquellos quienes favorecen la revolución, cuando son más comprometidos y más esperanzador, tratan de encarnar al día. El mundo moderno tiene tanto compromiso y la locura que esto no es fácil, incluso si uno busca sinceramente para lograrlo. La revolución no es un estilo de vida o una camiseta con un slogan. No es algo que uno se enciende y apaga. No es algo que uno hace a tiempo parcial, o de forma periódica, al menos no si uno es un revolucionario. Usted puede ayudar a la revolución a tiempo parcial o de forma periódica, por supuesto, y eso es una muy buena cosa que hacer. Pero, más allá de eso, para convertirse en realidad un medio revolucionario, creo yo, que siempre habría un componente muy importante de cómo se debe mirar a la sociedad, de la forma de pensar acerca las acciones, y sobre todo de lo que se decida hacer, tratando de mejor contribuir a la revolución.

Así que, de nuevo, ¿qué es la revolución?

La revolución es una acumulación de victorias obtenidas por las poblaciones despertadas que conducen a cambios fundamentales en la definición de las relaciones sociales. Y la revolución son esos cambios logrados también; y es también el proceso de diseño de las nuevas relaciones; y de su aplicación, y es el proceso de las poblaciones para excitarse, llegando a ser informadas, llegando ser organizadas a lo largo del camino.

Revolución termina épocas antiguas y comienza otras nuevas. Revolución puede reemplazar la pobreza con equidad, la burla con respecto, el egoísmo antisocial con la solidaridad, la alienación con la comunidad, el autoritarismo con la autogestión, la homogeneización con la diversidad, el patriarcado con el feminismo, el racismo con inter-comunalismo, y la economía de la codicia y competencia con la economía de la ayuda y cooperación mutua.

La revolución es una forma de vida que la gente sensata puedan adoptar si se preocupan por ellos mismos, sus familias, sus amigos, sus vecinos, sus compañeros de los ciudadanos locales, y la gente de todo el mundo - y que perciban el alcance y las raíces de las injusticias actuales.

Revolución es lo opuesto a mí, primero, y no importa lo que digan los demás.

Revolución es lo que está en la agenda del revolucionario. Es, de hecho, el corazón y el alma de la agenda del revolucionario. Es lo que necesitamos en el mundo moderno para tener libertad y probablemente incluso para sobrevivir.

*Michael Albert es fundador de una variedad de proyectos comunicacionales, como Znet, Z Magazine, Z Media Institute, y South End Press. Además, ha escrito 21 libros sobre estrategia y una alternativa al capitalismo al cual él llama la economía participativa. Sus más recientes libros incluyen: Fanfare for the Future (ZBooks), Remembering Tomorrow (Seven Stories Press), Realizing Hope (Zed Press) and Parecon: Life After Capitalism (Verso Books).


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.