• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Promesa y peligro en el nuevo movimiento de derechos civiles
Publicado 29 diciembre 2014

Ha habido promesa pero también peligro en cada movimiento sociopolítico que he visto en los Estados Unidos durante los últimos treinta años o más.

El nuevo movimiento que ha crecido en respuesta a los homicidios policiales de jóvenes estadounidenses negros - y la exoneración de los policías asesinos - no es una excepción.

Los aspectos esperanzadores y prometedores de este movimiento son significativos. En una sociedad donde la obediencia reflexiva al poder injusto a menudo parece escalofriantemente cerca de la norma, decenas de miles de ciudadanos de Estados Unidos han demostrado que hay líneas que las autoridades no pueden cruzar sin hacer frente a la interrupción desde abajo. Como los manifestantes de costa a costa han proclamado, el hábito de los departamentos de policía de ‘disparar a matar’, debe terminar ahora. Así mismo tiene que terminar la militarización de la policía nacional de Estados Unidos, un problema demostrado ante el mundo con una exagerada respuesta estilo militar en el condado de St. Louis, a las protestas en Ferguson, en agosto pasado. Y también deben detener el perfil racial endémico y la vigilancia discriminatoria, los patrones de cacheo y la detención que crean un contexto procesal diario para el contacto violento de la policía con los negros americanos y el híper-encarcelamiento y cargos de felonía tremendamente desproporcionada contra los hombres negros.

En el camino, hay que hacer algo acerca de la extrema renuencia de los fiscales locales y grandes jurados para acusar a oficiales de policía por el uso de la violencia excesiva y letal contra personas negras y otros ciudadanos. (Como tantas otras cosas en el sistema legal de Estados Unidos, tales veredictos se burlan de esa idea que los EE.UU. son una nación de justicia equitativa en la que los ciudadanos deben respetar siempre "el imperio de la ley").

Todo esto y mucho más está en  los medios nacionales gracias a las protestas masivas que han surgido en Ferguson y en todo el país en respuesta a la muerte de Michael Brown y Eric Garner y la posterior exoneración de sus asesinos.

Ha sido gratificante ver a los jóvenes negros y otros, en Ferguson y en otras partes desafiando la llamada del presidente de Estados Unidos Barack Obama de protestar con calma y pacíficamente. El corporativismo imperial de Obama, y su presidencia "racialmente neutral" ha traído pocos beneficios tangibles para la mayoría de la clase pobre y trabajadora de negros, mientras ha ayudado a alimentar ilusiones Blancas que el racismo ya no representa ninguna barrera grave a la igualdad negra y el avance en los EE.UU., el presidente ha sido muy reacio a abordar el problema de la abismal opresión racial persistente en los EE.UU. Él continuó en la Casa Blanca la mala costumbre neoliberal de larga data de culpar a los pobres y a la clase trabajadora de estadounidense negros por su presencia desproporcionada en la parte inferior de la empinada pirámide socioeconómica del país.

Lo que la Policía

¿Qué podría haber para preocuparse en este nuevo movimiento? Hay dos cosas a tener en cuenta. La primera preocupación es que el movimiento no termine en una actuación policial más amable y gentil del Apartheid racial y de desigualdad en EE.UU. Los corruptos líderes de los Derechos Civiles, su cómplice Obama y la personalidad de los medios corporativos Al Sharpton definían el asunto esencial en juego en Ferguson "cómo vamos a trabajar los policías en los Estados Unidos". El asunto no es menor. Cómo hagan su trabajo es un asunto serio en una era cada vez más militarizada, y de alta tecnología policial. Cómo se realizan los trabajos en y alrededor de las comunidades negras es una cuestión particularmente grave durante un tiempo cuando un estadounidense Negro (generalmente un hombre joven) es asesinado por un (normalmente blanco) oficial de policía, guardia de seguridad o autoproclamados vigilantes a un promedio de una vez cada 28 horas.

Sin embargo, tan importante (aunque en gran medida ausente de la cobertura nacional y el comentario) es la cuestión fundamental de que autoridades gubernamentales hacen el trabajo policial en los EE.UU. Lo que controlan policialmente es, entre otras cosas, una segregación racial persistente, una desigualdad racial íntimamente relacionada con la riqueza media de los hogares, donde la de los  blancos es 22 veces mayor que la riqueza media de los hogares Negros estadounidenses. La tasa de desempleo de los negros sigue siendo más del doble que la de los blancos - como de costumbre.  El Fondo para la Defensa de los Niños (CDF) informa que un sorprendente 40 por ciento de los niños Negros de la nación están creciendo por debajo del nivel de pobreza fijado por el gobierno federal. Aproximadamente 1 de cada 5 Negros y 1 de cada 7 niños Hispanos viven en "extrema pobreza" - a menos de la mitad de la medida de la pobreza - en comparación con apenas más de 1 de cada 18 Blancos, o niños no Hispanos.

Esta disparidad radical de raza refleja y alimenta cuatro décadas de una larga campaña de disparidad racial, híper-encarcelamiento y señalamiento criminal. Más del 40 por ciento de los 2,4 millones de prisioneros de la nación son Negros. Uno de cada tres hombres adultos negro lleva el estigma agobiante de por vida (qué el profesor de leyes Michelle Alexander ha denominado "el nuevo Jim Crow") de antecedentes penales. Señalarlos como Criminales es una barrera mortal para el empleo, la vivienda, la educación, los derechos de voto y más para el ejército gigante y muy desproporcionadamente Negro de la nación de "ex-delincuentes". Hace la "reintegración" casi imposible para muchos ex prisioneros,  alimentando un círculo vicioso de pobreza, desempleo, desintegración familiar, encarcelamiento, y reincidencia.

Raza y Lugar

La forma contemporánea de hacer su trabajo policial en Estados Unidos es tratar de mantener a los negros en su lugar, en más de un sentido. El área metropolitana de la Ciudad de Nueva York (el hogar de Eric Garner) tiene un "índice de disimilitud" residencial (DI) de 84,3, lo que significa que más de las cuatro quintas partes de los  más de 2 millones de estadounidenses negros de la región tendrían que mudarse a otra sección más racialmente diversa con el fin de distribuirse uniformemente con los blancos a través del espacio geográfico. El área de St. Louis (hogar del fallecido Michael Brown) tiene un DI de 78.

Tal segregación extrema es un producto de clase y de prejuicios raciales en el funcionamiento de los mercados de bienes raíces y préstamos para la vivienda y la falta de voluntad de muchos Caucásicos para vivir en comunidades mestizas. Es muy relevante para las disparidades raciales salvajes de la nación, porque el lugar de vivienda está fuertemente vinculado a la condición social y económica y la oportunidad. Como los sociólogos Douglas Massey y Nancy Denton señalaron en su importante libro de 1998 Apartheid Estadounidense: La Segregación y la Formación de la Clase Marginada, "los mercados de vivienda... distribuyen mucho más que un lugar para vivir; También distribuyen cualquier bien o recurso que se correlaciona con el lugar donde uno vive. Los mercados de vivienda no sólo distribuyen las viviendas, también distribuyen la educación, el empleo, la seguridad, las tasas de seguros, los servicios, y la riqueza en forma de capital de la casa; también determinan el nivel de exposición a la delincuencia y las drogas, y los grupos de pares que los niños de uno experimentan".

Al concentrarse los Negros pobres y de clase trabajadora en un cierto número restringido de lugares geográficos, el Apartheid Estadounidense de facto refuerza la presencia persistente desproporcionada de Negros en los lugares socioeconómicos más bajos. Esa concentración racializada de la pobreza y sus muchos males (como la delincuencia, la adicción, y la fragilidad de la familia) se refuerza profundamente por la campaña de cuatro décadas de la nación de  ’disparidad racial’ (racista) de encarcelamiento masivo y acusaciones de felonía, llevado a cabo bajo la cubierta de "Guerra Contra las Drogas ".

Al mismo tiempo, el persistente  Apartheid Racial ayuda a alimentar la salvaje ignorancia blanca acerca de la negra - una ignorancia alimentada también por los medios de comunicación racialmente sesgados, política y culturalmente intelectuales. Como el filósofo negro radical Charles W. Mills señaló hace once años, "el marco del debate [sobre la posición subordinada de los Negros en EE.UU.] no es neutral: está sesgada por los patrones cognitivos blancos dominantes de la ignorancia estructurada, una manifiesta o larvada normatividad blanca para que en el plano de los hechos básicos, muchos reclamos de la gente de color sólo parezcan absurdos, radicalmente incongruentes con la imagen purificada que tienen los Blancos de la historia de Estados Unidos". No ayuda, Mills observó, que "la separación física de las poblaciones de blancos y no blancos" crea "una segregación de la experiencia" que refuerza "imágenes radicalmente divergentes de las realidades del mundo normalmente blancas y típicamente negras -. En términos de la experiencia cotidiana con la burocracia del gobierno, la policía, y el mercado de trabajo, de vivienda, etc. - simplemente no son lo mismo".

En lo que la policía de Estados Unidos pone énfasis  es en el persistente y severo apartheid racial  relacionado con la desigualdad racial, la invisibilidad y la ignorancia reflejada y reforzada por el encarcelamiento racista en masa. La causa de la justicia requiere mucho más que simplemente ablandamiento o de lo contrario mejorar que tan separadas y desiguales son ejecutadas por gendarmes locales.

"El verdadero problema que hay que afrontar"

Una segunda cosa para estar en guardia es la captura del movimiento- en- formación, por activistas burgueses y activistas basados en la identidad y políticos para quienes la lucha es por completo y únicamente sobre la raza (estrechamente entendida) y no tiene nada que ver con las más amplias y relacionadas cuestiones de poder de clase, imperio militar y el eco-cidio capitalista. Permitir que eso sucediera sería una gran desgracia. Lo que el sistema de justicia penal  y la policía y sirven y protegen, por supuesto, no es sólo cuestión de racismo. El estado policial también funciona para defender y promover estructuras más amplias y afines a la desigualdad de clase, la regla capitalista (corporativa, financiera y "1%"), y el imperio global. Estos sistemas de opresión interrelacionados se basan en la raíz histórica del racismo de la sociedad contemporánea y dependen en no poca medida, de la disparidad racial y la división por su terrible persistencia ambiental  cada vez más catastrófica.

Antes de que el gobierno de Obama enviara 51 agentes del FBI para ayudar a suprimir las protestas en Ferguson y  el Condado de San Luis hace dos semanas, su Departamento de Seguridad Nacional (DHS) proporcionó la coordinación federal para que la policía desmantelara los campamentos de Ocupy que surgieron a través de los EE.UU en el otoño de 2011. Cuando decenas de miles se reunieron para protestar contra el militarismo global de los EE.UU y sus aliados de la OTAN en Chicago en mayo del 2012, se encontraron con una gigante concentración distópica de locales, del condado, estatales, federales y corporativa de gendarmes equipados con una sorprendente variedad de técnicas y tecnologías represivas. El DHS ayudó a coordinar este notable despliegue de poder represivo.

"La Revolución negra", el gran líder de los derechos civiles y demócrata socialista Dr. Martin Luther King, Jr. escribió cerca del final de su vida, "es mucho más que una lucha por los derechos de los negros. Se está obligando a los Estados Unidos a hacer frente a todos sus defectos relacionados entre sí - el racismo, la pobreza, el militarismo y el materialismo. Se está exponiendo los males que están profundamente arraigados en toda la estructura de nuestra sociedad... y sugiere que la reconstrucción radical de la sociedad en sí, es el verdadero problema a enfrentar". King dejó pocas dudas de que la transformación necesaria significaba ir más allá del capitalismo. Al igual que el líder Negro Americano marxistas W.E.B. DuBois, CLR James y Oliver Cox, King vio el racismo blanco como una función del sistema de ganancias y dominación de clase en no poca medida. La lucha popular requerida hoy en día no se puede detener en el privilegio blanco o masculino o nacional; debe proceder a una confrontación con el capital y los privilegios de clase.

En cualquier caso. Las palabras del Dr. King merecen revisar como los activistas trabajan para asegurarse de que el nuevo movimiento de derechos civiles provocado por los asesinatos de Trayvon Martin, Michael Brown y Eric Garner - y por las exoneraciones de sus asesinos - no consigan ser captados en una lucha por solo conseguir un más amable y suave estilo de control  policial de la raza contemporánea  e injusticia de clase.

Paul Street es el autor de muchos libros, incluyendo Racial Oppression in the Global Metropolis: A Living Black Chicago History (Rowman & Littlefield, 2007) and They Rule: The 1% v. Democracy (Paradigm, 2014).


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.