• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Preguntas Sobre el Estado

| Foto: Facebook

Publicado 13 mayo 2015
Vamos a criticar, reformar y espero reemplazar el Estado existente. Ese debe ser el proyecto político emancipador permanente y definitivo.

Una de nuestras tareas como seres humanos es discutir y desarrollar constantemente alternativas a las instituciones dominantes de la sociedad. Obviamente, para los izquierdistas, una de las primeras instituciones que viene a la mente es el Estado. Por supuesto, las preguntas elementales siguen siendo a la hora de examinar el papel del Estado. Por ejemplo, ¿cómo se puede transformar el Estado con el fin de satisfacer las necesidades de los pobres? O bien, ¿debe ser abolido y reemplazado el Estado? Sustituido, ¿por qué? ¿Cómo se puede hacer más democrático el Estado actual? Estos han sido antiguas preguntas, sin respuestas definitivas. 

Aquí, hay dos puntos importantes que tomar en cuenta. En primer lugar, el Estado moderno ha sido convertido, se ha  neo-liberalizado, no ha disminuido, con el fin de transferir enormes cantidades de riqueza de los pobres a los ricos de una manera tecnológicamente avanzada y militarizada. Y, en segundo lugar, el Estado moderno es una entidad extremadamente compleja, completamente dependiente de especialistas altamente calificados y entrenados.

El tamaño del Estado

Para que quede claro, en nuestro medio neoliberal, el Estado se ha mutado, no reducido. En los EE.UU., a principios del siglo 20, el gasto público como porcentaje del PIB se mantuvo alrededor del  7 por ciento. Durante el apogeo de la Segunda Guerra Mundial esa cifra se disparó a más del 50 por ciento. Hoy en día, las cuentas de gastos del gobierno están alrededor del 40 por ciento del total del PIB de Estados Unidos. En resumen, el Estado ha desempeñado siempre un papel importante e innegable en la economía global, especialmente desde la Segunda Guerra Mundial, variando ligeramente a lo largo de las décadas, pero permaneciendo sólidamente arraigado a una relación económica dependiente intrínsecamente de la inversión estatal, investigación y desarrollo, mecanismos legales, etc.

 De hecho, el capitalismo y el capital no pueden sobrevivir sin el aparato del Estado y sus capacidades infinitas. Muchos intelectuales, entre ellos Noam Chomsky, llaman a este acuerdo, Capitalismo de Estado. La distinción, aunque de menor importancia, es útil. De hecho, el funcionamiento actual del estado en el ámbito del capital es una versión distorsionada de manera drástica de las teorías de Adam Smith, incluidas las de sus predecesores. Aparte de eso, si no por otra razón, vale la pena discutir esta dinámica con el fin de iluminar la relación innata entre el Estado y el capital, sobre todo en el contexto neoliberal.

Además, las personas en los EE.UU. sufren un estado militarizado, híper-seguro, incapaz, al menos en su forma actual, de proporcionar incluso los servicios más esenciales y bienes a las comunidades más pobres de la sociedad, especialmente en tiempos de extrema necesidad. La respuesta del Estado para el huracán Katrina sirve como un buen ejemplo: los municipios y varias agencias gubernamentales desplegaron armas y equipo militar a Nueva Orleans, alivio no humanitario. En resumen, el Estado norteamericano respondió con el militarismo. ¿Por qué? Debido a que el estado ha sido prácticamente reorganizado, y sus mecanismos totalmente inundados con capacidades militaristas. Ya no pueden esperar los ciudadanos del Estado recibir como respuesta a los desastres naturales, un abrigo o una alimentación adecuada.

Ideológicamente hablando, muchas personas se han convencido de que el Estado de los EE.UU. se  ha reducido o disminuido en tamaño. Por supuesto, no hay evidencia empírica para demostrar esta teoría. De hecho, el estado es más grande que nunca, al menos en términos de su alcance potencial y el alcance real. Por ejemplo, el estado de seguridad por sí solo es prácticamente incomprensible, totalmente incomprensible para el más ardiente libertario civil del siglo 19. Sin embargo, muchos en la izquierda todavía asumen que el estado se ha deteriorado por las fuerzas de derecha, a diferencia de ser renovado, y  sus recursos reasignados. Si bien parece que disminuye el estado, ya que no puede proporcionar servicios sociales a amplios sectores de la sociedad, pero simplemente se ha transformado en una entidad violenta más rígida.

Curiosamente, una de las cosas que el neoliberalismo nos ha enseñado ha sido la capacidad del Estado para transferir grandes sumas de riqueza de un segmento de la población a otra. Por desgracia, la transferencia ha sido todo lo contrario de lo que los izquierdistas  hubieran preferido, mientras los ricos han utilizado con éxito el estado para robar a los pobres. La cantidad de riqueza que se ha redistribuido de las clases bajas a las clases altas ha sido asombrosa, ahora, el 1 por ciento de la población de los EE.UU. posee más riqueza que el 90 por ciento de la parte inferior de los ciudadanos estadounidenses. Esto es, en muchos sentidos, la función principal del Estado neoliberal: la transferencia de riqueza.

Por otro lado, como se mencionó anteriormente, esa no es la única función del Estado neoliberal. El Estado neoliberal es también un estado militarizado, empeñado en implementar una forma de Keynesianismo militar. Una vez más, este proceso no es una reducción en el tamaño del estado, es una reutilización de materiales, capital y mano de obra. En lugar de preparar a las ciudades para cada vez más potentes y potencialmente mortales desastres naturales como consecuencia del cambio climático, el Estado está militarizado, espiando, torturando, encarcelando, atacando con drones y matando, tanto a nivel nacional como en el extranjero. Desde el 9/11, el estado militarizado ha crecido más poderoso que en cualquier momento de la historia de los EE.UU.

Hoy en día, como resultado, cuando muchas personas piensan en el estado, se imaginan una burocracia hinchada, cargada de mandos medios que le hacen el juego a los intereses oficiales. En cierto modo, no es incorrecto: muchos funcionarios del gobierno ocupan posiciones sin sentido, a menudo opresivas. En consecuencia, muchos ciudadanos estadounidenses, y muchas personas alrededor del mundo, no confían o admiran al estado, y por una buena razón: en su versión neo-liberal, ese estado representa una herramienta para los ricos y poderosos, una entidad violenta, a diferencia de un estado con carácter social, más o menos democrática con la naturaleza, y capaz de ofrecer la asistencia necesaria.

La complejidad del Estado

Desde la perspectiva anarquista libertaria, el Estado es un proyecto inherentemente opresivo, incapaz de producir los resultados deseados. Según muchos anarquistas, cualquier discusión sobre la posibilidad de reasignar los recursos del Estado, o alterar la forma de las funciones del Estado, es en última instancia, un sin sentido. Ellos insisten en que el Estado es incapaz de funcionar en beneficio de la clase trabajadora y los pobres. Sin embargo, esta perspectiva ideológica es demasiado simplista. En el contexto de la historia humana, el Estado es relativamente una nueva institución social, sin embargo, su presencia se siente en casi todos los aspectos de nuestra vida cotidiana.

En consecuencia, sería conveniente tener en cuenta las enormes complejidades del aparato estatal moderno, especialmente en el mundo desarrollado, pero también, cada vez más en el mundo en desarrollo. Por ejemplo, piense en el tratamiento del agua o del alcantarillado. Ambos servicios requieren infraestructuras masivas con el fin de operar con éxito. Por otra parte, estas infraestructuras requieren mantenimiento y reparaciones constantes. Todo esto requiere especialistas altamente entrenados que puedan hacer funcionar adecuadamente estas instalaciones y máquinas. Aún más importante, ya que estos servicios son esenciales para nuestra supervivencia moderna, es fundamental que los izquierdistas reflexionen sobre las formas en que el Estado funciona en nuestra vida cotidiana.
En este momento, es una idea entendida que los inodoros deben tener agua para limpiarlos y que los grifos se supone deben dispensar agua. Cada mañana, la gente se despierta, se preparan para el trabajo, cocinan el desayuno y envían a sus hijos a la escuela. Pero, ¿realmente entienden los mecanismos  necesarios a fin de que este proceso sea exitoso?  Lo dudo. Sinceramente, muchas personas, incluyéndome, se nos olvidan los procesos extremadamente complejos y sofisticados que están constantemente funcionando mientras nos ocupamos de nuestras rutinas diarias. En nuestro mundo moderno, se espera que estos servicios funcionen, independientemente del color político o tendencias ideológicas de uno.

 Para ser justos, éstas pueden parecer observaciones obvias, pero está claro que la izquierda carece de una visión matizada de lo que, exactamente, el estado hace. Por ejemplo, el funcionamiento de los servicios médicos y el control de enfermedades: con el fin de contener potenciales y reales virus, los movimientos políticos que buscan un cambio radical deben desarrollar formas de organizar y gestionar los tratamientos médicos y saneamiento básico. Una vez más, estos servicios son esenciales para que la humanidad evite grandes catástrofes sociales. Sin la capacidad de contener enfermedades, uno sólo puede imaginar el futuro. Sin agua limpia, o el acceso a atención médica, los 4 millones de personas que viven en Chicago perecerían muy rápidamente. Para ser claros, estos ejemplos sólo arañan la superficie de lo que ofrece el Estado.

Una reciente investigación de NPR señaló que, en promedio, la gente de Chicago produce suficientes heces en un período de 24 horas para llenar un estadio de fútbol profesional tres veces. Sin duda, una extensa red de tuberías, electrónica, acero, aluminio, cobre, titanio y plástico, mantenida y actualizada constantemente, mantiene literalmente en funcionamiento el mundo moderno. Sin el despliegue de satélites, nuestros sistemas de navegación y control logístico moderno serían inmediatamente inútiles. Por lo tanto, los servicios esenciales dejarían de existir. Cuando la gente casualmente descarta las operaciones del estado, estos ejemplos de inmediato vienen a la mente.

Preguntas para el Futuro

¿Muchos colectivos anarquistas o cooperativas de trabajo tienen la capacidad para supervisar el despliegue de satélites o aviones? ¿Pueden estos grupos y sus miembros y organizadores ejecutar instalaciones de tratamiento de agua? Una vez más, estas preguntas no deben ser abordadas con cinismo, ya que estos sistemas, máquinas, tecnologías e instituciones dominan nuestra vida cotidiana. Cuando los izquierdistas, y los de la derecha, dicen casualmente, "¿Qué hace el Estado por las personas?" Debemos responder con: "¿Qué no hace?"

En otras palabras, no hay razón para glorificar el estado, sin embargo, hay un montón de razones para entenderlo mejor. En este momento, a la gente se le dice que el Estado es más pequeño que nunca, que ha disminuido de tamaño. Ellos están diciendo que el estado realmente no ofrece mucho, que es impotente e inútil. Esta es la propaganda altamente sofisticada del Estado neoliberal. Los que están en lugares altos entienden que el Estado es más potente que nunca. De hecho, es su herramienta favorita  cuando buscan nueva riqueza, recursos o más guerras.

¿Cómo podemos entender mejor, y aceptar, que en un mundo que pronto será de 8 mil millones de personas, es cada vez más difícil, simplemente descartar una institución tan grande, compleja y esencial como el estado? Claro, vamos a criticar, la reforma y esperar reemplazar al Estado existente. Ese debe ser el proyecto político emancipador permanente y definitivo. Sin embargo, mientras tanto, recordemos cómo se ha transformado el Estado, y de qué manera las funciones estatales están en nuestro día a día. De esa manera, podremos tener conversaciones más interesantes, en lugar de regurgitar constantemente declaraciones generales como: "El Estado es opresivo y debe ser abolido".

**Vincent Emanuele es escritor, activista y periodista de radio que vive y trabaja en Rust Belt. Es miembro del UAW Local 1981. Vincent puede ser contactado en: vince.emanuele@ivaw.org


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.