• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El Presidente de Portugal, Aníbal Cavaco Silva hace una declaración a los medios en el Palacio de Belem en Lisboa, Portugal, 22 de octubre de 2015.

El Presidente de Portugal, Aníbal Cavaco Silva hace una declaración a los medios en el Palacio de Belem en Lisboa, Portugal, 22 de octubre de 2015. | Foto: Reuters

Publicado 12 noviembre 2015

La decisión del presidente portugués, Anibal Cavaco Silva de no permitir que una coalición de izquierda forme un gobierno a pesar de que ganó una mayoría absoluta en las elecciones parlamentarias recientes estableció un precedente incómodo y parcial para el futuro.

Esto no es portugués, sino más bien un fenómeno mundial, aunque se manifiesta de forma diferente en cada país. Estoy hablando de la insólita agresividad de la Derecha cuando y donde su dominio es desafiado, y que se expresa en un lenguaje abusivo y en tácticas que van más allá de los límites de la democracia: en la manipulación del miedo, de borrar la esperanza, falsedades proclamadas como verdades sociológicas, falta de contención emocional en el intercambio de ideas, etc. Por "Derecha" me refiero a las fuerzas combinadas sociales, económicas y políticas que suscriben a los objetivos globales del capitalismo neoliberal y de todo lo que esto conlleva para las políticas nacionales en términos de aumento de las desigualdades sociales, la destrucción del Estado de bienestar, el control de los medios de comunicación y la reducción de la pluralidad del espectro político. ¿De dónde viene este radicalismo por parte de los políticos y comentaristas que hasta hace poco aparecían como moderados y pragmáticos, sonando como realistas con ideas o idealistas sin ilusiones?

Portugal está entrando ahora en la segunda fase de la ejecución global del neoliberalismo. A nivel global, el modelo económico, social y político neoliberal se define por los siguientes rasgos: primacía de la lógica del mercado en la regulación no sólo de la economía sino de la sociedad en su conjunto; privatización de la economía y la liberalización del comercio internacional; demonización del Estado como regulador de la economía y un promotor de las políticas sociales; concentración de la regulación económica global en dos instituciones multilaterales, ambos en manos del capitalismo / de América del Norte y de Europa (el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional), en detrimento de las agencias de la ONU que se utilizan para supervisar el panorama mundial; la desregulación de los mercados financieros; sustitución de la regulación económica estatal (hard law) mediante la autorregulación controlada por empresas multinacionales (soft law). Desde la caída del muro de Berlín el modelo se ha presentado como la única alternativa posible con respecto a la regulación social y económica, su objetivo final es convertir la dominación en hegemonía - en otras palabras, liderar a los muchos grupos sociales que se ven perjudicados por el modelo haciéndoles creer que todo es por sus mejores intereses. De hecho, el modelo lo hizo muy bien en los últimos treinta años, es decir, al ser adoptado por dos grandes partidos socialdemócratas en Europa (Partido Laborista británico de Tony Blair y el Partido de Gerhard Schröder Socialdemócrata Alemán) y por presidir la lógica de las instituciones Europeas (tanto de la Comisión como del BCE).

Pero cada modelo social está sujeto a contradicciones y resistencia. Este no es la excepción, y de hecho su consolidación ha sufrido algunos contratiempos. Por ejemplo, la Asociación Transatlántica todavía tiene que convertirse en una realidad, y la Alianza Trans-Pacífico puede no hacerlo. Cuando nos enfrentamos con el hecho de que el modelo no está plenamente consolidado, sus protagonistas (con el capital financiero rondando en el fondo) tienden a reaccionar de forma más o menos salvaje, en función de su evaluación del peligro inminente. Aquí están algunos ejemplos. Fue la aparición de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), que orientó la introducción de una medida de cambio en el modelo de la globalización económica. Ha habido una violenta reacción con Brasil y Rusia en particular, siendo los objetivos de intensas políticas de neutralización. La crisis griega, que habría sido calificada como una pequeña crisis si el actual modelo no habría ganado una posición dominante en Europa, se consideró una amenaza debido a la posibilidad de que se extienda a otros países. La humillación de Grecia fue el principio del fin de la UE como la conocemos. La posibilidad de que un candidato a la presidencia de Estados Unidos, Bernie Sanders, que dice ser socialista (es decir, un demócrata social europeo) no plantea ningún peligro serio por el momento, y lo mismo puede decirse de la elección de Jeremy Corbyn como secretario general del Partido del Trabajo. Mientras no sean vistos como un peligro, no van a ser objeto de reacciones violentas.

¿Qué pasa en Portugal? La reacción destemplada del Presidente de la República a la propuesta de un gobierno de izquierda encabezado por el Partido Socialista y con la participación del Bloque de Izquierda y el Partido Comunista parece indicar que el modelo neoliberal - que llegó a ser firmemente arraigado en Portugal en los últimos cuatro años - considera esta alternativa política como un grave peligro, por lo tanto, la reacción violenta. Debemos tener en cuenta que lo que tenemos aquí no es más que una apariencia de la polarización ideológica. El Partido Socialista de Portugal es uno de los partidos socialdemócratas más moderados en Europa. Entonces, de lo que realmente estamos hablando es de la defensa, a toda costa, de los intereses creados, ya sea de larga data o en aumento. El Modelo Neoliberal se opone al Estado solamente durante el tiempo que no es capaz de secuestrar el Estado, ya que sin duda necesita de este último para garantizar la concentración de la riqueza y secuestrar oportunidades de negocio de alta rentabilidad así generadas. Tengamos en cuenta que, de acuerdo con el modelo, los políticos son actores económicos cuyo paso por la política es crucial en términos de cuidar sus propios intereses económicos.

Pero el intento de secuestrar el Estado va mucho más allá del sistema político. De hecho, tiene que abarcar toda institución existente. Por ejemplo, hay instituciones de suma importancia como el Tribunal de Cuentas, que supervisa varios millones de negocios. Es igualmente imprescindible secuestrar el sistema de justicia y asegurarse que utilice un doble rasero: severidad al investigar y sancionar los delitos presuntamente cometidos por los políticos de izquierda, y negligencia benigna con respecto a los delitos cometidos por la derecha. Hay precedentes históricos para tal secuestro. Como escribí hace unos veinte años, "A lo largo de nuestro siglo, los tribunales han sido siempre, de tiempo en tiempo, el tema de controversia y escrutinio público interesado. Sólo necesitamos recordar los tribunales de la República de Weimar justo después de la revolución alemana (1918), con sus dobles raseros para castigar la violencia política extrema de derecha y de izquierda". En ese momento se trataba de delitos políticos, mientras que hoy en día nos enfrentamos con delitos económicos.

El hecho es, sin embargo, que en el contexto europeo una reacción tan violenta a un revés bien puede toparse con unos pocos reveses por sí mismo. La inestabilidad deliberadamente causada ​​por el Presidente (incitando a los miembros socialistas del Parlamento a la desobediencia) se basa en el supuesto de que la Unión Europea está ahora dispuesta a olvidar toda su tradición socialdemócrata, en vista de lo que sucede hoy en día en un pequeño país también puede suceder mañana en España o Italia. Es una suposición difícil, dado que la Unión Europea puede ser sometida a mayores cambios en su centro que lo que uno se imagina en la periferia, y más aún porque este es un cambio subrepticio, que sólo puede ser vislumbrado en los informes secretos de los asesores de Merkel. ¿La presión ejercida por la crisis de los refugiados en Europa y el crecimiento de la llamada extrema derecha da cierta flexibilidad, a fin de legitimar el sistema europeo a los ojos de las mayorías más grandes, tales como los que votaron a favor de la izquierda en las últimas elecciones portuguesas? ¿No es preferible permitir un gobierno dirigido por un partido moderado, inequívocamente pro-Europeo en lugar del riesgo de ingobernabilidad y por lo tanto permitir que ese riesgo se extienda a otros países? ¿No deberían los portugueses recibir el debido crédito por buscar una salida que está muy lejos de las tensiones acumuladas y el errático despliegue de la "solución" griega? Y en cuanto a los jóvenes que hace pocos años llenaban las calles y plazas con su ira, ¿cómo van a reaccionar a la postura escandalosamente parcial del Presidente y el ánimo anti-institucional que lo motiva? ¿Cree realmente la Derecha que tiene el monopolio de esta motivación?

Las respuestas a estas preguntas son vitales para nuestro país en un futuro cercano. Por el momento, una cosa es cierta. La irreflexión del Presidente estableció la prueba de fuego para que los portugueses puedan evaluar candidatos para las próximas elecciones presidenciales. Una vez elegido, Quiéralo o no, ¿considera que todos los partidos democráticos son parte del sistema democrático y tienen igualdad de derechos? Si, en futuras elecciones legislativas, una coalición de partidos de izquierda sobre la base de una mayoría de votos se forma en el Parlamento y una propuesta para un nuevo gobierno se le presenta a usted, ¿va o no va a jurarlo?


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.