¿Pascua, chocolates y un conejo? ¿Cómo? | Opinion | teleSUR
    • Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
¿Pascua, chocolates y un conejo? ¿Cómo?

| Foto: Especial

Publicado 5 abril 2015
¿Cuál es la relación con la resurrección de Jesús, los conejos, los huevos y el chocolate?

Siempre me asombró esta "trinidad" pascual. Siempre me pregunté por qué un animal mamífero, como es el conejo, trae huevos -encima de chocolate- y cuál es la relación con la resurrección de Jesús, con aquella Jerusalem sin conejos ni chocolates... que ese es manjar Azteca y faltaban más de 1500 años para que se conociera del otro lado del Atlántico... Entonces, ¿Cómo?

Pascua, Pentecostés y Tabernáculos son las más importantes y antiquísimas celebraciones judías. La Pascua es una tradición de nómadas campesinos; ellos celebraban el "Pesaj" ("paso" / "tránsito") del otoño a la primavera (que en el hemisferio norte es a fines de Marzo). Celebraban en familia o en comunidad comiendo pan ázimo (sin levadura) y degollando algunos corderos... Pero esta Pascua no es solo el paso del otoño a la primavera, es también el paso del pueblo hebreo desde su estado de esclavitud en Egipto a su nueva condición de Libres, gracias a que Dios los elige como pueblo y los salva. Los judíos en Pesaj celebran ser los Elegidos de Dios y recuerdan su tránsito por el Sinaí cuando se dirigían a conquistar Jerusalem. ¿Y el conejo..? ¡Momento!

¿Qué es entonces la Pascua Cristiana? No es, aviso, ni la época de reproducción de los conejos, ni la época de cosecha del cacao...

Para hablar de la Pascua Cristiana es menester recodar que Jesús era judío y murió como tal. Vamos, que no eran "cristianos" sus primerísimos seguidores, sino reformadores del judaísmo. Y viene al caso que justamente la última cena de Jesús no era otra cosa que una cena pascual judía.¡Claro! Él y sus seguidores estaban celebrando el Pesaj, por eso repartieron el famoso pan (ázimo) entre "hermanos", un viejo rito judío... 

Bien, Jesús es condenado a muerte la mañana siguiente. Es sacrificado como "un cordero" (Juan 18,28; 19,14) y muere en nombre de Dios. Sus últimos ritos fueron entonces los llevados a cabo durante la "Última Cena", plena de liturgia judía.

Luego, la gran Resignificadora de los símbolos, los significados, los significantes, los cultos y los ritos, es decir, la Iglesia Católica, hace volar toda mística judía y se queda con lo gestual: cortar el pan y beber el vino, el cuerpo y la sangre, la materia y el espíritu. Esto se convierte en Eucaristía, y todo remite al significado original de la palabra "PASCUA" (paso o tránsito) ¿Por qué? Uno, porque todo sucede la noche de Pascua o Pesaj, cuando el invierno da paso a la primavera y luego -bajo el credo cristiano-, porque se da el paso de lo corporal a lo espiritual, de la vida a la muerte, de la ultratumba a la resurección y, por último, de la condición humana a la divina.

¿Y el conejo? ...Ahí viene!!

Dejemos Medio Oriente y vayamos al frío norte europeo. En tierras sajonas, y antes de qué se oyera el nombre "Jesús" por allí, había una bella diosa llamada Eostre o Easter (palabra que actualmente se utiliza en inglés para denominar Pascuas). La diosa simboliza el inicio de la primavera y la fertilidad de los campos. El conejo o liebre (fertilidad) es el animal que se le asocia y el huevo simbolizaba el paso del invierno a la primavera (ya que del frío cascarón surge la vida). Todo muy lindo y bucólico hasta que el Papa Gregorio Magno en el siglo VI-VII  ordenó absorber los antiguos ritos para darles un carácter cristiano. ¡Basta de diosas! A fines del invierno ahora se festeja la Pascua... Costó. La verdad que no fue fácil y el nombre Easter, el conejo y los huevos quedaron firmes en el imaginario popular. Pero la Iglesia no se rinde y, maestra en el arte de nombrar, dice que Easter corresponde al término sajón de Pesaj (paso o tránsito), el conejo simboliza a otro conejo, el que vaya a saber quién dijo que estuvo junto a la tumba de Jesús hasta que éste resucitó (!) y los huevos que en la tradición sajona eran huevos duros pintados de colores que los chicos hacían rodar por los prados para festejar la época primaveral, vinieron a convertirse en símbolos de la tapa del sepulcro de Jesús que "rodó" cuando éste volvió a la vida. En fin, durante toda la Edad Media la Iglesia tuvo tiempo de sobra para hacerle creer todo esto a la gente, y, si era necesario con "un poquito" de fuerza bruta.

¿Falta el chocolate, no? Bueno, parece que cansados de huevos duros en la cuaresma y siglos después de la conquista de América, algún buen cristiano de Centro Europa, conocedor de la pastelería y el cacao dijo: "¿Por qué no huevos de chocolate?" Y a esta altura ¿qué más podía faltar?

La tradición se consolidó. Y también se metió a sangre y fuego entre los habitantes originarios de América.

Así que, para agregar un color más al caleidoscopio cristiano pascual, por estas tierras y cuando empieza el fresco, caen las hojas y se asoma el otoño venimos a festejar el inicio de la Primavera... con Pesaj, Diosa sajona, conejos, chocolates y huevos incluidos.

¡Felicidades amigos y viva el eclecticismo, viva!


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.