• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Palos, Piedras, Palabras

| Foto: Wikicommons

Publicado 25 noviembre 2015

Las palabras pueden no ser violentas, pero nos agotan y ayudan a interiorizar nuestra opresión. Lucha con solidaridad.

"Palos y piedras pueden romper mis huesos, pero las palabras nunca me harán daño". Así va la canción infantil. Pero todos sabemos que no es verdad. "Palabras", especialmente cuando se utilizan contra las personas marginadas u oprimidas nos ayudan a interiorizar nuestra propia opresión. En el peor de los casos, el efecto de las "palabras" causa daño físico, como el estrés, así como intimidándonos a aceptar que nos merecemos el abuso, la violencia de la pobreza y la falta de poder, etc. ampliando así el alcance y la eficacia de los "palos"y"piedras". En el mejor de los casos, la internalización de las palabras y el tener que participar en una batalla personal contra ellas crean barreras para nuestra participación plena - en la sociedad y en nuestros movimientos por la justicia social. Las palabras pueden ser agotadoras.

Cuando tenía 17 años, fuimos a nadar desnudos con mi novio. Mientras corría delante de él para zambullirme en el agua, él comentó: "¿Qué hay en los cuerpos de las niñas que se sacuden tanto?" Antes de ese momento, yo no recuerdo haber pensado en sacudimiento. Ciertamente nunca pensé en evaluarme a mí misma ni a nadie en términos de sacudimiento. Durante 17 años, antes de ese momento, había dedicado cero energías al sacudimiento. No así los siguientes 37 años.

Ese día en el lago, me imagino corriendo más rápido con el fin de sumergir más rápidamente las partes que se sacudían. Y desde entonces, la cuestión de gestionar / sumergir / disimular el sacudimiento han estado en mi conciencia, espontánea y frustrantemente consumiendo energía. Por supuesto que no me dejo vencer por la idea, pero ha sido una tarea agotadora - luchando constantemente contra la idea que hay algo mal en mí, especialmente en mi feminidad.

Le conté esta historia a mí hija de 19 años, y me respondió: "Tengo una historia como esa por cada parte de mi cuerpo".

Lo que es una declaración aplastante, desgarradora. Eso significa que desde muy temprana edad (ella piensa que alrededor de los 11 años), comenzó a ver partes de su cuerpo en términos de juicios de otras personas. Algunos de los juicios parecían inocuos, aunque bien intencionados. Uno de ellos, recuerda, fue que tenía "piernas largas y lindas". Su respuesta vocal fue: "Oh, gracias". Su respuesta interna fue "Oh. Yo no sabía que eso era una cosa", y entonces pasó a catalogarlo junto con la creciente lista de partes del cuerpo que requieren mejoras o cuidados, o simplemente aprender a manejar su vergüenza de acuerdo a la parte del cuerpo que se relacione.

Obviamente, las mujeres no son las únicas personas que tienen que manejar tales palabras. La gente de color, las personas con discapacidad, las personas LGBTQ - cualquier persona marginada por los sistemas de opresión tiene que gestionar un aluvión de comentarios, mensajes de los medios, e incluso los elogios aparentemente-inocentes que nos enmarcan - en una forma u otra - como no completa, como no humano. Literalmente.

Caminando en el centro comercial con mi hija, pasamos frente a un torso de un maniquí femenino. Sin cabeza. Sin piernas. Vestido con un sujetador de encaje y bragas. Mi reacción es visceral. Quiero romperlo. ¿Por qué tenemos que ver esto? No rompe mis huesos, pero se siente como una guerra de baja intensidad contra mí, contra mi hija, mi otra hija, y todas las hijas en el mundo entero. Me rompe el corazón, me molesta, y me dan ganas de alejarme de todo aquello que pueda ser percibido como estereotipo femenino, mientras al mismo tiempo me pregunto si debo actualizar mi colección de ropa interior. (Te dije que esto era agotador!)

El trabajo no es simplemente ocultar el sacudimiento, si te fijas, la idea es promover el sacudimiento o más bien cierto tipo de sacudimientos, siempre y cuando la sacudida sea en las dimensiones adecuadas y esté adornado con miradas que parezcan traviesas y virginales al mismo tiempo.

Cuerpos masculinos se utilizan para vender productos y, por supuesto, no de la misma manera. No están cortados en piezas como los cuerpos de las mujeres, y en cualquier caso los hombres (especialmente los hombres blancos) tienen acceso a un amplio espectro de otros mensajes acerca de sí mismos. Los hombres blancos se retratan regularmente como seres humanos completos, cualquiera que sea su apariencia, importan por una gran variedad de razones. Mientras caminamos por el torso del maniquí de encajes, mi hija y yo intercambiamos miradas y levantamos las cejas al mismo tiempo. Este pequeño gesto me recuerda lo que realmente ayuda en estas situaciones, la solidaridad. Las verdaderas conexiones con personas que insisten en vernos a nosotros como personas completas y que no nos dejarán solos para protegerse de la guerra de baja intensidad - estos son los mejores antídotos contra la opresión internalizada, y no son complementos en nuestra lucha contra la opresión externa, sino elementos esenciales de la misma.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.