• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
La autora de la antología utilizó más de un centenar de fuentes bibliográficas.

La autora de la antología utilizó más de un centenar de fuentes bibliográficas. | Foto: Twitter @ComaliniMf

Publicado 1 junio 2020



Blogs



La nación y su escritura. Colección de voces dominicanas (1965-2017), está prologada por el escritor dominicano Franklin Gutiérrez.

“La nación y su escritura. Colección de voces dominicanas (1965-2017)” es  una compilación representativa de las letras dominicanas en un marco temporal que abarca  desde la Revolución de Abril hasta el 2017, que su autora, la doctora Carmen Cañete Quesada, española de nacionalidad y profesora de  Literatura Española e Hispanoamericana de la Florida Atlantic University,  elabora luego de recibir una beca Fulbright para el curso 2013-2014 y finalmente publica en el año 2018 Editorial Santuario en la ciudad de Santo Domingo.

Desde que en 1876 José de Castellanos publicara “Lira de Quisqueya” en la que antologaba a 12 autores, hasta el volumen que nos ocupa, que lo hace con setenta, han sido muchas las compilaciones y antologías literarias acopiadas por prominentes autores como Osvaldo Bazil, Manuel Arturo Peña Batlle, Manuel Rueda, Emilio Rodríguez Demorizzi o Diógenes Céspedes, destacando lo que a juicio de cada uno de ellos representaba lo mejor de la literatura dominicana en su momento.

La nación y su escritura. Colección de voces dominicanas (1965-2017), está prologada por el escritor dominicano Franklin Gutiérrez. En la introducción, la autora justifica las diferentes  tendencias de los escritores elegidos, tanto los residentes,  como los que conforman la nutrida diáspora dominicana existente en diferentes latitudes.  

Así mismo, en la introducción la doctora Cañete pone de manifiesto la influencia de los acontecimientos históricos que afectaron a la producción literaria de cada época, así como los caracteres identitarios que de una u otra forma han afectado las letras de la nación incidiendo en factores como la transculturización, la limitada aportación literaria de la mujer,  la difícil aceptación de la ascendencia africana y las reacciones ante las diferentes opciones sexuales, como muestras de un discurso marginal que obligan a replantearse el canon dominicano.    

La autora confiesa que la principal utilidad de este trabajo podría ser el uso docente como una herramienta pedagógica para quienes deseen profundizar en la literatura dominicana dentro del marco latinoamericano desde diferentes visiones como la étnica, la de género, la sexual o  la del exilio que acabe o no convirtiéndose en diáspora.

El volumen menciona innumerables personajes de las letras dominicanas que de una u otra forma han aportado para conformar la base del proyecto, sin embargo, el índice se limita a setenta autores ordenados cronológicamente por su fecha de nacimiento, que con diferentes enfoques, extensiones, géneros y subgéneros (poesía, novela, ensayo, cuento, teatro o testimonio), representan con  solvencia el panorama literario desde 1965 hasta el 2017.

La autora decide dar un tratamiento biográfico a cada autor y a continuación presentar una o varias obras representativas con comentarios a pie de página en muchas ocasiones.

Al final del tomo, la compiladora nos presenta un glosario con todos y cada uno de los términos que por localismo pudieran ser difíciles de interpretar en otras latitudes, lo que facilita la lectura y comprensión de las obras presentadas en esta antología.

Para este trabajo,  su autora utilizó más de un centenar de fuentes bibliográficas, así como las notas de diferentes entrevistas con lo que creó una vasta base documental para la conformación del volumen.

Se trata de un trabajo concienzudo, riguroso y muy elaborado en el que la compiladora, aun habiendo provocado en su confección perspectivas que abordan la literatura desde diferentes ángulos con peso específico histórico y social,  ha sabido imponer el equilibrio conveniente para que la diversidad de tendencias proporcionen al lector una visión objetiva   

Si ciertamente la doctora Cañete apuntaba en su introducción que esta obra fue concebida con propósito docente, el resultado proporciona la certeza de que ya desde su edición se ha convertido en  un manual de consulta obligatoria para quien pretenda imbuirse en el conocimiento literario dominicano entre 1956 y 2017.

Óscar M. Zazo Martín. Español residente en la República Dominicana. Escritor,  profesor y doctorando en Historia del Caribe.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.