• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La Campaña de Sanders y el Renacimiento del Socialismo en los EE.UU.
Publicado 16 julio 2015
Sanders está haciendo campaña a favor del 99 por ciento frente al 1 por ciento

La izquierda latinoamericana ha tenido cierto éxito en la última década al limitar los estragos del capitalismo neoliberal. Por el contrario, la socialdemocracia europea y su primo lejano, el liberalismo de los EE.UU. han adoptado sobre todo una "tercera vía" que ha recortado los derechos laborales, las finanzas desreguladas, y reducido las prestaciones públicas. La política de austeridad de la derecha y la izquierda moderada han obligado a la gente común a asumir los costes de la crisis económica global en lugar de las élites corporativas irresponsables que la causaron.

Pero la resistencia de base a la austeridad se ha extendido, comenzando con los indignados españoles y el movimiento Occupy en Estados Unidos. Podemos en España y Syriza en Grecia son expresiones electorales de esta nueva izquierda. Y ahora en los Estados Unidos, en la sociedad más anti-socialista de las sociedades capitalistas, un socialista democrático explícito, el senador Bernie Sanders (un político independiente del pequeño estado rural de Vermont) ha surgido como el principal retador a la ex secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton para la nominación presidencial demócrata del 2016.

Sanders no está ejecutando una campaña socialista explícita para el público o para trabajadores propietarios de las principales empresas. Más bien, él está haciendo campaña a favor del noventa y nueve por ciento frente al uno por ciento. Su plataforma exige el fortalecimiento de la energía y los derechos laborales de los sindicatos; un programa de empleo público masivo para reconstruir la infraestructura de Estados Unidos; verdadera salud universal ("Medicare para todos"), cuidado de niños financiado con fondos públicos y educación superior gratuita. Estos programas sociales se financiarían al obligar a los ricos y a las corporaciones a pagar su parte justa de impuestos. Sanders se ha centrado, con atención de láser, en el poder corporativo desenfrenado como la razón para que los Estados Unidos sea la más desigual de las sociedades capitalistas avanzadas.

Cuando los medios de comunicación le preguntan a Sanders sobre su identidad socialista democrática, invariablemente él se refiere a la socialdemocracia escandinava como su modelo. Cuando el jefe y Presentador de noticias George Stephanopoulos reprendió recientemente Sanders, por querer convertir a Estados Unidos en un país escandinavo, Sanders animosamente replicó en televisión nacional, diciendo que las tasas de pobreza infantil escandinava son un tercio de las de Estados Unidos y la movilidad social para la clase trabajadora y los niños pobres es considerablemente más alta.

Los valores socialistas de Sanders sustentan su argumento de que la economía debe servir a las necesidades de la gente y no ser gobernada por oligarcas corporativos sino por la vía democrática. Sanders nunca ha aceptado fondos de campaña de los comités de acción política de las empresas; sus principales donantes institucionales han sido siempre los sindicatos. En contraste, los principales contribuyentes de campaña de la candidata demócrata neoliberal al Senado, Hillary Clinton, son de PACS que representan a los principales bancos financieros de Wall Street.

En un país donde las encuestas dicen que sólo el 31 por ciento de los adultos tienen una opinión favorable del socialismo, ¿cómo puede Sanders atraer multitudes de miles de personas en las pequeñas ciudades de Iowa y New Hampshire y estar a corta distancia de Clinton en las primeras encuestas en estos estados? Tal vez porque el público se da cuenta cada vez más que el 90 por ciento de las ganancias de ingresos de los últimos cinco años de recuperación económica han ido al uno por ciento de los perceptores de ingresos. En una reciente encuesta de Pew Research Center, el 77 por ciento de los encuestados (incluyendo el 53 por ciento de los republicanos) acordó "que hay demasiado poder en manos de unos pocos ricos y las corporaciones". Las personas que llegaron a la conciencia política después de la Guerra Fría son menos hostiles al socialismo que las generaciones de más edad, que asocian el término con regímenes comunistas autoritarios. En otra encuesta realizada en el otoño de 2011, el 49 por ciento de personas, de 18 a 29 años de edad en los Estados Unidos, tenían una opinión favorable del socialismo, mientras que sólo el 47 por ciento tenía una opinión favorable del capitalismo. Jóvenes estadounidenses a menudo asocian el capitalismo con la desigualdad y un mercado laboral estancado; se imaginan (tal vez de una manera vaga) el socialismo como una sociedad más igualitaria y justa.

Los Estados Unidos tienen una rica historia socialista, pero escondida en gran parte de la opinión pública. Socialistas y comunistas jugaron un papel importante en la organización de los sindicatos industriales en el 1930 y también ayudaron a construir el movimiento de derechos civiles. Martin Luther King, Jr. muchas veces se auto-identifica como socialista democrático y los dos principales organizadores de la Marcha en Washington en 1963, por “Trabajo y Libertad”, Bayard Rustin y A. Phillip Randolph,  fueron miembros del Partido Socialista. En vísperas de la Primera Guerra Mundial, el Partido Socialista de Eugene Debs  fue clasificado como comparable, en tamaño e influencia, a muchos de los jóvenes partidos socialistas de Europa. No sólo Eugene V. Debs recibió el seis por ciento de los votos para presidente en 1912, sino que en la víspera de la entrada de Estados Unidos a la Primera Guerra Mundial, los miembros del Partido Socialista consiguieron 1.200 cargos públicos en 340 ciudades, incluyendo 79 alcaldes en 24 estados (entre ellos Minneapolis, MN; Milwaukee, WI, Reading, PA, y Buffalo, NY). Brutalmente reprimidos por el gobierno federal por oponerse a la Primera Guerra Mundial y luego durante la histeria Macartista de la Guerra Fría, los socialistas nunca recuperaron una influencia comparable; sino como organizadores y pensadores que siempre han jugado un papel importante en los movimientos sociales de masas.

Sesgos estructurales en el sistema electoral de Estados Unidos a favor de un sistema de dos partidos hacen que sea difícil para los socialistas ganar el cargo como tercer partido. El ganador unipersonal se lleva todos los distritos legislativos y la elección directa de los ejecutivos con poder de veto (alcaldes, gobernadores y presidentes) creando incentivos fuertes para formar grandes partidos que pueden ganar las elecciones mediante la captura del votante medio. Por otra parte, el sistema de primarias abiertas en los EE.UU. significa que los candidatos con muy diversas bases políticas se pueden alinear en la votación republicana o demócrata. Los demócratas están dividido hoy, entre acomodados, liberales sociales de los suburbios, que son económicamente moderados a favor de las corporaciones y por otro lado una base Negra, Latina y sindical que están a favor de políticas más sociales. Teniendo en cuenta el papel del dinero corporativo en las elecciones, la dirección nacional del Partido Demócrata se ha movido, en los últimos treinta años, en una dirección decididamente de "libre comercio", pro-corporativa,  pero no así la base demócrata. Sanders representa la revuelta de esa base contra el establishment demócrata pro-empresarial.

Más o menos, 20.000 estadounidenses pagan anualmente cuotas a alguna organización socialista; tienen identidad socialista, pero no pertenecen a una organización socialista. Algunos socialistas creen que los partidos políticos de los Estados Unidos son ideológicamente tan coherentes como los partidos en otras partes del mundo. Estos individuos no apoyarán a ningún candidato, incluso a un socialista confeso, que participe como demócrata. Dos organizaciones socialistas están apoyando abiertamente a Sanders para la presidencia; Los Socialistas Democráticos de América (DSA), la mayor organización socialista en los Estados Unidos, con cerca de 7000 miembros que pagan puntualmente sus cuotas y una organización más pequeña de tradición trotskista, Alternativa Socialista. Alternativa Socialista espera que si Sanders pierde las primarias demócratas, participe en las elecciones generales como independiente. El resto de la sopa de letras de los Estados Unidos de organizaciones socialistas, han denunciado que Sanders está participando en las primarias del  "partido capitalista" Demócrata,  a pesar de que en tan sólo seis semanas, Sanders ha recibido contribuciones de campaña de 400 mil personas.

La mayoría de los socialistas están impresionados por la capacidad de Sanders para llegar a las personas que trabajan, con un mensaje populista que identifica a la lucha de clases llevada a cabo por las élites corporativas contra los trabajadores, como la causa de la desigualdad galopante y el estancamiento de los niveles de vida. Sanders se destaca en llegar a los blancos de clase trabajadora populistas, una habilidad que aprendió en Vermont, que tiene el 95 por ciento de población blanca. Pero su plataforma de 12  puntos se centra en cuestiones de política económica y no aborda explícitamente temas de justicia raciales tales como el encarcelamiento masivo, la brutalidad policial, la restricción de los votantes, y la reforma migratoria. Hasta el momento la base de campaña de Sanders es de blancos progresistas; pero el 35 por ciento de los votantes en las primarias demócratas son Negros y Latinos.

A pesar de que la reforma de bienestar del presidente Bill Clinton y las estrictas normas federales de sentencia de justicia penal tuvieron consecuencias desastrosas para los negros pobres y los latinos, muchos políticos dominantes de color, ven a Bill Clinton como un sureño blanco que rompió con el legado de Jim Crow. La campaña de Hillary Clinton ve claramente a las mujeres y a los votantes de color como sus mayores votantes. Por lo tanto, ella ha dado grandes discursos llamando a la reforma de inmigración y de la justicia penal, así como la revocación de las estrictas leyes de identificación de votantes, destinadas a privar de sus derechos a los votantes de color. Sus propuestas pueden ser muy moderadas, pero su personal multirracial promociona la atención a estos temas. En respuesta, un grupo informal de activistas radicales de color han presionado en la campaña de Sanders para que los asuntos de justicia racial sean punto central de su plataforma, así como el añadir personal con experiencia y que tengan fuertes lazos con las comunidades de color.

La tragedia de la campaña de Jessie Jackson de 1988 fue que a pesar de ganar 8 millones de votos de los progresistas blancos, sindicalistas y activistas de color, ninguna organización democrática de la Coalición Rainbow surgió para seguir trabajando en torno a temas de justicia económica y racial después de que la campaña terminó. Esta vez los activistas deben utilizar su trabajo con Sanders para construir coaliciones locales, multi-raciales, que vivan durante y después de la campaña. Como parte de esa coalición más amplia, los socialistas esperan construir una capacidad de organización mucho más fuerte. Ninguna de las reformas de Sanders se puede ganar sin aumentar la legitimidad del socialismo dentro de la política de Estados Unidos, ya que el poder político de los dos partidos dominantes desplegará la ideología anti-socialista contra cualquier reforma que desafía el poder corporativo. Así, en lugar de luchar por Medicare para Todos (y la abolición de las aseguradoras de salud privadas), el gobierno de Obama optó por una Ley de Asistencia Asequible, que amplió el número de asegurados a través de subsidios gubernamentales masivos a la industria privada de atención médica.

Los socialistas democráticos no son sectarios; participan en los movimientos de masas de las feministas, las personas de color, y los sindicalistas por reformas que estas comunidades necesitan desesperadamente ganar. Pero a medida que la erosión de las conquistas sociales democráticas de la era posterior a la Segunda Guerra Mundial  lo demuestra, sin mayor control democrático sobre la economía, el capital siempre trabaja para erosionar los logros alcanzados por los trabajadores. Aparte de la campaña de Sanders debe haber una organización más fuerte, de corredores de larga distancia por la democracia - un movimiento socialista democrático más fuerte en los Estados Unidos.

Joseph M. Schwartz es profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de Temple y un Vicepresidente Nacional de los Socialistas Democráticos de América (DSA). Él es el autor de El futuro de la igualdad democrática y la permanencia de la Política.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.