HACKTIVISMO | Opinion | teleSUR
    • Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
HACKTIVISMO

| Foto: Archivo

Publicado 13 enero 2015
Una revisión de: el Hacker, el  Bromista, el Denunciantes, el Espía: Las muchas caras de Anonymous (Verso, 2014).

El 17 de diciembre, el periodista independiente Barrett Brown, que ha estado en la cárcel durante dos años, sin juicio, tuvo su primera audiencia de sentencia. Barrett Brown fue amenazado con cien años de cárcel por el análisis de los documentos que fueron hackeados de las empresas privadas de seguridad HBGary y Stratfor. Brown nunca hackeó nada – el solo recibió los documentos e informó sobre ellos.

Puntos interesantes surgen de un anuncio de Julian Assange en Wikileaks, que reaccionó a la audiencia de sentencia. Assange señaló que los cargos en contra de Brown eran de dos clases: la primera, relacionada con sus reportajes sobre los documentos de Stratfor, que debe ser protegido en virtud de la libre expresión. El otro, perteneciente a cosas que él dijo cuándo el FBI amenazó con acusar a su madre a menos que él entregue el material de origen. Lo peor que Brown dijo acerca del  agente del FBI era un tweet que leía: "dispara ilegalmente al hijo de puta". Assange señaló que este tweet fue una cita de Bob Beckel de Fox News, pidiendo el asesinato de Assange. (Assange publicó este enlace como prueba. https://www.youtube.com/watch?v=ZuQW0US2sJw  ). Beckel no ha enfrentado ninguna investigación del FBI, no hay consecuencias legales, no hay detenidos. Barrett Brown, quien lo citó, ha estado en la cárcel por dos años y está en peligro de muchos más. Brown y sus abogados tienen órdenes de mordaza contra ellos - la fiscalía dijo al tribunal que Brown ha mostrado "intención de seguir manipulando la opinión pública a través de la prensa y medios de comunicación social“, socavando así el derecho del enorme poder del gobierno para una oportunidad justa de obtener una dura condena contra este periodista independiente.

Los correos electrónicos de Stratfor llegaron a posesión de Barrett Brown a través de Jeremy Hammond, un pirata informático que ahora está cumpliendo una condena de 10 años por el robo de los secretos de la empresa privada de inteligencia. Stratfor es parte de una industria de seguridad de $ 350 000 000 000 que une a la perfección el gobierno, la policía, y las redes de inteligencia privados. Los correos electrónicos de Stratfor siempre, en palabras de Gabriella Coleman, "son pepitas de oro de la prueba de que Stratfor se benefició de prácticas moralmente dudosas, como la propaganda corporativa vestida de relaciones públicas y el seguimiento de activistas". Uno de los fundadores de Stratfor, Ronald Duchin, ideó la "fórmula Duchin" para atacar a los movimientos, publicado por el periodista Steve Cuerno y citado en el libro de Coleman: "Aislar a los Radicales, 'cultivar' a los idealistas y "educarlos" para convertirlos en realistas.  Luego cooptar a los realistas para que estén de acuerdo con la industria".

Las agencias gubernamentales y de inteligencia empresarial son extraordinariamente poco transparentes. Lo que el público sabe de ellos es conocido casi en su totalidad debido a hackers como Hammond y Assange, periodistas independientes como Brown (y Poitras y Greenwald), y los denunciantes como Manning y Snowden. Gente como Hammond, Snowden y Manning tomaron enormes riesgos para obtener estos materiales para el público, y Hammond y Manning y Brown, entre otros, están sufriendo mucho por ello.
Ni Hammond ni Manning fueron atrapados porque cometieron errores técnicos, a pesar de que dos de ellos obtuvieron sus datos a través de algunos medios técnicamente sofisticados. El error de Manning fue hacerse amigo de alguien llamado Adrian Lamo, quien informó sobre ella al FBI. Hammond era parte de Anonymous, e interactuaron a través de los hacks con Héctor Monsegur, también conocido como "Sabu", que ayudó a atrapar a Hammond y muchos otros hackers cuando Sabu se convirtió en un informante del FBI.

Pero las detenciones y condenas de prisión no fue el final de Anonymous. El  principal aporte a Twitter de Anonymous, YourAnonNews, tiene 1,36 millones de seguidores. Después de haber mantenido una presencia en los medios durante años, Anonymous es ahora un medio de comunicación de gran alcance en su propio derecho. Además de los hacks de Stratfor, Anonymous puede reclamar el crédito por la exposición del abuso policial durante Ocupar, por exponer a los violadores y la cultura de violación en Canadá y los EE.UU., y por participar en la Primavera Árabe en operaciones contra la dictadura de Túnez. Actualmente se encuentran muy activos frente a la policía asesina en los EE.UU., en Ferguson y Nueva York. Tienen una extraña habilidad para aterrizar en el lado de los oprimidos, aun donde muchos progresistas no pudieron - como en la reciente masacre de Palestinos en Gaza.

A medida que los arrestos y sentencias de cárcel aparecen, Anonymous es sujeto a venganza por los poderosos más que cualquier otro grupo de activistas de la historia. Y, sin embargo, la mística de Anonymous es difícil de resistir: las máscaras de Guy Fawkes, la idea de un enorme número de personas de todo el mundo, con habilidades técnicas extraordinarias, capaces de asustar a los poderosos, vengar agravios, y salirse con la suya. ¿Cómo puede alguien empezar a entender este fenómeno?

El punto de partida sería la de hacer lo que Gabriella Coleman hizo para su libro, Hacker, Bromista, Denunciantes, Espía: las muchas caras de Anonymous: pasar tiempo en las salas de chat de Anonymous, conocerlos, estudiar lo que hacen y cómo hacerlo. Los métodos de Coleman son antropológicos, los mismos métodos que usó en su libro anterior, Codificación Libertad: La Ética y la Estética del Hacking. En Hacker, Bromista, Coleman ayuda a sus lectores a que tengan sentido de la desconcertante variedad de acciones, declaraciones y represalias que se han producido en este campo relativamente nuevo de activismo y el único grupo que ha traído tanta atención.

Coleman muestra cómo Anonymous surgió de lo que ella llama algunas de las "formas abyectas de troleo", en la que la mayoría de la gente hicieron anónimamente cosas extrañas y maliciosas en Internet, sólo por el ‘lulz’ (una variación de "lols", o "reírse a carcajadas"). Ella explica la idea del ‘lulz’ de la manera en que un antropólogo lo haría: como una figura universal, embaucador presente en la mayoría de las culturas humanas. El trabajo de los trolls en internet, realizado por los precursores de Anonymous, como el hecho en historias mitológicas de embaucadores, es travieso, malintencionado, y obviamente no hecho para ninguna ganancia del ‘troll’. Pero cuando el comportamiento de búsqueda de ‘lulz’ se volvió en contra de los poderosos, lo que surgió fue algo muy interesante.

Comenzó, como los documentos de Coleman, con una campaña en contra de la iglesia de la Cienciología - una campaña iluminadora que se puso más seria mientras Anonymous se daba cuenta de las atrocidades de la Cienciología. Túnez fue el siguiente gran paso, y Coleman inmortaliza el registro de chat IRC con la decisión de atacar a los servidores de la dictadura tunecina:

: ¿por qué estamos golpeando a Túnez?
: Porque acaban de pasar una ley que dice que los medios de comunicación no pueden decir lo que quieran y se les prohibió mencionar wikileaks.
: K-rad, gracias! tiempo de golpear a Túnez entonces.

Coleman sigue a Anonymous a través de las operaciones en Túnez, a través de la formación de grupos de hackers especializados LulzSec y AntiSec (porque no todos los Anon son hackers), a través de los ataques del FBI contra Anonymous y los arrestos de muchos de sus miembros, mucho de los cuales fueron detenidos por el informante del FBI, Sabu.

Además del aspecto lulzy, embaucador de Anonymous, Coleman describe y explica varios otros aspectos fascinantes de Anons. Uno de los aspectos más importantes es la forma en que Anons evita la cultura de la celebridad y aplican presión social severa a aquellos que tratan de utilizar Anonymous para ser famosos o construir sus propios nombres. Esta desautorización integrada de la cultura de la celebridad, creo, ayuda a explicar la credibilidad de Anonymous y, a pesar de algunos de sus más "abyectos trolls", también ayuda a explicar cómo un grupo de estafadores y hackers puede llegar a ser de alguna manera una voz moral en una internet caótica, obsesiva con la celebridad, y cada vez más propietaria. Ejerciendo esfuerzos para mantenerse anónimo en el Internet es también una buena forma de privacidad y práctica de seguridad, otro tema que Anonymous ha traído a la luz (al igual que los colectivos activistas como Riseup y gente no anónima como Lawrence Lessig, Bruce Schneier, y Richard Stallman).

En todos estos aspectos -la picardía y el engaño dirigidos a objetivos correctos; evitando la cultura de la celebridad; luchando por la libertad y por el anonimato en Internet – Anonymous nos enseña a todos nosotros, sobre todo a los izquierdistas, cosas que podemos aprender.

Y en este contexto, la Revisión de Helen Lewis de ’Hacker, Bromista’, para el New Statesman pierde sentido. Hay mucho más para Anonymous, y mucho más del libro de Coleman, que el hecho de que los Anons no se conozcan uno al otro, y mucho más hazañas que lo que pasó con Sabu y el FBI. Contraponiendo Anonymous con los "fuertes lazos" citados por Malcolm Gladwell en un ensayo para el New Yorker, sobre el movimiento de los derechos civiles, al igual que Lewis, no tiene sentido. Han habido lazos muy fuertes (incluyendo matrimonios, cita Coleman) dentro de Anonymous. Y el FBI ha destruido movimientos basados en relaciones personales y vínculos fuertes utilizando los mismos métodos que utilizaron contra Anonymous: infiltración, atrapamiento, soborno de personas y convertirlos en informantes. Por último, el movimiento de derechos civiles se dio en una época diferente. Tal y como Lawrence Lessig argumentó en su conferencia sobre Aaron Swartz, quien se suicidó cuando se enfrentó a 35 años por la toma de artículos de revistas de un servidor de la universidad porque quería hacer la investigación científica universalmente accesible:

"Compare:.. Martin Luther King, el desobediente civil, fue arrestado por cargos y delitos menores. Fue sólo alguna vez acusado de dos delitos graves y absuelto por un jurado blanco de esos dos delitos graves, porque la base de los reclamos era indignante, pasó un tiempo en la cárcel, una veintena de días. Compárelo con Aaron, acusado de 13 delitos, y un juez federal condenándolo hasta 35 años de cárcel".

Dado el impactante fanatismo de la fiscalía en los casos contra los hackers, es difícil criticar a Anonymous (o Assange, o Snowden) por no querer que les atrapen tratando de hacer del mundo un lugar mejor. Y, como Coleman señala, incluso después de las redadas de Sabu y el FBI, un buen número de Anons nunca fueron atrapados, y aún están por ahí.

El libro de Coleman nos ayuda a entender Anonymous revelando como otra forma de activismo político: personas que se unen para tratar de luchar por un mundo mejor, utilizando, en este caso, sus ordenadores y la acción directa, a veces de manera ilegal (como las personas que hacen la desobediencia civil). Sus peleas - por la libre expresión en un mundo de supresión, por la privacidad en un mundo de vigilancia universal, por el uso no alienado de la tecnología en un mundo de control corporativo, contra el abuso de poder en un mundo de policía e impunidad empresarial - no van a desaparecer. Tampoco el sistema, que depende de la gente para ejecutarlo, nunca será completamente invulnerable contra las personas que desarrollan habilidades dentro del sistema y se aferran a algo parecido a su conciencia. Habrá una necesidad de Anonymous en el futuro previsible.’ Hacker, Bromista, Denunciantes, Espía’, puede mostrarle de donde vienen.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.