Estados Unidos creó la violencia y el caos en Yemen | Opinion | teleSUR
    • Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Una manifestación popular se dio este jueves en rechazo a los bombardeos perpetrados por Arabia Saudita en Sanaa.

Una manifestación popular se dio este jueves en rechazo a los bombardeos perpetrados por Arabia Saudita en Sanaa. | Foto: Reuters

Publicado 26 marzo 2015

Yemen es un ejemplo de lo que pasa después de una intervención ilegal de los Estados Unidos.

Obama hizo la guerra con drones en Yemen a lo largo de su presidencia, matando muchos cientos de víctimas civiles indefensas.

Como Afganistán, Irak, Siria, Libia y Palestina, Yemen es un caldero de violencia e inestabilidad que amenaza con salirse totalmente de control.

En enero, las fuerzas Huthis derrocaron al régimen de Ab-Rabbu Mansour Hadi, apoyado por los EE.UU., tomaron el palacio presidencial y extendieron su control sobre otras partes del país.

El año pasado, Obama había hecho la afirmación ridícula de que Yemen era una historia de éxito, y que la estrategia de EE.UU. de “liquidar a los terroristas que nos amenazan y apoyar a nuestros socios que están en primera línea, es la que hemos seguido exitosamente en Yemen y Somalia durante años”.

La estrategia de intervencionismo de EE.UU. creó violencia, inestabilidad y caos en ambos países, como ocurre en todos los lugares donde Washington interviene ilegalmente.

Los Huthis controlan la capital Sanaa y Taiz (la tercera ciudad de Yemen, así como otras áreas, y se dirigen a tomar Adén.

En febrero, Hadi huyó de la capital, pero declarando que seguía siendo presidente.

Se informó que también abandonó el país ante el avance de las fuerzas Huthis, que tomaron la base aérea de al-Annad, cerca de Lahij, a unos 60 Kms de Adén, donde Hadi había establecido una capital provisional.

El personal estadounidense fue evacuado del país. Testigos vieron una caravana de vehículos presidenciales dejando la residencia de Hadi, situada en una colina que domina el Mar Arábigo.

Reportan que, ante el avance Huthi, el presidente huyó por mar. La agencia AP dice que él y sus ayudantes abordaron dos embarcaciones, con grandes medidas de seguridad a las 03:30 PM hora local.

No se reveló su destino. En su agenda figuraba que asistiría a la cumbre árabe de este fin de semana en Egipto.

AP informó que los Huthis “se acercan a Adén (…) y la caída de la ciudad parece inminente”.

Yemen avanza hacia la explosión de una guerra civil a gran escala. Esto implica combatientes del EI, por una buena razón: son los más cercanos a Washington que pueden ayudarlo a retomar el control.

Si las cosas funcionan como en Afganistán, Irak, Siria y Libia, lo que está pasando ahora puede ser seguido por años de lucha.

Hadi le pidió a los funcionarios de la ONU que autorizaran una intervención militar extranjera.

El Ministro de RREE saudita, Saud Al Faisal, advirtió que Riyadh puede tomar las “medidas necesarias” si los Huthis no resuelven la situación pacíficamente, sin más complicaciones.

Los Estados Aliados del Golfo evacuaron a su personal diplomático de Adén, donde estaban después de evacuar Sanaa.

Los Huthis ocuparon la capital de Yemen en agosto pasado. En enero tomaron el palacio presidencial y forzaron la renuncia de Hadi.

El primo hermano del lider huthi Abdel Malik al Huthi, Mohammed Ali al Houthi, fue proclamado nuevo presidente.

Hadi fue puesto bajo arresto domiciliario, escapó hacia Adén, organizó a las fuerzas militares de sus partidarios, y ahora, aparentemente, se escapó del país.

El Comité Supremo Revolucionario Huthi llamó a las fuerzas de seguridad y a los civiles a combatir lo que llamó “fuerzas terroristas por todo el país”.

Obama es completamente responsable por el caos yemenita. Su guerra de drones fue la continuación de su ataque con misiles a la aldea Al Majan en diciembre 2009, que mató docenas de civiles, incluyendo mujeres y niños.

(Traducido por Eduardo Rothe)


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.