• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Los palestinos siguen siendo víctimas de la fuerzas israelíes. (Fuente: Reuters)

Los palestinos siguen siendo víctimas de la fuerzas israelíes. (Fuente: Reuters)

Publicado 21 julio 2014
Si en algo han sido disciplinados los israelíes, además de comunicar con eficacia los horrores del holocausto judío, es en el exterminio del pueblo palestino. No sé si alguien tiene dudas de que la idea es exterminarlos.

Venezolanas y venezolanos sufrimos, en carne propia, las atrocidades cometidas bajo el primer gobierno del adeco Carlos Andrés Pérez, por el criminal Luis Posada Carriles, prófugo de la justicia venezolana y hoy cabronamente amparado por el no menos delincuencial régimen de Estados Unidos.

El 3 de junio de 1972, el asesino Carriles, quien era jefe de Operaciones de la División de Servicios de la tenebrosa y extinta Disip, ordenó el crimen del hijo de la compatriota Brenda Esquivel, cuyo hijo en gestación esperaba el arribo del noveno mes para asomarse al mundo.

Aquel trágico episodio –suscitado en La Victoria, Aragua– ha sido relatado por Brenda en diferentes ocasiones. En el año 2010 dijo: “Cuando uno de los hombres me pregunta cuántos meses tengo de gestación y le respondo que ocho, se dirige a Posada Carriles y le comenta qué hace conmigo. Acaba con esa semilla antes de que nazca. Seguramente será otro guerrillero, fue su respuesta”.

La espeluznante instrucción fue ejecutada a cabalidad, marcando para siempre la vida de aquella mujer que por entonces contaba apenas 21 años de edad.
A nuestros hermanos y hermanas de Palestina, nación en desgracia desde 1948 cuando se crea el estado de Israel y víctima de acciones diarias de exterminio, los hechos les recuerdan –en medio de los misiles que acaban con sus vidas– la existencia de una diputada pupila de Carriles. Su nombre es Ayelet Shaked, integrante del partido radical israelí Hogar Judío.

Fríamente, la parlamentaria acaba de declarar que las madres de los combatientes palestinos deben ser reducidas a cenizas y también “sus hogares, donde han criado a estas serpientes. De lo contrario, criarán serpientes más pequeñas”.

Palestina tiene su propio comisario Basilio cuya maldición, por designios del imperio, no respeta fronteras.

¡Chávez vive…la lucha sigue!

Fuente: http://bit.ly/1qwCV82


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.