• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El pacto de Sudáfrica con el diablo. Se repite.
Publicado 9 septiembre 2015
Nueva controversia surge sobre el 'Pacto Fáustico "de Mandela con el capital mundial.

La metáfora de "Pacto con el diablo", como explicación para la capitulación del movimiento de liberación de Sudáfrica al capitalismo neoliberal en 1990 es relatada por Ronnie Kasrils. Como el revolucionario blanco más venerado de África, Kasrils sirvió a la nueva democracia como su ministro de Inteligencia Nacional 2004-08, después una década como ministro de agua y viceministro de Defensa y después de tres décadas en la lucha armada contra el apartheid. El año pasado se incorporó a la dirección provisional de la red de sociedad civil, Frente Unido, para luchar por sus viejos ideales de socialismo, dejando su hogar político de toda la vida al gobernante Congreso Nacional Africano (ANC).

Como Kasrils escribió en The Guardian hace dos años, "De 1991 a 1996, la batalla por el alma de la ANC se puso en marcha, pero finalmente perdió ante el poder empresarial: nos atrapó la economía neoliberal - o, como algunos claman hoy, "’vendimos a nuestro pueblo'. Lo que yo llamo nuestro Momento Fáustico llegó cuando tomamos un préstamo del Fondo Monetario Internacional, en vísperas de la primera elección democrática".

Johann Georg Faust era una figura legendaria a principios del siglo XIV en Alemania. En la época en que cumplió 50 años, Fausto - quien incursionó en teología, medicina y astrología - hizo un pacto con el diablo Mefistófeles, a quien conoció en el bosque. Fausto pudo disfrutar de 24 años más de vida, pero a cambio, tuvo que entregar su alma al diablo. Durante 16 años, Fausto llevó una vida encantada, y luego sufrió de arrepentimiento. Su muerte ocho años más tarde, en 1540, fue reportada como la más horrible imaginable.

Nelson Mandela se reunió con varias versiones de Mefistófeles en varias ocasiones durante la década de 1980 y después de su salida de la cárcel en 1990. Además de los $ 850 millones de EE.UU de préstamo del FMI, aprobó al menos otras nueve concesiones con capital local y global.

Pero la semana pasada la acusación de venderse tomó nueva y extraña forma, cuando un documento de inteligencia de 27 páginas salió a la superficie alegando que "La sociedad blanca a través del sector privado tiene una gran influencia en la gestión de la Tesorería Nacional [Ministerio de Finanzas]. La historia de esta influencia se remonta a principios de los años 90 cuando la ANC y el Partido Nacional [fundadores del Apartheid] estaban negociando y en conversaciones. La sociedad blanca creía que era demasiado arriesgado dejar el funcionamiento del gobierno exclusivamente en manos de la ANC".

No hay nada inexacto en esas aseveraciones, pero el documento pasa rápidamente al territorio de la teoría de una conspiración, refiriéndose a los miembros con nombre clave en un supuesto 'Proyecto Telaraña’, que "atrajo fondos de Rupert, Oppenheimer y las familias Rothschild". Los Oppenheimers han manejado el vasto universo minero Anglo American, por un siglo; los Ruperts todavía encabezan un imperio de artículos de lujo y tabaco (Rembrandt y Richemont); y el Rothschild Bank es una institución de interés especial en Sudáfrica porque su vicepresidente es Trevor Manuel, que hasta el año pasado era el más importante ideólogo neoliberal del país. Fue ministro de finanzas 1996-2009 y sostuvo repetidamente el liderazgo financiero multilateral, incluyendo la dirección de una comisión del Banco Mundial y el FMI en 2000 y 2009 que rescató al FMI con $ 750 billones.

En respuesta a las acusaciones del Proyecto Tela de Araña, Manuel advirtió: "Si como algunos comentaristas sugieren... puede ser el resultado de la división de trucos sucios del Departamento de Seguridad del Estado, entonces todos debemos estar muy asustados". Los funcionarios del Tesoro dicen que el documento “carece de fundamento y es vejatorio". De hecho, todos los comentaristas han desestimado el Proyecto Telaraña como otro intento de algún hacker, y una táctica de espionaje- vs -espionaje por cualquiera de los fantasmas ya sean estatales o privados, con imaginación febril.

(A modo de divulgación, a fines del año pasado yo fui nombrado en un expediente similar y desquiciado, 'El Numsa Exposed', como presunto miembro de una supuesta "conspiración para desestabilizar Sudáfrica como parte de los esfuerzos de elementos corruptos dentro de la Unión Nacional de Trabajadores Metalúrgicos de Sudáfrica con el efecto de cambiar el régimen". A los pocos días, mi oficina universitaria de Durban fue destrozada y mi disco duro fue robado).

Como comentó el editor de Citypress, Ferrial Haffajee, tales documentos "están mal escritos, pero contienen suficiente verdad para ser tomados en serio, y salen a la superficie cuando hay tensión real". Ella imagina los posibles culpables: "La Oficina del Tesoro está actuando con mano dura con el saqueo y la malversación de fondos públicos. Se está centralizando en las adquisiciones. Empresas paraestatales, incluyendo SAAirways, que están técnicamente en quiebra, están siendo presionadas para que pongan sus balances bajo control".

Haffajee llama al documento, "una mancha para los elementos del estado y las empresas estatales que están preocupadas que sus imperios y el acceso a contratos estatales sean perjudicados cuando se lleve a cabo la contratación centralizada". Dos columnistas del periódico Business Day argumentaron que los $ 100 billones del acuerdo nuclear de energía, que ahora se está negociando con Rossatom de Moscú, es un proyecto peligroso que Tesoro puede vetar debido a su gasto y a la probable corrupción, explicando así el Proyecto Tela de Araña y la pre-deslegitimación de los burócratas del Ministerio de Finanzas.

Las malicias del Proyecto Tela de Araña están siendo tejidas en un mal momento para el grupo de Seguridad del Estado de Pretoria. La policía está una vez más en problemas después de que una comisión oficial sobre la masacre de Marikana recomendó que la comisionada de policía sea investigada por falta de "idoneidad para el cargo". Ella habría intentado un torpe encubrimiento de la policía en el asesinato de 34 trabajadores en la huelga de platino de hace tres años.

Por otra parte, funcionarios de la policía recientemente ayudaron a los israelíes a proporcionar a dos empresas locales corruptas un dispositivo electrónico ilegal de seguimiento, “El Grabber”, capaz de interferir diez mil líneas a la vez. Estas máquinas de más de dos millones de dólares permitieron que las empresas tengan acceso a información de la competencia sobre los sindicatos del tabaco en el mercado negro por valor de cientos de millones de dólares. Esto viene seguido de las filtraciones a Al Jazeera en febrero: de miles de cables de inteligencia  israelíes y sudafricanos cuyas revelaciones incluían pruebas de una "fuerte cooperación" del Mossad con funcionarios de inteligencia locales, confirmando nuevamente el eje Pretoria-Washington-Tel Aviv.

Dentro de la corrupta tripulación gobernante de Sudáfrica, el aparente pánico por la supervisión de la Oficina del Tesoro puede ser disfrazada temporalmente como vagas conspiraciones teóricas tales como el Proyecto Tela de Araña, o por muchas otras conspiraciones genuinas para obstruir la justicia. En cualquier caso, como Kasrils dijo hace dos años al explicar el recurso del ANC de un pacto fáustico de arriba hacia abajo: "Inexcusablemente, habíamos perdido la fe en la capacidad de nuestras propias masas revolucionarias para superar todos los obstáculos". Mejor que esa fe sea restaurada, y con urgencia.

*Patrick Bond es un economista político en ‘Wits School of Governance’ en Johannesburgo y dirige el Centro para la Sociedad Civil en Durban.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.