• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El legado de la guerra de Vietnam

| Foto: Reuters

Publicado 29 abril 2015
Desde poco después que la guerra civil norte-americana terminó en 1865, este ha sido un día para recordar a los miembros del servicio de honor que han muerto.

Este Jueves, 30 de abril es el 40 aniversario de la caída de Saigón, lo que significó el fin de la guerra de Estados Unidos en Vietnam, con la captura de Vietnam del Norte de la capital de Vietnam del Sur, Saigón. Esto marcó el final de la guerra de una década de duración por parte de Estados Unidos en Vietnam.

Para el final de la guerra de Vietnam en 1975, más de 58.000 miembros del servicio militar de Estados Unidos murieron y más de 300.000 resultaron heridos. Para muchos militares estadounidense que sobrevivieron, el regresar a Estados Unidos significó sobrevivir a los efectos de lo que llamamos "síndrome post-Vietnam" entonces y trastorno de estrés postraumático o TEPT ahora: flashbacks, pesadillas y ansiedad severa.

Sin embargo, los efectos sobre los soldados estadounidenses palidecen en comparación con el sufrimiento que infligieron a los vietnamitas en su propio país. Arruinamos sus vidas, su economía y su país. Miembros de servicio estadounidenses - y sus aliados de Australia, Nueva Zelanda, Tailandia, y Corea del Sur - mataron entre 1,5 y 3,6 millones de vietnamitas. Bombardeamos con napalm sus campos, y fumigamos más de 18 millones de litros del Agente Naranja dioxina en sus campos, cuyos resultados siguen afectando a las generaciones de hoy.

Para la mayoría de nosotros que vivimos y servimos durante la época de la Guerra de Vietnam, la caída de Saigón es una fecha para recordar, tanto nuestras pérdidas personales como nacionales. También es el motivo por el cual estamos en el movimiento contra la guerra de Vietnam.

Me alisté en la Marina de los Estados Unidos a los 19 años de edad, en septiembre de 1965, apenas seis meses después de que Estados Unidos desplegó tropas terrestres para combatir en Vietnam. Pensé que hacía lo correcto. Un par de mis compinches de la escuela secundaria ya eran bajas. Mis abuelos eran veteranos del Ejército y mis padres habían servido en la Marina durante la Segunda Guerra Mundial. Al igual que ocurría con muchos niños de mi edad en ese entonces, con dos guerras mundiales anteriores y la reciente Guerra de Corea, creo que la mayoría de las familias tenían antecedentes militares.

Entré como un apolítico republicano de Nebraska que creía que podía hacer una carrera en el ejército. Con mi escuadrón tenía dos despliegues a Islandia, literal y figurativamente en el lado opuesto del planeta. Con los despliegues sumando 14 meses, llegué a comprender lo que es el estrés y el trastorno de estrés postraumático (TEPT) al que enfrentan el personal en servicio activo y los veteranos de todas las guerras, pero sobre todo las guerras impopulares y polémicas.

Alrededor del quinto mes del despliegue, los chicos que eran amigos entraban en peleas por la más leve irritación. En nuestro despliegue en 1969 nos extendimos. Estábamos rastreando continuamente un submarino nuclear soviético y teníamos un avión sobre o cerca del submarino en todo momento. Para aquellos de nosotros en las tripulaciones de vuelo, esto significó 14 arduas horas por día, sin descanso.

El tener horas extendidas ponía a los que ya estaban estresados cerca del abismo, desarrollando algunas aberraciones psicológicas y de comportamiento. Mientras tanto, yo estaba cuestionando las razones por la que estábamos luchando y muriendo en Vietnam.

Nos dijeron que según los Acuerdos de Ginebra y la Organización del Tratado del Sudeste Asiático (SEATO) - Un tratado firmado en 1954 por la mayoría de las naciones de la región, así como por los EE.UU. y Australia – nos obligaba a una intervención militar en Vietnam. Que teníamos que luchar para evitar que el comunismo se apodere de Vietnam del Sur y se expanda por todo el mundo.

Para mi cumpleaños 21 tuve mis dudas sobre el altruismo de la operación. Había leído los Acuerdos y el Tratado. Había perdido amigos cercanos en la guerra. Me pareció que los objetivos reales subyacentes de la guerra de Estados Unidos eran la hegemonía política y económica, y los recursos naturales como el petróleo.

Sólo hasta la mitad de mis cuatro años de alistamiento, me convertí en un activista contra la guerra de Vietnam. Para mí fue el movimiento contra la guerra que me guio desde cuando salí en noviembre de 1969 y así ha sido desde entonces.

El lunes 25 de mayo los Estados Unidos van a celebrar el Día de los Caídos. Desde poco después que la guerra civil norte-americana terminó en 1865, este ha sido un día para recordar a los miembros del servicio de honor que han muerto. Este año – se recuerda también el 50º aniversario del inicio de la guerra de Vietnam - Los líderes buscan resucitar el apoyo patriótico de esa guerra mal engendrada. El Departamento de Defensa ha organizado una iniciativa financiada en gran medida para convencer a más generaciones de jóvenes norte-americanos que la guerra de Vietnam fue una noble empresa.


Incluida en esos esfuerzos hay una página web bien financiada, "Estados Unidos de América – Conmemoración de la Guerra de Vietnam". (www.vietnamwar50th.com), así como los planes para las celebraciones anuales y los actos por el Día De Los Caídos en todo el país Están planeando contar su versión de la guerra por los próximos diez años, que representan los 10 años de duración de la guerra de Vietnam.

La promoción de tal sentimiento patriótico para una guerra que fue, a todas luces un desastre, es peligroso en una época en que se están considerandos guerras a futuro en países como Irán, Yemen, Somalia y planificadas fuera de la vista pública. Aquellos de nosotros que somos veteranos por la paz creemos que la guerra de Vietnam fue un grave error, sino un crimen horrible. Y es por eso que, Veteranos por la Paz, ha decidido contrarrestar la campaña del gobierno con la nuestra – La Guerra de Vietnam. Divulgación Completa (www.vietnamfulldisclosure.org).

“Vietnam Full Disclosure” ha pedido a los ciudadanos interesados,​​que han sido marcados por esta guerra, enviar una carta a “The Wall”, el monumento a la guerra de Vietnam en Washington, DC. Estas víctimas compartirán sus recuerdos de la guerra y su impacto sobre sus seres queridos al tiempo que expresarán su preocupación por las guerras del futuro. En el Día de los Caídos, los veteranos de Vietnam presentarán estas cartas en el Memorial de Vietnam, y leerán extractos de algunas de ellas.

Como veteranos, nuestro legado incluye estas conmemoraciones y la resistencia a las guerras actuales y futuras. Es un legado de conciencia y resistencia, de garantizar que la sociedad y el sistema que envía a los jóvenes a luchar sus guerras, entienda que tienen el deber absoluto de cuidar de ellos cuando regresen. Es un legado de tolerancia, diplomacia, respeto y dignidad que nos ayuda a corregir los errores del imperialismo y la dominación económica global para el beneficio de unos pocos a expensas de los muchos; un legado de enseñanza y ayuda a las generaciones más jóvenes para que continúen la lucha por todos nosotros, ahora y en el futuro.

El desarrollo de un legado de paz está en curso y ese debe ser el legado de la guerra de Vietnam.

USN Jan ’66-Nov ‘69

VP-24 ATN2, Flight Crew 9

VFP Chapter 105, the Phil Berrigan Memorial Chapter

Ver www.vietnamfulldisclosure.org para obtener detalles sobre “Vietnam Full Disclosure”, incluyendo formas de participar desde ahora hasta el Día de los Caídos.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección
Videos

Comentarios
3
Comentarios
Hay que evitar mas guerra para no terminar como lo que sucedió en el Vietnam que solo ganaron los comerciantes de armas, latinoamérica quiere paz absoluta.
Es asombrosa la capacidad de la especie humana de sobre ponerse a desgracias de enormes proporciones. Los protagonistas de la guerra fría escogieron terrenos ajenos para librar sus batallas por la hegemonía mundial.
Ninguna guerra de EU ha sido por defender ningún ideal noble o altruista. Todas fueron por beneficiar al gran capital.
Nota sin comentarios populares.