• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
¡El futuro de Brasil es ahora!

| Foto: Reuters

Publicado 9 marzo 2016



En el destino de Lula se decide el destino de Brasil.

El futuro de Brasil depende de lo que ocurra con Lula. O la derecha logra excluirlo de la vida política, por la represión física y jurídica y hace lo que le da la gana con el país de nuevo. O Lula supera todo, se elige presidente de Brasil y retoma el camino eel mejor gobierno que el país ya tuvo.

La derecha siempre tuvo la obsesión de que un día el PT lograría ganar la presidencia, que fracasaría y que así  podría dirigir el país con tranquilidad. Lula ganó pero, al contrario, su gobierno resultó más que cualquier expectativa optimista. A partir de ese momento la derecha se puso a apuntar todos sus petardos hacia Lula y el PT.

Han intentado derrotarlo en 2006, no lo han logrado. Intentaron impedir que Lula eligiera a su sucesora, no lo han logrado. Han intentando impedir que ella se reeligiera, no lo han logrado.

Ahora se dedica a tratar de impedir que Lula sea el candidato de nuevo, gane y vuelva a ser presidente de Brasil.
Sería un golpe blanco: castraría la democracia brasileña de su principal líder por una vía institucional absolutamente corrompida. Excluir a Lula de la vida política es herir de muerte a la frágil democracia brasileña. Primero fueron invadiendo espacios institucionales con el judiciario, después con la misma Policía Federal. El pretexto del combate a la corrupción es una farsa, dado que los sectores de oposición al gobierno son totalmente inmunes a esas acusaciones, que se concentran solamente en el PT y en el gobierno. Se trata de una operación política de persecución a Lula.

Si llegaran a lograr dar ese golpe blanco, Brasil se volverá a una “democracia restringida”, un Estado de excepción, excluyendo a los movimientos sociales, en contra de todas las fuerzas democráticas, contra el mundo de la cultura, contra todo lo que resista a su ofensiva represiva. Los medios de comunicación se encargarían de esconder todo y de promover la idea de que la democracia saldría fortalecida, que el obstáculo para el país será volver a creer en Lula.

Si Lula logra superar esa ofensiva y sale todavía más fortalecido – que es lo que está ocurriendo ahora – empezando desde ahora la campaña electoral de 2018, denunciando la politizacion y facistización del judiciario, o la frágil democracia brasileña, la ofensiva en contra de él está derrotada.

O Brasil democratiza a su Estado o la derecha, metida en el Estado, terminará con la democracia en Brasil. El momento decisivo es este. Es la hora cuando Brasil decide su futuro. En el destino de Lula se decide el destino de Brasil.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.