• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
‘El Nuevo Modelo de Austeridad’ de La Eurozona
Publicado 21 octubre 2014
En las próximas semanas y meses, a medida que la economía de la Eurozona se debilita aún más, es probable que los debates y divisiones dentro de las elites capitalistas de la Eurozona continuaran intensificándose.

La economía de la eurozona en realidad nunca se ha recuperado de la crisis financiera y la recesión 2008-09. Las políticas de austeridad - que jugaron un papel importante en la prevención de una recuperación económica de la Eurozona sostenida durante los últimos cinco años, ahora están evolucionando en formas aún más nuevas.

Eventos en el pasado reciente en España, medidas aprobadas apenas la semana pasada por el recién formado gobierno Renzi en Italia, y las propuestas que se debaten en este mismo momento por parte de Holland en Francia apuntan a nuevas formas de austeridad, ahora tomando forma en la Eurozona.

Ya no sólo recortes en los programas sociales del gobierno y la eliminación de los subsidios para los trabajadores pobres, como antes, el  "nuevo modelo" de austeridad emergente en la Eurozona consiste en ataques directos a los salarios y los ingresos de los trabajadores. El plan consiste en mantener bajos los salarios con el fin de disminuir los costes empresariales y el precio de las exportaciones. Impulsando las exportaciones, se espera, dará lugar a una mayor inversión que ha venido disminuyendo de manera constante desde hace años en la Eurozona. Este escenario se lleva a cabo bajo la cobertura de lo que se llama "reformas económicas estructurales" en general  y, específicamente, "reforma del mercado de trabajo",  como el elemento central de las reformas estructurales generales.

Recesiones de la Eurozona: lo que es diferente esta vez

Las 18 economías de la Eurozona ya han experimentado dos recesiones desde 2008. Intercaladas entre ellas, dos recuperaciones muy breves, superficiales y débiles. La primavera pasada, la región sufrió nuevamente una recesión, la tercera. La primera recesión represento la participación de la región en la crisis financiera y económica mundial de 2008-09. La segunda recesión del 2011-12 se concentró en gran parte en las economías periféricas de la región- especialmente Grecia, Italia, España y Portugal. La actual recesión 2014 parece tendrá incluso un impacto potencial más amplio. Ahora Francia y Alemania - este último país tiene el 29% de toda la producción de la zona euro - aparecen liderando y en camino a una recesión.

La economía alemana creció y desalentó la segunda recesión de la Eurozona. Pero disminuyó en el segundo trimestre de este año, el 2014, y casi con seguridad lo hará de nuevo en el 3er trimestre que acaba de concluir el 30 de septiembre. Datos mensuales recientes muestran que los pedidos de fábrica alemanes han caído un -5.7 % el mes pasado, la mayor cantidad desde el 2009; su producción industrial cayó -4 %, y las exportaciones se redujeron en -5,8%. Con el ‘núcleo’ de las economías de la Eurozona,  como Alemania, debilitándose esta vez, la tercera recesión de la Eurozona puede resultar no sólo cualitativamente diferente, sino potencialmente más grave.

El 2014 la recesión se produce en un momento en el que toda la región sigue estando, en conjunto, más de 2% por debajo de su pico en el 2008, la economía de la España de hoy, 2014, sigue siendo -6,5% por debajo de su pico y la italiana un 9% por debajo del suyo. Después de cinco años de "recuperación", el rendimiento de Francia es sólo el 1 % mayor que en el 2008, y Alemania de sólo el 3 %. Eso es menos de un medio por ciento de crecimiento por año después de cinco años consecutivos de las dos mayores economías, Alemania y Francia. En el mejor de los casos, es un estancamiento por cinco años de dos de las economías más grandes de la región, mientras que Italia y España, las siguientes economías en tamaño, todavía siguen sumidas en una profunda recesión y depresión respectivamente después de cinco años y sin avizorar una recuperación real para ninguna, en un futuro cercano.

Tal vez el mejor indicador de la profunda debilidad de la economía de la Eurozona hoy, es su mercado laboral. En la región, en su conjunto, el desempleo se ha mantenido constantemente en el 11 % -12 % durante más de cinco años. En Italia es más del 12 %, Francia 10,5 %, y en España todavía casi un 25 %. Pero el panorama es aún peor de lo que estas estadísticas generales de empleo a menudo reportan. Tasas de desempleo juvenil en Italia y en España, por ejemplo, son un 45% más. Y esos jóvenes que han sido capaces de obtener un trabajo están limitados a trabajar a tiempo parcial o trabajos temporales. En Francia el porcentaje de los jóvenes en edad de 15-24 años que trabajan como trabajadores temporales ha aumentado a un 59 %. En Alemania es el 52%, Italia 54 %, y en España un increíble 65 % sólo puede encontrar trabajo temporal, eso si encuentran trabajo. Y no se trata sólo de trabajadores jóvenes de 15-24. En Italia, el 70 % de todos los nuevos empleados han sido trabajadores temporales. Temporales significa salarios más bajos, menos beneficios, menos seguridad en el empleo, y los "derechos" del empleador a despedir a voluntad. El alto nivel de desempleo crónico y la gran cantidad de trabajos temporales con bajos salarios se traduce en compresión de los salarios en general, con pocas excepciones, para el resto de la clase trabajadora de la Eurozona.

Sin embargo, el objetivo del "nuevo modelo" de austeridad  en la agenda de la Eurozona está diseñado para ampliar y profundizar esa compresión de los salarios mediante la introducción de lo que se llama "reforma del mercado laboral'. Además de un alto desempleo y la contratación temporal , que continuará como una fuerza dual deprimiendo los salarios, la nueva tercera fuerza de la 'reforma del mercado laboral'  extenderá el corte de salarios aún más, apuntando no solo a los trabajadores no - temporales, sino permanentes de la clase trabajadora de la Eurozona en Italia, Francia, y en otros lugares.

La razón fundamental detrás del nuevo ataque directo a los salarios es el argumento de un número cada vez mayor de políticos y de la elite Euro capitalista, que creen que Europa debe de alguna manera "exportar" su manera de salir de esta última recesión. Las políticas monetarias de los Bancos Centrales han fracasado durante cinco años para conseguir que los bancos europeos presten dinero. Y formas anteriores de política de austeridad no han reducido el crecimiento del gobierno y la deuda del sector privado. Así que las exportaciones deben ser la respuesta. El enfoque en las exportaciones significa que los costos de producción deben reducirse. Esto significa a su vez una reducción de los costos de mano de obra - es decir, reduciendo los salarios y buscando otras maneras de aumentar la productividad. Eso quiere decir que aquello que llaman "reformas del mercado de trabajo” – es solamente una frase oculta para la reducción de los salarios.

España: Probando la "Devaluación Interna" mediante la reducción salarial.

El precursor de este nuevo modelo de austeridad ha sido probado en los últimos dos años en España. La depresión nivelo el desempleo a un 25% reduciendo los salarios. La contratación de trabajadores temporales en su mayoría, en los últimos cinco años ha mantenido los salarios deprimidos. Otras "reformas del mercado de trabajo" han sido probadas por el  gobierno conservador de Rajoy. Incluyendo la introducción de límites a la negociación salarial colectiva de los trabajadores.

El resultado en España ha sido más bajos costos de producción que han hecho más competitivas las exportaciones españolas en los últimos años. Hasta el punto que la economía española ha cesado su declive recientemente, en gran parte debido al aumento de sus exportaciones - exportación hechas posibles por la reducción salarial drástica que han reducido los costos y por lo tanto los precios de las exportaciones. Si bien el crecimiento económico sólo ha aumentado un 0,6% según las cifras más recientes, se ha detenido la caída de la economía de España. Este hecho no ha pasado desapercibido para los políticos capitalistas en otras partes de Europa. La política española de reducir los costos y los precios de las exportaciones mediante la reducción de los salarios se refiere a veces como la "devaluación interna". Con el euro como su moneda, España no lo puede devaluar formalmente por sí mismo para obtener una ventaja de costos - precios para impulsar las exportaciones. Pero puede "devaluarlo internamente”' y aumentar las exportaciones debido a la reducción de los costes laborales, que es lo que ha hecho.

Pero subiendo el desempleo hasta niveles de un 25 %  en Francia, Italia y otros lugares - como en la actualidad en España, Grecia, y en menor medida en Portugal - no es una opción política para Italia, Francia y las economías centrales del norte de la Eurozona. Con un desempleo de alrededor del 12 % a lo largo de la Eurozona por los últimos cinco años ya están dando lugar a un desplazamiento hacia la derecha en la política en todo el continente. Partidos de extrema derecha y fascistas nacientes están creciendo en todas partes. Élites capitalistas de la Eurozona se dan cuenta de que el futuro de la inestabilidad política no ayudará a la recuperación económica en Italia, Francia y las economías ‘centrales’ de la zona. Reconocen que un levantamiento político similar en su frontera oriental, en Ucrania, ya ha hecho mella en serio en sus economías  Así que programando un nivel de desempleo del 25% como medio para deprimir profundamente salarios - como en España y en otros lugares no es posible en las economías centrales de la región. Por lo tanto, otra forma se debe encontrar en Francia, Italia, y las economías del norte, que ahora están cayendo en recesión, a fin de generar una recuperación impulsada por las exportaciones. La "Devaluación interna" para reducir los costos de mano de obra tendrá que tomar otra forma. Ese "otro camino” es la "reforma del mercado de trabajo” - es decir, otro nombre para la reducción de salarios focalizada en los trabajadores no temporales permanentes de la fuerza de trabajo.

La reforma del mercado de trabajo en Italia

En febrero pasado un nuevo primer ministro, de 39 años de edad, Matteo Renzi, fue elegido y asumió el control de la política gubernamental. Renzi propuso de inmediato las reformas estructurales del mercado de trabajo. De hecho,  él hizo de la "reforma del mercado de trabajo” su anunciada primera prioridad. Las propuestas de reforma de Renzi fueron adoptadas por el Senado italiano la semana pasada, a principios de octubre del 2014. Se espera que pasen la legislatura italiana para fin de año y entren en vigencia en algún momento en el 2015.

No todos los detalles son evidentes aún, pero algunos esquemas si lo son. Alrededor de una cuarta parte de los 25 millones de trabajadores de Italia son el blanco de las nuevas reformas. Lo que se sabe hasta ahora es que las nuevas reglas "de reforma del mercado de trabajo” de Italia, hará más fácil para los empleadores contratar y despedir trabajadores -tanto trabajadores recién contratados, como trabajadores temporales. Será más fácil despedir o suspender a trabajadores permanentes. Los trabajadores tendrán menos acceso a las salas de corte si son despedidos. No hay duda de que prevén una subida en desempleo permanente ya que los empleadores tendrán más libertad para deshacerse de los trabajadores, las  medidas de Renzi exigen un gran aumento en el gasto en prestaciones por desempleo de 18 mil millones de Euros. 'También se reducen los beneficios, indemnizaciones y derechos cuando son inicialmente contratados, y es sólo poco a poco,' a medida que adquieren la antigüedad en el trabajo que irán ganando beneficios. Límite a la capacidad colectiva de los trabajadores para hacer negociaciones serian parte de la nueva 'reforma’, aunque no se conocen hasta el momento los detalles. Medidas similares a las implementadas por España para limitar la negociación salarial pueden tal vez servir como punto de partida. No sólo las reformas del mercado laboral reducen los costos laborales por la compresión de los salarios para los nuevos segmentos de la clase obrera, sino las reformas de Renzi incluyen la reducción de costos por la reducción de impuestos a los negocios. Recortes de impuestos de  negocios equivalentes a 32 mil millones de euros forman parte de las reformas Renzi. La disminución de los ingresos fiscales requerirá probablemente más reducciones de gastos del gobierno, asegurando así  que las medidas de austeridad tradicionales también seguirán.

Es importante notar que  formas previas de austeridad se prevé que continúen, tanto en España como en Italia. Las nuevas reformas estructurales del mercado laboral son además de, no en lugar de, las formas previas de austeridad. Hasta ahora, las medidas de austeridad de la Eurozona han asumido tres formas básicas. La austeridad ha significado una profunda reducción del gasto público, especialmente en los programas sociales, con las correspondientes reducciones en los trabajos del gobierno y la inversión en infraestructura del gobierno. La austeridad también ha tomado la forma de  gobiernos vendiendo activos públicos a inversores privados para luego explotarlos con fines de lucro.  'Privatización' significa la venta de partes de los sistemas nacionales de atención de la salud, empresas previamente nacionalizadas, servicios públicos nacionalizados, bancos públicos, etc.  Austeridad hasta la fecha también ha significado el aumento de cuotas, cargos gubernamentales, nuevos impuestos de diversa índole cargados a los consumidores y a hogares de  la clase trabajadora, mientras eliminan simultáneamente alimentos esenciales, transporte, y otros subsidios para los trabajadores pobres. Estas son las "viejas" formas tradicionales de austeridad; las nuevas formas se producirán bajo la cobertura de la llamada "reforma del mercado de trabajo" y otras reformas económicas estructurales. Formas previas han sido diseñadas para hacer que los trabajadores paguen indirectamente por la recesión y el fracaso de las políticas de recuperación de los bancos centrales de la Eurozona desde el 2009. Con la reforma del mercado de trabajo, el nuevo énfasis es la reducción del salario y los ingresos.

Francia seguirá a Italia—lentamente

El impulso a la reforma del mercado de trabajo y estructural es parte de un creciente consenso entre las elites capitalistas de la Eurozona en general, que un cambio a algún tipo de política de crecimiento es necesario si no Europa va a descender aún más rápido y más profundo en la recesión.  La reforma del mercado de trabajo, y la reforma económica estructural más amplia, son vistas cada vez más como la forma de generar inversión y crecimiento. Estrategias anteriores desde el 2009 destinadas a estimular el crédito bancario con la inyección masiva de dinero del banco central han fracasado claramente en la Eurozona (como ha ocurrido en Japón y los EE.UU). Niveles de Gobierno y de deuda privada también han seguido aumentando a pesar de cinco años de inyecciones monetarias. Así que otra manera de "crecer fuera de la crisis" está siendo debatida en toda la región. Uno de los elementos que salen de ese 'debate sobre el crecimiento' es que la Eurozona en general, y las economías como Francia, Italia, España y otras deben expandir las exportaciones con el fin de estimular a su vez nuevas inversiones. Pero los costos, primero salariales y laborales deben reducirse para impulsar las exportaciones. Ahí es donde viene la  'reforma del mercado de trabajo’ y la reducción de los costes laborales, es decir, "devaluación interna" entra en juego en la política y la nueva estrategia en curso.

Con Italia en camino a la implementación de la "reforma del mercado de trabajo" como una nueva forma de Austeridad, Francia la sigue muy de cerca, pero aún no se ha puesto en marcha una política laboral similar. La presión de los capitalistas de la Eurozona y las élites -especialmente los Bancos Centrales  - está creciendo y exigiendo que Francia acelere el proceso. Indicativo de esta presión son las recientes declaraciones públicas de Jyrki Katainen, quien asumirá el papel de Vicepresidente de Empleos, Crecimiento, Inversión y Competitividad el 1 de noviembre por la Comisión Europea. Katainen elogió la semana pasada las nuevas reformas del mercado laboral de Italia, declarando que "es una cosa muy buena que están haciendo". Por otra parte, criticó a Francia, diciendo “que Francia debe hacer más". El FMI, el gobierno de Alemania, y los banqueros centrales en toda la Eurozona se han sumado a su voz, en un golpe de tambor cada vez mayor de demandas para que Francia introduzca más rápidamente las reformas del mercado laboral y otras reformas estructurales.

Mientras que Francia va a la zaga  de España e Italia en la implementación de la reforma del mercado de trabajo, el presidente francés, Francois Holland, se ha comprometido a anunciar reformas del mercado del trabajo, y las más amplias reformas de la estructura económica en Francia, a finales de este año y principios de 2015. Las primeras indicaciones de estas reformas incluirían propuestas de desregular diversas industrias para vender 100 millones de euros de activos públicos - compañías estatales  - y recortar impuestos a negocios por 40 mil millones de Euros. Francia también ampliará los fines de semana las compras navideñas. Eso significará más trabajadores a tiempo parcial y temporal y posiblemente haciendo que los trabajadores trabajen más horas extras sin que les sean reconocidos fines de semana y días feriados. Ambos reducirían los niveles generales de salarios. Cualquier otro anuncio de reforma en 2015 es casi seguro que incluirá nuevas reducciones de las pensiones. Al mismo tiempo, como en Italia y España, previas formas de austeridad al parecer continuarán, ya que Francia ha indicado que seguirá adelante con los recortes de gastos previamente comprometidos de 50 mil millones de Euros.

En las próximas semanas y meses, ya que la economía de la Eurozona se debilita aún más, es probable que los debates y divisiones dentro de las élites capitalistas de la Eurozona continúen intensificándose.  Algunos argumentarán aún más que la inyección de dinero del banco central QE es la respuesta para detener la nueva caída económica. Alemania y los Banqueros Centrales se echaran hacia atrás en esto. Nuevas voces seguirán argumentando a favor de una mayor inversión y gasto público. Pero el aumento de los niveles de deuda del gobierno y la oposición a este plan por las fuerzas políticas en la Comisión Europea, en Alemania, y en otros lugares, hará que el aumento en el gasto gubernamental sea poco probable. La ‘comprometida’ nueva dirección y nueva política con más probabilidades de ser aceptada por las diferentes divisiones dentro de la élite capitalista Eurozona es la senda de crecimiento inicialmente promovida por España y hasta ahora seguida por Italia - es decir, impulsada por las exportaciones de crecimiento a través de los costes laborales y la reducción de los salarios bajo la cobertura ideológica llamada "reforma del mercado de trabajo. Las exportaciones moverán inversiones privadas, no del gobierno. Y aún más reducción de los costes laborales y los salarios de compresión - es decir, más 'devaluación interna' - para impulsar las exportaciones

Pero aumentar las exportaciones mediante la reforma del mercado de trabajo y la compresión salarial plantea la cuestión aún más profunda de '¿hacia donde van a aumentar las exportaciones?’ Si la economía mundial - desde China a Japón y América Latina, e incluso los EE.UU en 2015 debería aumentar las tasas de interés - continua a un ritmo lento, como claramente lo está haciendo ahora, ¿quién va a comprar las exportaciones de la Eurozona?

Jack Rasmus es el autor de 'La recesión épica: Preludio a la depresión mundial ', Pluto Press 2010; ’Economía de Obama: Recuperación para unos pocos', Plutón, 2012; y las próximas 'Transitions to Global Depresión', Clarity Press, 2015 Su sitio web es: www.kyklosproductions.com y blog, jackrasmus.com.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.