• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
El Subcomandante Marcos monta a caballo delante de los miembros de base de apoyo Zapatista en La Realidad, durante un homenaje al compañero caído Galeano, quien fue asesinado en un ataque paramilitar, el 2 de mayo de 2014.

El Subcomandante Marcos monta a caballo delante de los miembros de base de apoyo Zapatista en La Realidad, durante un homenaje al compañero caído Galeano, quien fue asesinado en un ataque paramilitar, el 2 de mayo de 2014. | Foto: Tim Russo / Upside Down World

Publicado 10 noviembre 2015



Mientras México celebra El Grito en medio de la crisis, los rebeldes de Chiapas en silencio organizan.

El 16 de septiembre de 1810, el sacerdote católico rebelde, Miguel Hidalgo y Costilla, dio el “Grito de Dolores" en el pueblo de Dolores, como una proclamación de la independencia de México de la corona española.

Hidalgo instó a la resistencia al "mal gobierno" y encendió una guerra revolucionaria que condujo a la "Declaración de Independencia del Imperio Mexicano" el 28 de septiembre de 1821. México celebra su independencia del dominio colonial español en el aniversario de El Grito cada septiembre 16 con un arrebato de patriotismo y jolgorio general.

Pero mientras que El Grito ahora es un simple concurso entre funcionarios del gobierno en todo el país, que suben al escenario para dirigir las diferentes interpretaciones del "¡Viva México!" Muchos también tienen en mente la arenga de Hidalgo para resistir al "mal gobierno".

El año pasado, cientos de miles de personas salieron a las calles a raíz de la desaparición de 43 activistas estudiantiles de Ayotzinapa por las fuerzas de seguridad, exigiendo justicia y un alto a la impunidad y la corrupción. La respuesta del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto fue ignorar las protestas y el intento de bloquear las investigaciones independientes sobre la atrocidad. En una dura crítica a la gestión del gobierno por la peor atrocidad contra los Derechos Humanos en la historia reciente, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos publicó su informe de este mes, donde rotundamente desmiente la versión oficial del gobierno.

A lo largo de 2015, los asesinatos, la represión y la impunidad han continuado, con el asesinato del reportero gráfico Rubén Espinosa, de la activista Nadia Vera y tres asociados en la Ciudad de México, creando un escándalo internacional y llevando gente a la calle una vez más. En julio, el capo de las drogas, Joaquín "El Chapo" Guzmán escapó de la prisión (de nuevo), se sospecha de complicidad oficial, y cuando los vínculos entre los funcionarios de graduación superior y los criminales de la droga se vuelven cada vez más evidentes en lo que muchos llaman un "Narco Estado".

Mientras la crisis institucional de México se intensifica - aumentando junto con los niveles de precariedad económica - México parece que va para otro "Grito" de resistencia al "mal gobierno". ¿Y quién se encuentra mejor posicionado para convocar una nueva reunión que los rebeldes con sede en Chiapas desde hace mucho tiempo, los Zapatistas?

¿Dónde están los Zapatistas ahora?

Contrario a sus detractores que dicen que ya no tienen peso en la agenda nacional, los Zapatistas se han mantenido muy ocupados, aunque con un perfil bajo. Veintiún años después del levantamiento armado de 1994, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), se mantiene intacto y ha consolidado una amplia franja de territorio bajo su control autónomo de facto. Su base de apoyo local ha crecido a lo largo de estas dos décadas, como lo demuestra su más grande movilización pública de diciembre del 2012, con 40 mil indígenas rebeldes enmascarados marchando en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, representando a lasmás de mil comunidades y pueblos rurales afiliados al movimiento.

"Pero, ¿dónde están los Zapatistas ahora, en este momento de crisis nacional?" preguntan los críticos. Como siempre, los Zapatistas lo están haciendo a su manera y en su propio tiempo. No están emitiendo un nuevo "Grito", sin grandilocuencia, más bien en un proceso de meditación del pensamiento crítico con otros movimientos sociales. La estrategia actual se basa en la promoción de la educación entre la base de apoyo a través de "Escuelitas" Zapatistas – a lo ancho de la región, y en segundo lugar, la convocatoria de seminarios alrededor de un pensamiento crítico con la participación de una amplia gama de movimientos sociales y de protesta, tanto mexicanos como internacionales. También continúan atrayendo a miles de seguidores de fuera de su territorio autónomo a través de sus celebraciones de aniversario, siendo la última el Festival de fin de año de resistencia y rebelión contra el capitalismo.

Una nueva publicación zapatista ‘El Pensamiento Crítico frente a la Hidra Capitalista’ (julio de 2015), describe el análisis de lo que pasa dentro del movimiento. El libro es el producto de un seminario activista del mismo nombre celebrado en San Cristóbal de las Casas en mayo de 2015, a la que asistieron un par de miles de participantes, incluidas las familias de los estudiantes de Ayotzinapa, y muchos líderes intelectuales de izquierda. Si bien reconoce que México está entrando en una etapa de crisis sin precedentes - o, "se acerca una tormenta", como un prominente Zapatista, el subcomandante Moisés, señaló - vamos inexorablemente hacia un colapso sistémico, los Zapatistas están usando el pensamiento crítico como un medio hacia la búsqueda de soluciones. "El pensamiento crítico no es el pensamiento que habla de catástrofes", señaló el reconocido intelectual John Holloway, participante en el seminario, "sino el pensamiento que busca la esperanza dentro de la catástrofe".

Identificandoal capitalismo neoliberal global como el problema, el líder rebelde histórico, el Subcomandante Marcos (ahora rebautizado como Galeano en honor al maestro Zapatista asesinado por paramilitares en mayo 2014) explica el uso del término "hidra".

"Este sistema capitalista no es dominante en sólo un aspecto de la vida social, sino más bien, tiene múltiples cabezas, esto es, muchas formas y maneras de dominar en diferentes y diversos espacios sociales", dijo. Y con su ingenio inimitable, el comandante rebelde enmascarado añadió - "Lo siento, pero esta cosa del 'Estado' es mucho más complicado que las líneas torcidas en Juego de Tronos". Como siempre, los Zapatistas no proporcionan respuestas prefabricadas, sino hacen preguntas, insistiendo que su papel no es el dedar instrucciones, sino provocar el pensamiento. "No hay una respuesta única", según el subcomandante Moisés, "no existe un manual. No hay dogma. No hay credo. Hay muchas respuestas, muchas formas, muchas maneras. Y cada uno de nosotros verá lo que somos capaces de hacer y aprender de nuestra propia lucha y de otras luchas".

Es un proceso que trata de unir a las personas que resisten bajo “unno, y muchos síes", y de crear un "semillero" de las ideas, de donde las soluciones a la crisis florecerán. La única directriz dada por los Zapatistas es que la gente debe organizarse colectivamente.

Contra todo pronóstico

Los Zapatistas han impulsado un mensaje similar desde hace muchos años y han organizado diversas iniciativas. En 2006 se puso en marcha la Otra Campaña, abogando por la democracia participativa y criticando el proceso electoral. Esa campaña comenzó el 16 de septiembre, coincidiendo con El Grito, y logró movilizar a cientos de miles de personas en eventos masivos realizados en todo el país antes de diluirse después de unos meses ya que el país era presa de una ola abrumadora de violencia relacionada con el narco. Nueve años después, los Zapatistas están tomando un enfoque diferente.

Los críticos insisten en que los Zapatistas se han vuelto irrelevantes, pero 21 años después del levantamiento inicial, y contra todo pronóstico, todavía están aquí, encarnando la resistencia y la implacable determinación rebelde. Ellos no han sido derrotados, cooptados o vendidos. Aún más conmovedor, sus ideas tienen vigencia no sólo en los movimientos sociales globales, sino también en las luchas de primera línea, como se vio en Kobanê, Siria, donde los defensores Kurdos abrazan una práctica similar de democracia directa, creando vínculos directos con los Zapatistas.

El analista latinoamericano Raúl Zibechi, hablando recientemente, coloca a los Zapatistas en una perspectiva histórica más amplia: "La experiencia Zapatista es un logro histórico que nunca había existido antes en las luchas de los de abajo, a excepción de los 69 días que duró la Comuna de París y el breve tiempo de los soviéticos antes de la reconstrucción del Estado Estalinista". Sería una locura subestimar a los Zapatistas en este punto del tiempo.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.