• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Deshaciendo a Leopoldo López

| Foto: Archivo

Publicado 7 agosto 2015

El artículo de ‘Foreign Policy’ de Roberto Lovato representa una grieta en el enorme edificio de la propaganda.

El Presidente de Venezuela Nicolás Maduro ha tratado de impedir que las víctimas de las violentas protestas, que fueron dirigidas por el encarcelado líder de la oposiciónLeopoldo López en el 2014, queden en el olvido - específicamente los agentes de policía y partidarios del gobierno que fueron asesinados y que representan aproximadamente la mitad de las muertes relacionadas con la protesta- . Víctimas como Gisella Rubilar, madre de cuatro hijos, asesinadade un disparo en la cabeza mientras limpiaba una barricada erigida en su barrio por los manifestantes son invisibles para los medios internacionales –muy raramente registrados como estadísticas y mucho menos como personas. López, por su parte, ha sido constantemente retratado como un héroe a favor de la democracia y como una víctima.

Por eso me sorprendió que Foreign Policy haya publicado tan larga y devastadora exposición de Roberto Lovato sobre Leopoldo López. Cuando Desmond Tutu, una persona decente que no es de extrema derecha, compara a Leopoldo López con Martin Luther King, te dice lo cómicamente unilateral y deshonesta que ha sidola presentación de López por parte de los medios internacionales. Un reciente y mucho más típico escrito de “Foreign Policy” sobre López se publicó con el título de "Última Esperanza de Venezuela". El título resume perfectamente el artículo pero también muestra la forma en que la prensa internacional ha representado a la oposición venezolana desde al menos el 2001.

En el Reino Unido, el periódico ‘The Guardian’, tan liberal como una corporación puede llegar a serlo, tuvo una cobertura sobre Venezuela con un 85% de hostilidad al gobierno entre los años 2006 al 2012. La publicación del artículo de Lovato es una pequeña grieta en un edificio de propaganda que se ha construido durante muchos años. Algunas de las reacciones de la oposición venezolana al artículo de Lovato muestran cuán completamente han llegado a considerar a los medios de comunicación internacionales como su territorio. Las reacciones también han puesto de manifiesto las divisiones dentro de la oposición que Lovato describe.

Lovato explicó que López y sus más cercanos aliados participaron en un golpe militar en el 2002 que derrocó por dos días a Hugo Chávez - presidente democráticamente electo de Venezuela y mentor de Nicolás Maduro-. Lovato describe cómo Leopoldo López encabezó la "detención" de un Ministro del Gobierno durante el golpe de Estado. Aquí hay un video de López dirigiendo el secuestro.

 

Y este otro video muestra a López dando una relación detallada del mismo.

 

Y a los 19 segundos de otro vídeo, López está en la escena del secuestro diciendo a los periodistas que "el presidente Carmona ha sido actualizado sobre la situación".

 

"El Presidente" Pedro Carmona fue dirigente de la Federación de lasCámaras de Negociosy acababa de elegirse a sí mismo como dictador de Venezuela.

Antes de que Chávez fuera devuelto al Palacio de Miraflores, el infame Decreto Carmona anuló ilegalmente la Constitución de Venezuela que había sido ratificada en un referéndum en 1999. El decreto fue firmado por la política de extrema derecha María Corina Machado, por el padre de Leopoldo López, y por otros aliados cercanos a López mencionados por Lovato en su artículo. Los firmantes del Decreto Carmona han afirmado que se limitaron a poner sus nombres en una hoja de asistencia - una hoja de asistencia para un mitin de celebración con el dictador. Este video expone la aseveración de la "hoja de asistencia" como una mentira.

 

Casi al minuto 19:30, justo después de que el decreto se lee en voz alta, a los asistentes, que lo habían estado vitoreando desenfrenadamente después decada artículo, se les pide que lo firmen. Casi al minuto 20:40 del video, Carmona nomina a Leopoldo Martínez, un aliado político de Leopoldo López en ese momento, como su ministro de Finanzas. Martínez aparece a continuación diciendo que él tiene la intención de mantener un perfil bajo como uno de los ministros del dictador. Más o menos al minuto 24:00 se puede ver brevemente a López en un programa de televisión, asintiendo con la cabeza y aprobando justo después de que los medios de comunicación privados son alabados por su contribución al golpe de Estado.

Los abogados de Leopoldo López descaradamente mintieron cuando, como Lovato ha mencionado, dicen que "López no era partidario del golpe de Estado". López era partidario y participante como Lovato lo dice muy claramente. La prensa internacional esconde habitualmente este hecho a su público fuera de Venezuela. De esa manera se sale con la suya desvirtuando el caso del gobierno contra López por conspiración criminal en relación con las protestas violentas en el 2014. Los medios de comunicación también se salen con la suya al simplemente regurgitar lo que abogados deshonestos dicen sobre el caso de López. Dentro de Venezuela, sin embargo, ocultar la verdad no es posible. Tener gente prominente como Leopoldo López dentro de la oposición es un grave problema para ellos.

Por ejemplo, Juan Nagel, un bloguero de oposición, tuvo algunos elogios para el artículo de Lovato. Al responder a una avalancha de críticas en la sección de comentarios, Nagel explicó que la terca insistencia en ignorar el golpe de Estado y el papel de López es que "nos ha hecho un montón de daño". Pero Nagel se contradice a sí mismo acusando también a Lovato de tener una "fijación cryptochavista” en el golpe de estado - como si el derrocamiento violento del gobierno hubiera sido tan solo una trivialidad.

El colega bloguero de Nagel, Francisco Toro, simplemente desestimó la pieza de Lovato como un "repugnante ataque llevado a cabo por un intelectual hostil" y "una vil mierda en una publicación que debería saberlo mucho mejor".

Específicamente sobre una entrada de su blog donde aboga por "Ganar Feo" –que en realidad no es perpetrar un golpe de Estado, sino estar dispuesto a sacar provecho de uno cuando suceda.

Tratando de encubrir a Leopoldo López, todo el sistema Occidental - Gobierno de Estados Unidos, medios corporativos internacionales, industria de los derechos humanos, entre otros –no hacen otra cosa que encubrirse ellos mismo.

Human Rights Watch y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos respondieron abismalmente al golpe de Estado del 2002. Ninguno de los dos grupos pidió a Carmona renunciar y que Chávez sea reinstalado. Ninguno de los grupos pidió a otros gobiernos negar el reconocimiento a la dictadura de Carmona. Los editores del New York Times aplaudieron abiertamente el golpe de Estado. La Oficina del Inspector General del Departamento de Estado de Estados Unidos dijo que la administración Bush había "proporcionado capacitación, fortalecimiento institucional, y otro tipo de apoyo a individuos y organizaciones que se entendía participaron activamente".

Leopoldo López no pasó ningún tiempo en la cárcel por su papel en el golpe gracias a una amplia amnistía concedida por Hugo Chávez a los autores del golpe. Con el beneficio de los años y mirando en retrospectiva, ese parece haber sido un error, un error que Nicolás Maduro parece muy decidido a no repetir.

Tan bienvenido como es el artículo de Lovato, hay que ser realistas acerca de su impacto a corto plazo. La propaganda trabaja principalmente a través de la repetición. Una grieta ocasional en un enorme edificio de propaganda se puede reparar de forma rápida o incluso ignorarla. No debería sorprendernos que ‘Foreign Policy’ encuentre una excusa para retirar el artículo de Lovato o, más probablemente, regresar con venganza a la clase de propaganda que mantiene a López y al gobierno de los EEUU felices. Dicho esto, el trabajo persistente de Lovato debería animar a otros. Nunca se sabe cuándo las grietas en un edificio se propagarán y traerán toda la podrida estructura abajo.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección
Videos

Comentarios
7
Comentarios
es muy malo que venezuela no explique con orgullo que no tiene porque' exponer la identidad de sus agentes antiterrorismo a instituciones extranjeras de derecha que apoyan a la oposicion terrorista
instituciones como la UE o a payaserias auto-legitimadas como AI y HRW que son manejadas por el dpto.de estado EEUU y dirigidas por ex-empleados de la NATO, CIA y del dept.de estado.
los medios venez.de izquierda no han hecho un buen trabajo explicando las complicaciones evidenciales del proceso hecho a la hiena lopez. (vean por ejemplo la pesima calidad de los videos online telesur sobre el juicio y la evidencia).
el principal problema es que lopez conspiraba como hitler: sus terroristas leian entre las lineas de sus llamados, y por eso hay una montana de evidencia circumstancial de que lopez dirigia pero no hay ninguna prueba aislada definitiva.
¿Acaso no es un contrasentido?. ¿Será que nos han mentido todos estos años con respecto a que vivíamos en sociedades democráticas, o será que la mayoría de la humanidad somos extraterrestres?
En sociedades democráticas el poder lo ejerce la mayoría, como debe ser, pero ¿como entender que algo tan necesario como la información, la salud, la vivienda, la educación, la comida, etc, estén en manos de especuladores y ladrones?.
Yo creo, como el presidente Correa que cosas como los medios de comunicación no deberían estar monopolizados por la gente de dinero, que es la única que tiene acceso a ellos.
Nota sin comentarios populares.