• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Colombia/ELN: “No hay que abandonar el camino y la solución política al conflicto, ni la lucha por la Paz”
Publicado 20 noviembre 2019





Entrevista exclusiva con PABLO BELTRÁN, jefe de la delegación negociadora del Ejército de Liberación Nacional, ELN, en La Habana.

Las negociaciones entre el gobierno colombiano y ELN comenzaron en el 2016 pero con la llegada de Iván Duque en la presidencia, llamad por Pablo Beltrán en la siguiente entrevista como “el tercer gobierno de Álvaro Uribe, el proceso se ha estancado. Es más, Duque ha iniciado una campaña contra el gobierno cubano, exigiendo que sean deportados a Colombia los principales negociadores de la guerrilla del ELN, violando así el acta entre el gobierno de Juan Manuel Sanos y ELN en el caso de una ruptura en las negociaciones entre las dos partes, lo que también el gobierno cubano sostiene.

Dice Duque que él no firmó ese acta por lo tanto no es vinculante para él. Como una muestra del empeoramiento de las relaciones entre Cuba, como facilitador también en este proceso de paz, y el gobierno colombiano es la votación en la Asamblea General de la ONU recientemente cuando Colombia abstuvo, por la primera vez, de condenar el bloqueo estadounidense contra la isla. Vergonzosa posición que solo compartió con el régimen golpista de Ucrania.

Entre las dos partes colombo-ELN se acordaron 2016 una agenda de seis puntos:

1. Participación de la sociedad en la construcción de paz.

2. democracia para la paz.

3. Transformaciones para la paz.

4. Víctimas.

5. Fin del conflicto armado.

6. Implementación. Los países garantes del proceso son Brasil, Chile, Noruega, Venezuela y Cuba como país anfitrión; Alemania, Italia, Holanda, Suecia y Suiza configuran el Grupo de Países de Apoyo, Acompañamiento y Cooperación -GPAAC.

A continuación la entrevista con el jefe de la delegación del ELN en La Habana, Pablo Beltrán que también puede verse en video:

https://youtu.be/VuuNSgQeaZ4

 

-     En este momento estamos en la isla cubana, en pleno centro del Caribe y tenemos el honor este día de hablar con Pablo Beltrán, jefe de la delegación del Ejército de Liberación Nacional, ELN. Las negociaciones con el estado Colombiano iban a empezar hace bastante tiempo pero por muchos obstáculos que ha surgido durante este camino no ha sido posible, ni siquiera hacer una sola negociación entre las dos partes.

Pero primero que nada, Pablo, muchísimas gracias por atendernos para aclarar algunas incógnitas que la opinión pública, tanto en Colombia como el exterior tiene sobre estas negociaciones. Quisiera que nos da un poco de trasfondo de esta situación que ha surgido, no solamente que no han iniciado las negociaciones sino también que el gobierno quiere incluso que tú y los otros comandantes de la delegación sean extraditados como fueran unos terroristas internacionales y de vuelta a Colombia.

Pablo: “Gracias Dick, por venir. La delegación del diálogo de ELN junto con la delegación del gobierno de Santos en mayo de 2018 cambiamos de sitio de la mesa de Ecuador. Porque Lenin Moreno en ese momento dijo que no quería ser más sede de los diálogos. Le pedimos a Cuba, tanto el gobierno de Santos como el ELN, venir aquí a La Habana y proseguir la mesa acá. La mesa es traslada acá de mayo hasta agosto. Se hizo, dijéramos un buen inicio de la negociación. La expectativa era que llegaba el gobierno poder continuarla. Pero claro, era muy difícil porque llegó al gobierno Uribe otra vez. Estamos en el tercer gobierno Uribe y Uribe siempre ha dicho que iba a hacer trizas la paz. Y la hizo. Eso significó violar flagrantemente todos los acuerdos que firmaron con las Farc y cumplirlos. Comenzaron la persecución contra los principales jefes. Aliarse con la DEA de EEUU para extraditar a varios jefes que habían firmado la paz. Eso obligó a que esos jefes se refugiaban y se apartaran del proceso de anunciaran que el proceso había sido enterrado sin pena ni gloria”.

“En cuanto a ELN Duque comenzó diciendo que que iba a evaluar donde había acabado el proceso con Santos. Nunca valió. Al final dijo ¡que no! que ELN debía desaparecer y desarmarse. Ahí sí comenzaron una negociación, un poco absurdo. Hizo un montón de requisitos previos”.

“Nosotros le dijimos; `si usted tiene críticas a lo que hicimos con Santos, nombre su delegación y llevarlas a la mesa y ahí las discutimos´. Pues las conversaciones pasa en eso; se sientan las dos partes y llevan cada uno lleva sus argumentos a la mesa. Los invitamos sí. A nosotros se nos dijo; ¡`no se levanten de la mesa´! Después el gobierno dijo que `Cuba era un refugio de terroristas´. Lo que le han dicho todos los países garantes es; `¡no señor! La delegación está acá porque el gobierno lo pidió´. En Bogotá dijeron: ¡no pero eso fue Santos, no nosotros! Por allá uno puede leer; `oiga; si Usted no firmó la deuda externa, entonces ¿por qué la está pagando´? Si, ¿porque la paga? ¿Porque no la niega?

“Comenzó un proceso en contra de los acuerdos, en contra de esa voluntad de paz que comenzó en el gobierno anterior y hoy pues todo eso está muy postrado los acuerdos con la Farc. Los han reducido solamente a la reinserción. A ellos los tienen muy estigmatizados. Están matando ya van llegando a 200 ex combatientes muertos y familiares de ellos. Los líderes campesinos que se comprometieron con programa voluntario de sustitución de cultivos ilícitos son los que más están matando. Hay otros centenares de líderes que han matado. Entonces no es un ambiente de paz el que ha llegado con este gobierno sino ese ambiente de guerra. Dentro de ese ambiente de guerra por supuesto que Duque, y Uribe sobre todo, ha dicho que no le interesa darle continuidad ni al proceso de paz con las Farc, ni a un proceso de paz con nosotros. En ese punto estamos”.

-    Hay posibilidad de que el gobierno de Duque va a decir; bueno ya el acuerdo de paz ya no sirve más. ¿En qué situación va a quedar entonces los que está defendiendo ese acuerdo con todo?

“Había un pulso importante por ejemplo alrededor de cosas de Justicia Especial para la Paz [JEP]. El gobierno ha tratado de enterrar varias cosas sobre las comisiones de la verdad y lo de justicia. Pero hay sectores de la sociedad que han defendido con fuerza eso y le han doblado el brazo al gobierno. También el gobierno no la ha tenido fácil para enterrar todo el acuerdo y lo que no ha podido es porque ha habido una puja muy fuerte con sectores de la sociedad. Eso es muy importante. Porque todo ese proceso de paz que comenzó Santos con todas las imperfecciones que tiene y los incumplimientos que ha hecho ahora este gobierno, pero ha generado una esperanza. Sobre todo ahí dijéramos una esperanza para pasar la página a la guerra. Eso es algo histórico en Colombia. Es un gran resultado. Hay muchos sectores en Colombia, existen fuerzas políticas y sociales que están luchando para que esa esperanza no muera y presionar al gobierno para que respete los acuerdos y también para que se reabra esta mesa de negociaciones”.

-  Es como entre una pareja, si no existe el amor de la otra parte ya no funciona la relación.

“Tenemos una cosa muy clara desde el estado, o más bien desde el régimen no hay ninguna voluntad de cambio. Porque lo que pide Colombia es cambios. Ninguna voluntad de darle respuesta a la esperanza de paz. Eso no es el régimen que tenemos. ¿Cuál es lo que queda? Que la sociedad retome el proceso de paz y lo presione y lo saque adelante. Ya ha habido muestras de eso. Sectores donde el gobierno se ha empeñado obsesivamente por hundir cosas de la paz, la sociedad se la ha enfrentado y le ha ganado. Ya está mostrando un camino, que así como se le ganó el pulso sobre la Jurisdicción Especial de Paz, el pulso sobre el cumplimiento de algunos acuerdos también la sociedad en la medida que crezca esa fuerza va a ser capaz de a las élites dominantes decirles; `no señores aquí si hay un conflicto interno y hay que encontrar alguna salida política y hay que construir una paz´. Ese es el plan, construir unas mayorías nacionales por la paz. En eso andamos muchos sectores en Colombia y nosotros tenemos la convicción de que eso va a ir en esa dirección. Claro, ese esfuerzo va más allá de lo que podamos hacer como ELN. Pero nosotros nos sumamos a ese esfuerzo”.

-      ¿Las últimas elecciones municipales y regionales podrían ser también un golpe para aislar justamente los guerreristas? El uribismo perdió su bastión en Medellín, perdió Bogotá u otros municipios y capitales departamentales muy importantes.

“Lo que Usted dice, Dick, es cierto. Las elecciones del pasado 27 de octubre las perdió el gobierno. O se perdió es el sector que está gobernando que es incondicional de EEUU, que es enemigo de la paz, que encabeza todas las agresiones contra Venezuela que encabeza todo ese ambiente belicista que quieren los EEUU en el continente. Usted ha visto que la posición internacional del gobierno Colombiano es totalmente belicista. No es amistosa con sus vecinos. Es el plan de EEUU. Eso fue lo que el 27 de octubre perdió. Porque amplios sectores de la sociedad colombiana quieren una solución política en el conflicto, pero no quieren estar en un estado de beligerancia con los países vecinos. También consideran que hay una corrupción desbordada. Que también hay un ejército que está atacando la sociedad. También que hay unas medidas económicas supremamente lesivas con las capas medias con el conjunto de la población. Todo eso ha generado un rechazo y se considera que es el mal gobierno y el voto de castigo a ese mal gobierno fueron las elecciones regionales del pasado 27 de octubre.

-    Hace un mes entrevistamos Benedicto González, ex jefe del Frente 41 de las Farc que reemplazó a Jesús Santrich en la cámara de diputados. Él decía, para contrarrestar la declaración del abogado y asesor jurídico de la delegación de las Farc en las negociaciones, Enrique Santiago, que nos expresó que el gobierno de Duque tiene que cambiar actitud. González sostiene que por encima está justamente los EEUU que están dictando las órdenes al gobierno en Bogotá.

“¡Totalmente! La desgracia de estos países que tienen gobiernos neoliberales es que la política interna, el modelo económico, las medidas las políticas públicas están en favor de los bancos y de las multinacionales que extraen recursos, o sea bienes naturales. La política exterior es la del Departamento de Estado de EEUU. Lo que dice el canciller Colombiano es lo que le mandan decir de Washington. Es por eso ir atacando a Venezuela, calentando las cosas en Ecuador, vive siendo más amigo de Piñera y de Vizcarra, es el cabeza del Grupo de Lima. Pero vea lo que le está pasando al Grupo de Lima. Eso se llama castigo divino. La política de EEUU que era recolonizar, que era enterrar la ola progresista eso se está resquebrajando. Lo que ha llamado el Consenso de Washington quiere imponer el neoliberalismo en todo el continente está resquebrajando. Está la lucha en Chile, en Argentina, en Bolivia [entrevista realizada antes del golpe de estado], en mismo Brasil, en Ecuador, en Colombia. Los dictados de EEUU en términos de neoliberalismo y en términos dijéramos, de que estos países tengan una política anti soberana y belicista todo eso se está agrietando”.

-    Varios investigadores en el departamento de Antioquia que entrevistamos en el mes de mayo de 2017 (seis meses después de la firma de paz) nos contaban, que donde las Farc habían salido, los paramilitares, mano en mano con las mineras, entraron. Como en Bajo Cauca y en otras zonas donde se encuentran megaproyectos.

“Fue una desgracia. Se están cumpliendo tres años de haber firmado los acuerdos con las Farc. ¿Qué ha pasado en los tres años? Como las Farc las concentraron en unos sitios como unas reservas, ¿recuerda las reservas indígenas? Les quitaron el territorio y los dejaron a una esquina. Así le hicieron a las Farc. Mientras que las Farc las colocaron en la esquina, los espacios que ellos dejaron comenzaron a copar los con paramilitares. Las comunidades que comenzaron a oponerse comenzaron a matar los líderes, atemorizarlas a desplazarlas y detrás vinieron los grandes proyectos. Lo que ellos aprovecharon fue ese vacío y completaron el control territorial. Fueron muy famosas unas palabras en el Catatumbo de un brigadier general Villegas, que en enero le preguntaron: `General, ¿que hay que hacer contra el ELN? ¡Debemos acabarlos! Pero ¿qué tenemos que hacer? Pues aliarlos con `los Pelusos´, con las bandas que sean. Y si hay que sicariar, ¡sicariamos! Si hay plata para eso´.”

“Entonces se le explica cómo es el modus operandi de los militares. En el Catatumbo hay 17.000 soldados. Pero la matanza de líderes la hacen a través de las bandas. Es un es un doble poder. Es el poder legal que aparece la Fuerza de Tarea Vulcano del Ejército. Pero a su vez mantienen bandas con las que atacan las organizaciones sociales y sus líderes. Esa maquinaria de guerra contra la sociedad ha cobrado en estos tres años miles de líderes sociales. Y si Usted mira, es un es un propósito perverso, que es los sectores sociales y políticos más organizados los descabezan y así la constitución de una fuerza alternativa que se oponga al neoliberalismo y a la guerra la van matando en la cuna. Esto es un genocidio político como el que hicieron de la Unión Patriótica, más que el de la Unión Patriótica lo focalizaron, no es partido de izquierda. Ahora está segando la vida de los principales dirigentes, los más conscientes de los sectores más organizados y más opuestos a esos proyectos de extracción de bienes naturales, los más opuestos a los cultivos de uso ilícito, los más opuestos a que Colombia se mantenga en guerra. Ellos de palabra firmaron unos acuerdos pero de hecho comenzaron otra etapa de guerra ya dirigida contra los sectores más, dijéramos, más esclarecidos políticamente y los sectores sociales más organizados y más opuestos a esos planes neoliberales”.

-     Hablando de los diferentes focos del conflicto. Al departamento del Cauca el ejército mando otras 1100 unidades de las Fuerzas Especiales después varias masacres a civiles. El senador Iván Cepeda dice que las 'Águilas Negras' no son otra cosa que la inteligencia militar, no son paramilitares. ¿Cuál es realmente el papel del ejército en el departamento de Cauca donde también hay grandes megaproyectos en construcción del oro y minerales?

“Cauca es un departamento muy rico porque ahí nacen los principales ríos de Colombia. O sea el macizo Colombiano que se llama así es una masa montañosa muy grande. Se llama la principal fábrica de agua de Colombia. Las grandes mineras y empresas forestales están muy interesadas en entrar en el territorio. Lo que pasa es que en el Cauca viven entre 200 y 300 mil indígenas organizados en resguardos y esas comunidades llevan décadas de lucha organizándose. Son que tienen autoridad propia. Tienen normas propias, tienen su territorio y por la constitución de 1991 tienen unos niveles de autonomía. Pero además tienen una guardia indígena. Entonces las mafias y las transnacionales codician en ese territorio. Y la manera es lo mismo; matar los principales líderes. Lo que está explotando en este momento en el Cauca lo tratan de mostrar como una guerra de mafias. Pero no. Si bien en el Cauca tiene un corredor al pacífico que lo usan las mafias para exportar cocaína. Pero todos en el Cauca saben que todos esos corredores de movimiento de la mafia le pagan impuestos al ejército de la policía. Y que el mismo ejército de la policía la infantería marina la que está asociada con esas mafias y esas mafias las usan después para matar los líderes. Ganan por punto y punta. Los oficiales de las Fuerzas Armadas se enriquecen y la tarea sucia de desangrar el movimiento más organizado, que es el movimiento indígena y negro se lo adjudican a sus socios que son esas bandas mafiosas”.

“Le coloco un ejemplo; en el noroccidente del Cauca hay un municipio que llama Suárez. Hace dos meses mataron una candidata que era la más opcionada para ganar las elecciones. Inmediatamente dijeron; `no son fulanos las de las disidencias´. Hace un mes detuvieron en Cali una banda que se llama Los Mercaderes de la Muerte. El jefe era un oficial de policía. Hay ocho policías [detenidos] y en esos se les encontró evidencias que ellos habían venido desde Cali a matar a la candidata y a su comitiva, que mataron cinco personas en el norte del Cauca. Ahí está claro atrás. Hay unas Fuerzas Armadas corruptas, tienen bandas o están asociadas con las bandas. Se lucran de todos los negocios ilícitos y tráficos pero a su vez hacen la labor de contrainsurgencia. Ese es la radiografía de lo que pasa en el Cauca. Por supuesto que también donde se cultivan ese tipo de cultivos de uso ilícito y donde hay esos corredores de tráfico de narcóticos todo el tejido social lo van descomponiendo. La mejor estrategia para acabar el fuerte tejido organizativo indígena y negro, que hay en el Cauca pero penetrarlos con que crezcan todas esas mafias. Porque en todas esas mafias van destruyendo el tejido organizativo construido en años y van corrompiendo los líderes. Y los líderes que se oponen a ese acopamiento pues los van matando. Es una disputa del territorio por todos los medios. Lo que sale en los grandes medios de informaciones se lee así: ¡`mataron un líder´! Pero el mismo alcalde de Toribio, que es un alcalde indígena ha dicho `no, aquí los corredores de narcotráfico, los sitios donde siembran marihuana cripy y las bandas donde está cada uno lo sabe el ejército y la policía. Eso no es ningún secreto´. Mandar dos mil nuevos soldados pues serán otros dos mil que se van a corromper”.

-     ¿Y a vigilar el corredor?

“Y vigilar el corredor y a disputarle el territorio de los indígenas. Porque ellos por ley no se pueden meter en el territorio de los indigentes. Aprovechan esta situación excepcional para decir; ahora sí vamos a tomar nuestros territorios. Y entre ellos crean, alborotan, ensucian el agua del río para poder pescar. Entonces crean esta situación de guerra en el Cauca para ellos copar los territorios que no lo han podido porque los indígenas vienen haciendo un control de territorio, porque tienen una autonomía. Fíjense que ellos ganan por todos lados”.

-    Regresando un poco al tema de las negociaciones de paz. que fue hace unos dos años al principio de 2017 cuando ya comenzó a empeorar, o mejor dicho, el Estado no cumplió su responsabilidad en el acuerdo de paz. Entrevisté a Jesús Santrich y terminando la entrevista le pregunté ¿qué recomendaría a los negociadores del Ejército de Liberación Nacional que ya había empezado a comenzar la discusión con el anterior gobierno? Él dijo que “no hay que ser ingenuo ante un estado traicionero”. Pero ¿cuáles son los planteamientos principales de los negociadores de ELN en relación, si es que va a empezar la negociación nuevamente con el estado Colombiano?

“”Lo que alcanzamos a firmar con Santos era una agenda de seis puntos que tiene el propósito de ponerle fin al conflicto armado pero a su vez pactar transformaciones. A nosotros nos preguntan ¿cuáles? La agenda en el Punto 1 dice hay que meter la sociedad a que diga ¿cuál es la paz que necesita Colombia? Vamos a construir una visión común de paz los que tienen que decidir el camino de la paz no es un gobierno y una guerrilla. No, démosle la palabra a la sociedad. Ahora vamos un diálogo nacional. Miremos cuáles son los cambios básicos urgentes. El ELN no está diciendo que queremos un socialismo por contrato, ¡no, no, no! Decimos Colombia urge unos cambios. Se necesita una democratización. Se necesita una soberanía. Se necesita ponerle fin a ese neoliberalismo salvaje. Se está diciendo bien, lo cuenta Usted en Chile que están diciendo que hay que cambiar el contrato social, el contrato social neoliberal está acabando con estos pueblos. No solamente acaba en general con la población sino es un empobrecimiento generalizado, esa exclusión política generalizada. Pero a su vez es corrupción de unas élites dominantes. Son las únicas que se lucran del modelo neoliberal. Eso hay que acabarlo y eso se hace con la fuerza de una sociedad. Eso no se hace con la fuerza de uno de los partidos. Lo mismo pasa en Colombia. Mientras se necesita quitar ese modelo y poner otro y eso se necesita unas mayorías nacionales por la paz. Y es la apuesta del ELN. Si se dice que eso tendría la forma de una constituyente, bueno, la forma habría que verla. Pero la esencia es, que como se necesita es una paz completa una paz que tenga transformaciones que dé unos inicios los caminos de justicia social de democratización de soberanía, eso requiere la fuerza de las mayorías de la sociedad para poder arrinconar a esos sectores más belicistas, más incondicionales de EEUU y más neoliberal. Eso es una lucha que requiere forjar esa gran alianza y convergencia por la paz y por los cambios. En ese camino todas las fuerzas tenemos que sumar y ese sería un camino de solución política”.

-     A Cuba llegaron muchas delegaciones también de la llamada `sociedad civil´ pero tampoco es suficiente pero el gobierno Colombiano de Santos tenía miedo de que las masas Colombianas iban a participar de forma más activa, algo que pasó en San Vicente de Caguan (1999-febrero 2002) donde todos los domingo había foro abierto donde cualquier persona que quería participar en los debates pudo hacerlo (incluso televisado). ¿Es algo parecido de cómo ELN quiere involucrar al pueblo en los debates?

“A finales de 2017 en las alrededores de Bogotá en Tocancipá hicimos unas audiencias. ¿Qué se le dijo a la gente? Fueron centenares de gentes. La delegación del ELN estuvo allá y estuvo la delegación del gobierno de Santos. La pregunta es; ¿cómo cree Usted que debemos participar, organizar la participación de la sociedad en este proceso de diálogo? Salieron unos compendios de propuestas muy importantes que la recogió la oficina Naciones Unidas. Comenzó un proceso de organizar la participación que era darle la voz a la sociedad. El gobierno nos decía; `¡no! pero es que iban a pedir el oro y el moro´! No. Espere a ver. Vámonos por la línea bajita, por lo bajo ¿cuáles son los cambios básicos urgentes que necesita Colombia, identificados por la sociedad? ¡Pactémoslos! Eso choca con la idea que ellos tienen de paz. Porque ellos dicen, cuando se sentó las Farc con ellos les dijeron; “no vamos a tocar ni el modelo económico, ni el régimen político, ni las relaciones internacionales, ni las Fuerzas Armadas”. Se atrasaron líneas rojas, Colombia no necesita solo cambios cosméticos, ni que al ELN le den unas curules en el congreso. El ELN no quiere, no está pidiendo eso. El ELN está tratando de decir que hay que pasar la página a la guerra, que hay que hacer un camino de solución política. Pero que si le piden que el ELN cambie deje ser guerrilla y se convierte en un movimiento político, lo menos que tiene que decir el ELN es que las clases dominantes también cambien! ¿Qué va a cambiar Colombia apenas cambia el ELN? ¡Desaparecerlo!

-    ¿La clase dominante ha cambiado durante estos tres años que ha pasado?

“Está peor, está peor. Porque hay un mayor enriquecimiento en una mayor concentración de la propiedad. Hay más empobrecimiento, más exclusión política, más entrega de los bienes naturales. Un modelo cada vez más extractevista. Los únicos que gana es Sarmiento Ángulo que es el propietario de todos los bancos de Colombia. Está es ese país en el que hay que cambiar”.

-    Con la firma del acuerdo de paz de la cúpula de las Farc en noviembre hace tres años, muchos de los uribistas decían “ahora hay que acabar con ELN físicamente. Estos tres años que significado han tenido en la guerra entre el estado y el ELN?

“Hemos resistido varios frentes de ataque. El primero; bombardeos, ataques a nuestros campamentos en nuestras zonas. Pero el objetivo principal es matar a los principales líderes del ELN. Ellos siguen en ese plan. Hasta el momento no lo han conseguido pero no han dejado ese objetivo. Si me pudieran matar aquí, lo harían.

Segundo; están en una campaña de guerra sucia por los medios, desprestigiándonos, aislándonos, arrinconándose o estigmatizando. Es la política de Trump que es mentiras, amenazas e insultos. Es la guerra mediática que nos tiene.

Y una tercera que es toda la base social y política y toda la gente que tiene alguna cercanía en el movimiento social y político con el ELN la están judicializando, la están encarcelando, le está montando falsos positivos judiciales. A otros lo están matando a otros lo están despojando de sus tierras, lo están desplazando, lo están exiliando. Es un ataque en todas las direcciones.

Nosotros ¿que decimos? Pues esa es la guerra. Pero que nos parece que el giro que ha tomado la guerra en estos tres años es concentrarse en una guerra contra las comunidades organizadas. No solamente las de influencia del ELN. ¡Todas! Ahí están los ambientalistas, derechos humanos, abogados defensores de presos políticos, políticos de izquierda o comunidades negras, indígenas afrodescendientes, el Lgtbi. No se salva nadie. Todo el que tenga algún nivel de organización, el objetivo es de desorganizarlo y descabezarlos para que no haya ningún movimiento popular organizado que los rete. Ese ha sido la guerra en estos tres años. Que no es solamente contra ELN”.

-      La juventud que no vivía la 'guerra sucia' del exterminio de la década 80´ y al principio 90´, esa juventud no tiene el miedo que tiene nuestra generación, que se expresa en la calle, en las universidades, en los barrios. . .

“El ex presidente Uribe tiene una teoría, que para mantener una sociedad se necesita la cohesión. Resulta que el cemento que él usa para la cohesión es el miedo y la rabia. Pero hoy ambos elementos de cohesión, que él ha usado con mucho arte y mucha perversidad se le está desmoronando. La gente dice: ¿miedo? Cada vez las nuevas generaciones tienen menos miedos. Usted ve las manifestaciones los carteles que dicen: ¡`No tenemos miedo´! Que nos asustan, que los matan, que nos aterrorizan, que nos van a encarcelar, que nos levantan calumnias, `no tenemos miedo´. Esa es una característica que está permitiendo que nuevas generaciones vayan a las calles, que hayan multitudinarias protestas. Por supuesto que tienen un trato de guerra a esas protestas muy cruel y muy bárbara. Pero aun así, la gente no se deja amedrentar eso es muy importante”.

-     ¿Es un salto cualitativo?

“Un salto cualitativo y viene en ascenso.  Porque en últimas esto en Colombia no lo resuelve una vanguardia esclarecida. Eso son cada vez más sectores que indignados pierden el miedo, se movilizan y le protestan al gobierno y comenzaba a hacer una cuña de presión social muy grande. Por ejemplo el año pasado hubo un plebiscito contra la corrupción que tuvo 12 millones de votos. Esa gente le está diciendo, a este sistema solamente le sirve a los corruptos. Eso no puede ser así, esto hay que cambiarlo. En este momento esa lucha contra la corrupción, contra la guerra contra el neoliberalismo, todo eso está creciendo. Porque la gente sale a las calles y los estudiantes dicen `presupuesto para la educación´, salen los médicos o salen los campesinos. Todo eso, también esa reclamación cada vez más masiva, también va presionando al gobierno. Estas elecciones fueron un termómetro de eso; hay un mal gobierno y hay un voto castigo contra ese mal gobierno”.

-     Es miércoles 6 de noviembre y en este momento están discutiendo en las Naciones Unidas en la Asamblea General justamente el bloqueo contra Cuba. El año pasado EEUU solamente tuvo apoyo por parte del estado sionista, es decir Israel. Este año se calcula que Trump va a tener algunos otros votos, entre ellos el voto de Colombia del gobierno de Iván Duque, quizás también Macri. La correlación de fuerza en América Latina comienza a ser interesante. Nuevamente la derecha está en la defensiva, defendiendo todo lo que representa desesperadamente mientras el pueblo está avanzando. Es sumamente interesante y el evento internacional aquí en La Habana del 1 a 3 de noviembre sobre la solidaridad, el bloqueo, el antiimperialismo y la lucha contra el neoliberalismo con 1500 representantes de 95 países de todos los continentes mostró también que hay un optimismo en este sentido. Ahora en el tema Colombiano a veces uno no quiere ser pesimista pero uno debe ser realista sobre la perspectiva. ¿Cuál será el mensaje a la opinión de la comunidad internacional, a los miles de colombianos que viven en el exterior que pone su esperanzas que haya realmente paz un día en Colombia, cuál será el mensaje del Ejército de Liberación Nacional a todos sus compatriotas allá y a la comunidad internacional en general?

“Éste gobierno de Duque, que es el tercer gobierno de Uribe realmente ha hecho una arremetida muy fuerte contra la paz. Pero pese a eso, no hay que abandonar el camino de la solución política del conflicto, ni la búsqueda y la lucha por la paz. Pasa por duros que sean los ataques, hay que persistir en eso. No hay que dejar caer la esperanza de que Colombia puede cambiar y puede pasar la página de la guerra. Durante muchas décadas desde los años 70 en Colombia se ha construido un modelo neoliberal salvaje. Éste modelo solamente beneficia a unos pocos ricos, el 1%. Toda la riqueza y los bienes comunes que tenemos los colombianos, cada vez están más pocas manos. Eso tiene que acabarse. Eso se acaba es con la lucha y la sociedad. Lo mismo de tener una posición propia como nación, que no dependamos de lo que quiera el gobierno de los EEUU es una lucha también muy importante”.

“Todas estas cosas han comenzado a despuntar. Cuando yo digo que hay gente cada vez más en Colombia que dice; `no nos interesa meternos una guerra con los vecinos´. Quiere decir los planes de guerra de Trump a un lado”.

“Cuando la gente dice `así Duque y Uribe quieran enterrar los acuerdos de paz´, pero vamos a luchar los para defenderlos y para que haya paz completa, comienzan a abrir, como decía [Salvador] allende unas Alamedas, unas avenidas, comienza a verse un horizonte, otra cosa. Pero eso solamente lo abre la lucha de los pueblos”.

“Si en Colombia las nuevas generaciones van perdiendo el miedo para esa lucha esa lucha va a avanzar. Lo que quiere el régimen es cohesión por odio y por miedo. Los que queremos que Colombia cambie y haya justicia social y haya independencia y soberanía no podemos actuar desde el resentimiento o el odio, sino que buscar de que se haga la política de otra manera. Están dados unos pasos en la dirección correcta, hay un entorno continental muy importante que también aquí sentimos ese calor y hay que avanzar en esa dirección”.

Citas:

Sobre el neoliberalismo y el asesinato de líderes sociales:

“Es un es un propósito perverso que es los sectores sociales y políticos más organizados los descabezan y así la constitución de una fuerza alternativa que se oponga al neoliberalismo y a la guerra la van matando en la cuna”

Tags:

Colomia, conflicto armado, ELN, Farc, Pablo Beltrán, negociaciones de paz, presidente Iván Duque, Álvaro Uribe, el gobierno cubano, deportación a Colombia, gobierno de Juan Manuel Sanos, facilitador, bloqueo estadounidense contra Cuba, agenda de seis puntos, Implementación, países garantes, Brasil, Chile, Noruega, Venezuela, Cuba,Alemania, Italia, Holanda, Suecia y Suiza configuran el Grupo de Países de Apoyo, Acompañamiento y Cooperación -GPAAC


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.