• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, habla durante el congreso Central Unificado de los Trabajadores en Sao Paulo 13 de octubre de 2015.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, habla durante el congreso Central Unificado de los Trabajadores en Sao Paulo 13 de octubre de 2015. | Foto: Reuters

Publicado 9 noviembre 2015
Algunos de los críticos progresistas más reflexivos rastrean el problema a la reducción del discurso a la interna del Partido y la participación de abajo hacia arriba, combinado con la caída de nuevos cuadros de base y la organización tanto del PT como de los Movimientos Sociales de Izquierda. 

La compleja historia y las perspectivas del Partido de los Trabajadores de Brasil (PT)

El reinado de 13 años del Partido de los Trabajadores (PT) en Brasil pende de un hilo. Más exactamente, se cuelga de 342 miembros de la cámara legislativa inferior, el número de votos necesarios para aceptar cualquiera de un flujo aparentemente constante de solicitudes de juicio político, y comenzar el juicio a la presidenta Dilma Rousseff. Un juicio político suspendería inmediatamente a la presidenta Rousseff y colocaría al vicepresidente Michel Temer del amplio y no ideológico Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) en el poder. En la medida que el PMDB también tiene el mayor número de miembros en el Senado, donde el juicio político se llevaría a cabo, esto también es casi seguro que conduciría a un veredicto de culpabilidad y el final del PT en el poder.

Una vez el orgullo de la nueva izquierda en América Latina, la administración del PT está golpeado por la peor crisis económica que ha afectado al Brasil desde la redemocratización del país en 1985. Se enfrenta a acusaciones de complicidad en la corrupción en Petrobras, la empresa petrolera estatal, la falsificación de informes de su gasto electoral y no cumplir sus promesas de campaña electoral mediante la imposición de medidas de austeridad.

En 2010, el presidente Luiz Inácio "Lula" da Silva dejó el cargo con un índice de aprobación del 83 por ciento, algo sin precedentes en la historia de Brasil para un Jefe de Estado saliente en Brasil. Hoy en día, su índice de aprobación se ha reducido al 25 por ciento. Dilma, su sucesora, ganó su segundo mandato presidencial en octubre de 2014, con el 52 por ciento de los votos. Sólo un año más tarde, su índice de aprobación se ha reducido al 7 por ciento. "Ella no se atreve a aparecer en público", dijo un taxista iracundo, quien señaló que el "gobierno del PT ha demostrado ser tan podrido como el resto". Otro dijo que la pérdida de ingresos en los últimos años le había obligado a moverse con su familia de una "vivienda adecuada a un pequeño apartamento", debido a los recortes en sus ingresos. Estos sentimientos están muy extendidos.

Las manifestaciones que involucran miles de personas han respaldado el llamamiento de la oposición a su juicio político y vocalmente han pedido la vuelta al régimen militar. Partidarios del PT y la Izquierda no están tan preocupados por estas manifestaciones preparadas por lo que consideran un público enojado, pero desorganizado. Lo que realmente les preocupa es el número relativamente mucho más pequeño de contra-manifestantes contra lo que ellos llaman un golpe antidemocrático.

No es sorprendente que los miembros y aliados del partido se pregunten: ¿Qué pasó con nosotros? Los programas del PT sacaron a más del 30 por ciento de personas de la pobreza y llevaron a un 40 por ciento a la clase media. ¿La gente no se da cuenta de eso? ¿Por qué no están agradecidos? "El PT llegó al poder como un partido conocido por nuestra postura militante contra la corrupción", dijo Gonzalo Berrón, un activista de la sociedad civil y partidario del PT: "Ahora estamos hechos para que nos miren como si nosotros inventamos la corrupción"

Edad Heroica del PT

El PT se estableció formalmente en 1980, cuando una desacreditada dictadura militar se retiró de la escena política y los actores del movimiento social buscaron un vehículo para asegurar que la democracia haría frente a las preocupaciones e intereses de la clase obrera. En sus inicios, el PT estaba vinculado orgánicamente al "Nuevo Sindicalismo" que se desarrolló en el cinturón industrial del Gran São Paulo.

Como dice el análisis clásico de Emir Sader, el Partido fue una nueva fuerza dinámica producida por la confluencia creativa de tres corrientes: los sindicalistas independientes tanto de las redes sindicales de los viejos burócratas sindicales de izquierda que surgieron en las nuevas industrias generadas por la rápida industrialización de Brasil en los años sesenta y setenta, cuya figura clave fue el carismático Lula da Silva; el ala progresista del clero católico y los laicos inspirados en la "teología de la liberación", y la nueva Izquierda con su revitalizado Marxismo y sus entusiastas cuadros. Para mediados de la década de 1980, el PT, los nuevos sindicalistas organizados ahora en la Central de Trabajadores Unificados (CUT), y el Movimiento de Trabajadores Sin Tierra (MST) fueron algunas de las más grandes y más conocidas fuerzas sociales que empujaban la expansión del espacio democrático y una visión de un Brasil Socialista.

A diferencia de los viejos partidos de izquierda vanguardistas y dogmáticos, el PT era ideológicamente pluralista y la democracia interna y el vigoroso debate eran vistos como fuentes de fortaleza. El establecimiento de un partido de masas, internamente democrático en un sistema dominado por el clientelismo y los partidos políticos débiles, personalistas, fue anunciado por académicos y observadores de izquierda como un cambio de juego para Brasil.

El pluralismo del PT también fue clave para su crecimiento y un atractivo electoral. En los años 1980 y 1990, el encanto del discurso abierto del PT, y el reciente aguijón de la dictadura, llegó más allá de las clases trabajadoras para atraer fuerzas intermedias. Dinámico y ambicioso, el PT buscaba nada menos que la Presidencia, que se las arregló para ganar en 2002 después de cuatro intentos. La campaña presidencial de Lula 2002 captó la atención internacional por lo diferente que fue de su primer intento. Mientras que en 1989 Lula fue un sindicalista franco que daba sus discursos en camiseta, el Lula de 2002 tenía la barba recortada, trajes a medida, y un discurso notablemente más centrista. Sin embargo, la infraestructura por el esfuerzo nacional fue establecida por el éxito del PT al ganar y administrar ciudades y estados. Por lo tanto, incluso antes de que llegó al poder en el plano nacional, el PT ya había dejado su marca como un Partido contra la corrupción a nivel local y con políticas innovadoras, como el presupuesto participativo que se institucionalizó con éxito en la ciudad de Porto Alegre.

Para América Latina, Lula y el PT fueron un ejemplo de la "política de Gramsci," una forma de poder que combina el ganar predominio electoral con un discurso hegemónico de transformación social que pretende atraer a todos los grupos sociales, excepto al Gran Capital. De hecho, el PT se convirtió en la fuerza principal del Foro de Sao Paulo, una agrupación de todo el continente que propone la visión de una democracia popular, igualitaria como alternativa al Neoliberalismo. La Declaración de Sao Paulo de 1990 confirmó la intención de los 46 partidos que la firmaron de exponer "los inexistentes aspectos positivos del liberalismo y el capitalismo" y "renovar el concepto de Izquierda y Socialismo, para reafirmar su carácter emancipador, corregir concepciones erróneas, superar todas las manifestaciones de la burocracia y contrarrestar la ausencia total de democracia social real para las masas".

Los movimientos sociales aliados del PT también eran prominentes en el movimiento anti-globalización internacional que se inició en la década de 1990 y fueron los actores centrales en la fundación del Foro Social Mundial, que entre otras cosas, se convirtió en un vehículo para la divulgación internacional del PT y CUT - innovaciones  conectadas como el sindicalismo del movimiento social y los presupuestos participativos.

De luchadores de clase a Partido Gobernante

La transición de cruzado de clase a partido electoral convencional era bastante difícil, pero el reto de organización interna para el PT se magnifica cuando Lula asume la presidencia en 2002 y el PT se convirtió en el Partido gobernante. El PT aprendió rápidamente que hacer campaña en una plataforma de lucha contra la corrupción y la justicia social era mucho más fácil que la ejecución de un gobierno con esos objetivos. El sistema electoral de Brasil fomenta la proliferación de múltiples, partes débiles. Aunque fue el de mejor desempeño en ambas Cámaras Legislativas tras las elecciones de 2002, el PT alcanzó sólo el 17 y el 18 por ciento de las cámaras alta y baja, respectivamente. Operadores del PT consiguieron rápidamente poner al Partido en problemas con sus intentos de sobornar a miembros de otros partidos del Congreso brasileño para permitir el paso de la legislación del PT que beneficiaba a los pobres y marginados. Aunque Lula no fue acusado de tener algo que ver en el soborno, este escándalo a comienzos de su mandato podría decirse que marcó el inicio de la erosión de la imagen del PT como un partido limpio. En estos últimos años, el PT ha aceptado candidatos contaminados por la corrupción con el fin de mantener sus números en la legislatura.

Los principales medios de comunicación de Brasil también han sido un importante contribuyente a la erosión de la imagen limpia del partido. Los medios de comunicación de Brasil son un monopolio efectivo, con la red Globo alcanzando el 99.5 por ciento del mercado. Globo ha sido ampliamente criticado por su cobertura sesgada en contra del PT, incluyendo la cobertura de exagerar las acusaciones de corrupción cuando los miembros del PT están involucrados y editar el escándalo y la cobertura de la corrupción para implicar la participación de personalidades del PT sin acusar directamente.

Tal vez lo más trágico, sin embargo, ha sido el deterioro de la organización de base, en nombre tanto del PT y de los movimientos sociales afines. Comenzando alrededor de 2005, el PT dejó de organizar núcleos de base, Lole Iliada, secretario del PT para las relaciones internacionales, considera que esto es un revés importante para la vida del partido, debido a la virtual eliminación del debate ideológico y político que una vez tuvo lugar en los núcleos, así como la desaparición de una visión de abajo hacia arriba de un Partido participativo.

Los movimientos sociales también desaceleraron su organizador después de la elección de Lula, de los sindicatos a los movimientos de vivienda y servicios urbanos, admitieron que muchos movimientos perdieron su vigor, adoptando en cambio una actitud de "esperar y ver". Como João Stedile, dirigente del Movimiento de los Sin Tierra (MST), dijo en una entrevista en 2007: "Nosotros pensamos que una sencilla victoria electoral daría un impulso a las masas... Pensamos que este fue, que había llegado el momento! Y no fue así. Fue muy frustrante... Este es el mayor reto al que nos enfrentamos hoy en día: estamos esperando, viendo si el gobierno va a hacer esto o aquello en lugar de simplemente actuar por nuestra cuenta".

La cuadratura del círculo

Los años de Lula, desde 2002 a 2010 mostraron una disminución de la desigualdad (de un coeficiente de Gini de 0,59 en 2001 a 0,53 en 2012), un crecimiento del ingreso de los trabajadores con salarios bajos (entre 2001 y 2012, los ingresos del 5 por ciento más pobre crecieron 550 por ciento más rápido que el 5 por ciento más rico), así como el aumento del gasto en educación y salud por el gobierno federal (13 por ciento del PIB en 2003 a más del 16 por ciento en 2011). Pero, esos años estuvieron muy lejos de romper el dominio de la clase dominante sobre la vida política y económica.

Más bien, los años de Lula estuvieron marcados por la implementación de la inversión extranjera ortodoxa, el comercio, políticas fiscales, monetarias, de hecho tan ortodoxas que el Periódico Neoliberal, The Economist,  publicó que las políticas de Lula pueden servir de modelo para otros grandes "mercados emergentes". Esos años también estuvieron marcados por la disminución de la pobreza, a pesar de la ausencia de medidas redistributivas que tanto empresas como trabajadores esperaban que el PT ponga en práctica. Entonces, ¿cómo pudo Lula cuadrar el círculo? En un largo y esclarecedor artículo en el London Review of Books, el analista Marxista, Perry Anderson, dice que la innovación de Lula era combinar políticas macroeconómicas conservadoras y políticas de inversión extranjera con un programa de lucha contra la pobreza, ‘La Bolsa de Familia’, un costo relativamente pequeño en cuanto a los gastos del gobierno, pero produjo impactos socialmente y políticamente significativos. La Bolsa de Familia, un programa de transferencias de efectivo condicionado a que los padres mantengan a los niños de la familia en la escuela y que los sometan a chequeos médicos periódicos, según algunas estimaciones, contribuyó a la reducción en el número de pobres de 50 a 30 millones - e hizo de Lula uno de los pocos líderes políticos contemporáneos que era más popular al final de su mandato, en lugar de al principio.

Otro factor fue determinante: la economía global en expansión. La primera década del siglo XX se caracterizó por una rápida expansión del comercio, que benefició a los grandes mercados emergentes como Brasil, que creció en un promedio de cinco por ciento anual entre 2000 y 2012. El rápido crecimiento significó, que incluso con políticas redistributivas mínimas, los ingresos de las personas aumentaban. Lula tuvo la buena fortuna de ser presidente a la vez de un auge mundial de los productos básicos, que también proporcionó los recursos que permitieron a Brasil amortiguar y luego retrasar los efectos de la crisis financiera de 2008.

Junto con China, India, Rusia y Sudáfrica, Brasil se convirtió en parte de los llamados BRICS, un grupo de grandes mercados emergentes que se convirtió en factor clave de la economía mundial. Representantes del gobierno del PT jugaron un papel clave en la promoción de los BRICS, así como en la agenda de otros países en desarrollo en la Organización Mundial del Comercio, el Fondo Monetario Internacional y las Naciones Unidas.

Por desgracia, esta sensación de jugar un papel histórico en el escenario mundial también se tradujo en un complejo de pan y circo que llevó al gobierno de Lula a hacer una oferta, con éxito, para organizar la Copa del Mundo de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016. Las consecuencias de estas decisiones vendrían a recaer durante la presidencia de Dilma, cuando los actuales eventos tendrían lugar.

Del Triunfo a la Crisis

Si bien hubo protestas a lo largo de los diez primeros años del gobierno del PT, las primeras protestas masivas realmente explotaron en el período previo a la Copa Mundial. Estas fueron provocadas por el desplazamiento de las comunidades urbanas pobres debido a las actividades de construcción, la percepción popular de que la corrupción rodeaba a algunas ofertas de construcción, y la sensación que el enfoque en la Copa del Mundo estaba llevando a la negligencia del gobierno en el transporte y en otros servicios públicos esenciales. No se trataba de protestas políticas partidistas, dice Lole Iliada,  “pero la Derecha se dio cuenta que había descontento con el Gobierno y que también podría ser capaz de movilizar a la gente usando el tema de la corrupción".

El abandono de la organización básica tanto por el PT y los movimientos sociales de Izquierda dejó un vacío que venía constantemente a ser ocupado por fuerzas derechistas. El auge de las iglesias evangélicas (61 por ciento entre 2000 y 2010, según el IBGE) y el ejercicio de su músculo político (Legisladores evangélicos, que pertenecen a diferentes partidos, se duplicaron en las elecciones de 2010 y aumentaron otro 30 por ciento en las elecciones de 2014, para sumar aproximadamente el 18 por ciento de la cámara baja corriente) han venido con un resurgimiento de los valores sociales conservadores que directamente confrontan la identidad progresiva de la política del PT y los movimientos sociales y los partidos militantes. La Derecha y Partidos oportunistas como el Partido Social Demócrata de Brasil (PSDB) y el PMDB han aprovechado la frustración social fomentada por estas iglesias, así como su organización de base, para manifestar el descontento con el Gobierno del PT.

Mientras que la tensión ha estado en aumento desde que la economía del Brasil comenzó su contracción en 2011, una gran oportunidad para la Derecha llegó en 2014, cuando estalló el escándalo Petrobras. Más de 50 miembros del Congreso y del Partido de los Trabajadores estaban implicados en un escándalo masivo de US $ 3700 millones, siendo uno de ellos el Tesorero Nacional del Partido de los Trabajadores. Mientras Dilma no ha sido implicada directamente en el asunto, ella era de hecho titular de la Secretaría de Energía que supervisaba a Petrobras en el momento de los sobornos.

Si la corrupción trajo a la clase media a las calles, la respuesta sorprendentemente rápida de Dilma desde los servicios pro-sociales, programas pro-empleo que agresivamente había promocionado en el último mes de las reñidas elecciones de octubre 2014 resquebrajó el apoyo para el PT entre la clase obrera organizada que ha servido como base del Partido. Las expectativas de mantener el desempleo bajo, centrándose en el crecimiento y mantenimiento de los programas sociales que benefician a los pobres y que serían sus prioridades, fueron perforadas por las tasas de interés de recaudación tan sólo tres días después de las elecciones y por el nombramiento de Joaquim Levy, un agresivo conservador fiscal popularmente conocido como "Sr Manos de Tijeras", como Ministro de Hacienda. Además, las clases bajas rurales se sintieron ofendidas por el nombramiento como Ministra de Agricultura de Katia Abreu, senadora conocida como una fiera defensora de los intereses de terratenientes que habían mostrado tal desprecio por el medio ambiente que ella recibió el premio "Golden Chainsaw" de Greenpeace.

Los nombramientos del "Sr. Manos de Tijeras" y la "Sra. Motosierra" fueron vistos como un fuerte indicio de que Dilma hizo suya la opinión neoliberal de que la salida de la actual recesión de Brasil estaba en la estrategia de reducción de costos del gobierno mientras intensificaba las exportaciones de Brasil, sobre todo de grandes productos agrícolas como la soja y la caña de azúcar. Es importante tener en cuenta que ni estos nombramientos, ni el programa de austeridad fiscal del gobierno, fueron decididos en consulta con los miembros del PT.

No se puede evitar especular, sin embargo, si los precios internacionales de los productos básicos no se habrían tambaleado hasta caer en crisis, Dilma no estaría en el lío en que se encuentra en la actualidad. Lula, de muchas maneras, remontó la ola de una economía mundial cada vez mayor con la que se beneficiaron las exportaciones brasileñas, especialmente las exportaciones de soja al mercado chino en expansión. Con la implosión financiera de 2008, las exportaciones brasileñas a los EE.UU. y Europa cayeron, pero parecía que la economía nacional no sufriría más que un contratiempo, sobre todo desde que el gobierno de Lula puso en marcha un fuerte programa de gasto Keynesiano. Para el 2011, sin embargo, la recesión mundial alcanzó a Brasil, con la economía creciendo a sólo el 1,3 por ciento en los últimos cuatro años en comparación con el 5.4 por ciento durante el período de Lula. Este año Brasil se encuentra en recesión, mientras que la inflación ha llegado a su máximo en 12 años.

Uno de los principales beneficiarios de la globalización capitalista en las últimas tres décadas, Brasil ahora se ha convertido en víctima principal como el lado negativo de este proceso - contracción global y estancamiento a largo plazo – se han afianzado.

Con protestas masivas inspiradas por la oposición, la supervivencia del Gobierno de Dilma depende en gran medida de los movimientos de sus supuestos aliados en el no ideológico PMDB. Cortejado por el PSDB de oposición, para apoyar su iniciativa de destituir a la Presidenta, el PMDB, oportunista como de costumbre, está pesando si debe seguir con Dilma a cambio de más posiciones o unirse al juicio político, que podría tener una rentabilidad aún mayor. Dos cosas están demorando la decisión. La primera es que, aunque el presidente del PMDB de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, se ha separado abiertamente del Gobierno y se pinta a sí mismo como el "archienemigo" de Dilma, él mismo es políticamente vulnerable. Además de estar implicado en el escándalo de Petrobras, Cunha actualmente enfrenta cargos de lavado de dinero por parte de fiscales gubernamentales, tanto brasileros como suizos, en relación con varias cuentas bancarias descubiertas por el gobierno suizo y no reveladas al gobierno brasilero. El fiscal general de Brasil alega que el al menos US $ 16 millones que Cunha tuvo en las cuentas suizas se derivó de sobornos y que fueron parcialmente lavados a través de una mega iglesia evangélica antes de llegar a Suiza. Presionar por el juicio político de Dilma, Cunha teme, podría provocar una feroz respuesta del PT que podría poner en peligro su propia posición.

La segunda es que el lobby pro-juicio político no puede decidir sobre la conveniencia de impulsar el juicio político ahora o posponerlo hasta más tarde en la administración de Dilma. La justificación de la segunda estrategia, que podría llamarse dar a Dilma una "muerte por mil cortes," es conseguir que el gobierno del PT haga más recortes sociales y reciba todo el descrédito por ello, con el objetivo estratégico de desacreditar a Lula, que espera ser candidato a la presidencia en 2018 y cuyo carisma no puede ser subestimado.

Los militantes del PT se defienden

Aunque con mucho retraso, los militantes del PT y los movimientos sociales de Izquierda comienzan a luchar. Un estudio, ‘Por un Justo y Democrático Brasil’, puesto en marcha por la Fundación del Partido Perseu Abramo, basado en consultas con más de cien economistas y otros analistas, establece la culpa de la crisis económica, principalmente en la crisis internacional en lugar de políticas equivocadas, según lo alegado por la Derecha. Desde que se basa en el diagnóstico equivocado, el programa de ajuste impulsado por el gobierno y personificado en Levy simplemente ha empeorado la situación, "la reducción de la demanda agregada, el bloqueo del crecimiento e incurrir en gastos sociales". El documento afirma que mitad de un año en el segundo mandato de Dilma, la estrategia de ajuste fiscal ha elevado el desempleo a 7,5 por ciento en julio, frente al 4,9 por ciento del año anterior, un descenso que representa la pérdida de casi 500 mil puestos de trabajo en el sector formal. Sólo en mayo, según el estudio del PT, el ingreso real promedio se redujo en un cinco por ciento.

En lugar del programa de ajuste fiscal, el documento establece con gran detalle una estrategia de mantener o aumentar los niveles de inversión pública para provocar el aumento del crecimiento económico de ingresos, la reducción de los pagos de intereses, la reforma fiscal, la revisión de los incentivos fiscales y la lucha contra la evasión fiscal. El objetivo declarado de estas medidas es preservar el legado del PT de inclusión social que ahora está bajo la amenaza de los neoliberales.

Qué impacto tendrá el programa alternativo aún está por verse. Pero el consenso entre los miembros del Partido y simpatizantes con los que hablamos, es que los problemas del Gobierno del PT son mucho más profundos y requieren soluciones más fundamentales.

¿Volver al pasado?

Algunos de los críticos progresistas más reflexivos rastrean el problema a la reducción del discurso a la interna del Partido y la participación de abajo hacia arriba, combinado con la caída de nuevos cuadros de base y la organización tanto del PT como de los Movimientos Sociales de Izquierda. Cuando el partido llegó al poder y, en algunos lugares, priorizando asientos sobre la calidad de los candidatos en los últimos 15 años, los cuadros del partido fueron absorbidos dentro del Gobierno, la vida del partido osificada, si no desaparecida, y los debates ideológicos sobre temas clave fueron eclipsados ​​por ajustes pragmáticos al capitalismo como una fuerza reformista. Para algunos, la recuperación de la identidad y vigor de principios del Partido como una fuerza anticapitalista, vinculado a un movimiento obrero insurgente y a una sociedad civil dinámica es la verdadera respuesta a los problemas del PT. Con el fin de hacer esto, el Partido se enfrenta a la desconcertante situación de dar forma a una nueva generación de militantes anti-sistema, cuando ha sido la cara del estado por más de una década.

La pregunta es, ¿son las fuerzas de renovación dentro del Partido lo suficientemente fuertes como para empujar al PT de vuelta a sus raíces de su época heroica?

**Cecilia Lero y el columnista de Telesur, Walden Bello, pertenecen al Partido Político de Filipinas, Akbayan, recientemente visitaron Brasil en calidad de invitados de varias organizaciones de la sociedad civil y universidades.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.