Beirut y París: Historia de dos ataques terroristas | Opinion | teleSUR
    • Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
diferencia del ataque en París, el mundo estaba en silencio cuando los libaneses lloraron a sus muertos tras un ataque suicida mortal que mató al menos a 44 personas e hirió a cientos en Beirut, un día antes.

diferencia del ataque en París, el mundo estaba en silencio cuando los libaneses lloraron a sus muertos tras un ataque suicida mortal que mató al menos a 44 personas e hirió a cientos en Beirut, un día antes. | Foto: Reuters

Publicado 16 noviembre 2015

¿Dónde estaba la simpatía mundial cuando un ataque terrorista dejó al menos 44 muertos y 239 heridos en el Líbano?

Cuando llegó la noticia de los ataques terroristas en París, que en última instancia dejaron más de 120 muertos, el Presidente estadounidense, Barack Obama calificó la situación como "desgarradora" y un asalto "a toda la humanidad".

Esa simpatía presidencial estuvo notablemente ausente el día anterior cuando los ataques terroristas en Beirut dejaron más de 40 muertos. Como era de esperar, los medios de comunicación Occidentales y los medios sociales fueron mucho menos vocales sobre la masacre en el Líbano. Y mientras que muchos de nosotros estamos probablemente conscientes, hasta cierto punto, de la discrepancia en el valor asignado a la vida de las personas sobre la base de la nacionalidad y otros factores, las masacres una tras de otra en Beirut y París sirven para ilustrar, sin duda, el hecho de que, cuando se llega a casos como estos, "toda la humanidad" no necesariamente califica como ser humano.

Por supuesto, hay más en la historia que la relativa deshumanización de los libaneses, en comparación con sus homólogos franceses. También existe la idea que prevalece en Occidente de que –en cuanto a bombas, explosiones y asesinatos - Líbano es simplemente uno de esos lugares donde suceden esas cosas. Lo mismo ocurre con lugares como Irak, incluso en mayor medida, que es parte de la razón por la que no vemos a Obama lamentándose por los ataques contra toda la humanidad cada vez que lee las noticias de Bagdad.

La situación en Irak es, obviamente, más complicada - por no hablar de los que están en Afganistán, Yemen y otros lugares en el extremo receptor de las atrocidades militares de los EE.UU. ¿Por qué no rompe el corazón del Presidente ordenar ataques con aviones no tripulados y otras maniobras de extinción de vida?

Respuesta corta: porque no es el trabajo de las superpotencias el participar en la auto-reflexión. Por lo tanto, la visión selectiva de Obama le permite observar en el caso de París: "Hemos visto un intento escandaloso de aterrorizar a civiles inocentes".

Cabe mencionar que, en el caso de Beirut, la composición multi-sectaria de la ciudad ha permitido varias gradaciones intra-metropolitanas de humanidad, disponibles de ser detectadas por el ojo orientalista. Es seguro suponer que, si los recientes atentados suicidas hubieran tenido lugar en, digamos una discoteca exclusiva de Beirut, resort de playa u otro lugar del Líbano al que los medios de comunicación occidentales superficiales aman exclamarhttp://www.middleeasteye.net/columns/fighting-right-be-elite-beirut-2090225599, las consecuencias humanas hubieran despertado más interés de la audiencia.

De hecho, si las víctimas hubieran sido más "como nosotros" que los habitantes del otro lado oscuro y criminal de los suburbios del sur de Beirut, donde se produjeron los atentados - incesantemente descritos por los mediocres medios de comunicación como un "bastión de Hezbollá" o "la fortaleza de Hezbollah" –hubieran tenido una mayor posibilidad de romper nuestros corazones.

Demonios, siquiera hubiéramos podido verreferencias a la antigua identidad romantizada de Beirut como la "París del Medio Oriente".

A raíz de los ataques en el París de Europa, por su parte, se alentó a los usuarios de Facebook en las cercanías de la ciudad a registrarse como "seguro" - una opción no puesta a disposición el día anterior a los usuarios de Facebook en Beirut. En su estado de Facebook hoy día, la profesora Laleh Khalili, de la Escuela de Estudios Orientales y africanos en Londres señaló que, aunque el servicio de redes sociales en línea también había ofrecido el mostrador de “seguro” después de los terremotos de este año en Nepal, Chile, y Afganistán / Pakistán, el mismo "botón no se ofrece a la gente en Palestina o Siria o Irak o Líbano y un sinnúmero de otras zonas de destrucción".

Khalili añadió:

"¿Qué podría significar incluir a París en el rango de los desastres"naturales"que no sea un despojo de su política, una especie de anti-política, que ve esto como una historia del bien contra el mal o de sufrimiento, pero sin una historia? Esos otros lugares son "políticos" y sus víctimas no pueden ser invocadas en el entorno supuestamente "neutral" [de Facebook]".

En cuanto a las repercusiones claramente políticas de la masacre de París, que el presidente francés, François Hollande ha culpado al grupo Estado Islámico, refugiados y minorías perseguidas tendrán naturalmente que soportar el peso dela inevitable reacción racista y xenófoba - un regalo del cielo para los políticos derechistas europeos y organizaciones, interesadas ​​en explotar al máximo elderramamiento de sangre al servicio de sus propias visiones sociópatas.

En sus actualizaciones en tiempo real sobre la secuela, The Guardian británico informó que "Polonia ha anunciado que ya no acogerá a refugiados a través de un programa de la UE, en un comunicado profundamente controvertido que unía la crisis [de refugiados] con los asesinatos en París".

Desafortunadamente, sin embargo, va a haber un montón de gente que no verá este movimiento como controvertido en absoluto. Y mientras los obstáculos para la existencia de los refugiados se multiplican, lo que a menudo se olvida es qué hechos como la masacre de París, palidecen cuantitativamente en comparación con las situaciones de las que muchos refugiados están huyendo - situaciones en las que el propio Occidente a menudo está implicado.

En un mundo muy superior al que tenemos, el escenario podría calificarse como un asalto a toda la humanidad.

El hecho de que no lo haga es verdaderamente desgarrador.

**Belén Fernández es la autora de "The Imperial Messenger: Thomas Friedman at Work", publicado por Verso. Es editora colaboradora de Jacobin Magazine.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.