• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Australia Neoliberal: reflexiones desde lo más profundo

| Foto: islamonda.com

Publicado 30 octubre 2015
Las políticas económicas neoliberales, la xenofobia, el militarismo y el cambio climático dominan el contexto político australiano moderno.

Hace unos días, llegué a Sydney, Australia, para promover la película documental de Amir Amirani, "We Are Many", y para una serie de charlas con sindicatos, grupos ambientalistas, organizaciones de salud pública, activistas comunitarios contra la guerra y cinéfilos.

Una vez que me establecí me encontré con algunos amigos, eventualmentetomé un ejemplar de ‘The Sydney Morning Herald’, el diario más grande de Australia.

Como era de esperar, las alzas de las tasas de interés dominaron la primera página. Westpac, el segundo banco más grande de Australia, elevó recientemente las tasas un 0.2 por ciento en una cínica estratagema para amortiguar la explosión de los precios inmobiliarios. En realidad, los costos para hacer negocios simplemente están siendo compensados ​​por dinero de los contribuyentes, mientras Westpac

busca aumentar sus reservas de capital sobre las espaldas de los dueños de casa (las ganancias de Westpac se han disparado a US $ 7,8 mil millones en 2015).

En cierto modo, la historia es similar a la que ha tenido lugar en los EE.UU en los últimos años: la desregulación, la desindustrialización y la especulación financiera, en definitiva, el neoliberalismo. Recuerde, un bajo crecimiento y un alto desempleo son excelentes para las elites globales. De hecho, a las elites globales les va bien en las recesiones, por lo que deben estar contentos de que en Australia se prevé un mísero crecimiento del PIB del 2 por ciento en 2016.

En los últimos años Australia ha experimentado un auge de la minería, pero esos días han terminado y eso es bueno y malo - bueno para el medio ambiente, pero malo para la economía, al menos en el corto plazo, ya que del auge de la minería ha pasado al auge de la vivienda. Como resultado, Sydney y Melbourne son dos de las ciudades más caras del mundo. Esta nueva realidad urbana ha causado una preocupación legítima a los australianos. Después de todo, la propiedad burbuja estalló.

Sin embargo, no sólo las burbujas inmobiliarias son motivo de gran preocupación, también es la falta de infraestructura de transporte público en Sydney y Melbourne. Además, estas ciudades no sólo carecen de la infraestructura necesaria para mantener sus absurdos proyectos de desarrollo, sino que también están perdiendo rápidamente su sabor, su singularidad, por apartamentos y condominios que construidos en masa ahora ensucian sus paisajes urbanos. Según Chris Johnson, CEO de Urban Taskforce, Sydney debe duplicar la altura de sus rascacielos "si quiere mantenerse a la par con otras ciudades de Australia y con Shanghai, Hong Kong y Singapur".

A Michael O'Neil, director de la Universidad de Estudios Económicos del Centro de Adelaida, le preocupaque, "nadie respondió a la pregunta de, ¿dónde vamos a crecer?" El sr. O'Neil llega a sugerir que Australia del Sur se beneficiaría de proyectos de defensa, tales como la producción de submarinos. Por desgracia, se podría encontrar muchos australianos que están de acuerdo con él, ya que el desempleo en Australia del Sur se encuentra en el más alto nivel de los últimos 15 años. Cuando la gente está desesperada, estarían encantados de tener empleos en la industria de defensa si no se les da ninguna opción alternativa.

Hablando de la industria de defensa, deben estar muy contentos que Australia una vez más ha decidido ser el perro faldero del Tío Sam, cuando los militares de Australia bombardean Siria. Sin embargo, nada de esto es nuevo: Australia ofreció su ayuda a los esfuerzos de la OTAN en Libia, ayudó a ocupar y destruir Afganistán, y fue la segunda mayor contribución de fuerzas durante la invasión y ocupación de Irak, el mayor crimen de guerra y desastre humanitario del siglo XXI.

Donde hay guerra y desempleo, no hay mucho espacio para la xenofobia. Australia, una nación construida sobre políticas genocidas, está experimentando un resurgimiento de los grupos anti-musulmanes en todo el país. Hace apenas unos días, más de mil manifestantes anti-musulmanes se reunieron en Melbourne para denunciar al Islam. En julio, manifestantes en favor de los refugiados y los manifestantes anti-refugiados se enfrentaron en Melbourne. De hecho, estas tensiones han estado en aumento desde hace algún tiempo.

A principios de este mes, un niño de 15 años de edad llamado Farhad Khalil Mohammed Jabar disparó y mató a un oficial de policía de Sydney. En consecuencia, la Policía de Sydney allanó decenas de casas en los suburbios occidentales de la ciudad, alimentando aún más la tensión creada por los diez años de participación de Australia en las guerrasdel Medio Oriente. El año pasado, en diciembre de 2014, "un autoproclamado predicador del Estado Islámico".Man Haron Monis tomó comorehenes a una docena de personas en un café de Sydney. Monis y otros dos murieron en el asedio. En resumen, Australia está experimentando repercusiones, un término utilizado por la CIA para clasificar las consecuencias imprevistas de las intervenciones de los Estados Unidos en otros países. Como cualquier persona razonable puede entender, los secuestradores del 9/11 no llevaron a cabo sus ataques porque odiaban las "libertades" estadounidenses, sino porque desechaban la política exterior estadounidense. Lo mismo ocurre en el contexto australiano.

Desafortunadamente, Australia ha respondido de manera predecible, con drásticos ajustes contra las libertades civiles y ampliando su ámbito de operaciones de seguridad de manera que incluyen a los niños. Lo señala David Wroe en un reciente artículo del Herald:

"Niños de tan sólo 14 han sido monitoreados ​​por ASIO (Organización de Inteligencia de Seguridad Australiana), por órdenes del Procurador General George Brandis, lo que subraya la dramática caída en la edad de los sospechosos en cargos relacionados con terrorismo"

Mientras el gobierno de Turnball se prepara para ser anfitrión de una reunión de alto nivel en la lucha contra el terrorismo, en Canberra, el senador Brandis reveló que él había firmado órdenes para que ASIO pueda monitorear a niños de 14 años, lo que indica, según dijo, la necesidad de nuevas reformas contra el terrorismo.

Mientras tanto, el entorno natural de Australia está sintiendo los impactos del cambio climático fuera de control. De hecho, el jefe economista de Goldman Sachs en Australia, Tim Toohey, ha sugerido que la reciente sequía supone un grave riesgo para la economía, añadiendo más tensiones económicas a las ya existentes. Justo el otro día, "la mina de carbón más grande de la nación ha superado un obstáculo significativo después de que elMinistro de Medio Ambiente, Greg Caza,lo aprobara con‘las condiciones más estrictas en la historia de Australia’, en una decisión que los grupos ambientalistas han declarado un desastre".

Nada de esto debería ser una sorpresa, ya que el actual Primer Ministro de Australia, Malcolm Turnbull, tiene una fortuna estimada de US $ 144 millones (AUD $ 200 millones). Turnbull recientemente sustituyó a la versión australiana de George W. Bush, Tony Abbott, un hombre que avergonzó y diezmó al país durante el último par de años. Cuando le confrontaron en el Parlamento acerca de sus cuentas financieras en las Islas Caimán, el primer ministro Turnbull contestó: "Algunos de nosotros tenemos más éxito que otros, algunos de nosotros somos afortunados en el manejo de los negocios, algunos de nosotros somos afortunados en el intelecto que heredamos de nuestros padres".

En general, la trayectoria política en Australia no se ve bien: las políticas y las ideologías neoliberales están en aumento; el individualismo y el materialismo dominan el paisaje de la cultura pop; y no hay la sensación de que las cosas vayan a ponerse mucho mejor en un futuro cercano.

Como siempre, sin embargo, la gente está luchando: ecologistas, sindicatos, grupos comunitarios, organizaciones antirracistas, y así sucesivamente. Y para ser honesto, eso es lo que más me interesa aprender durante este viaje: la organización. ¿Qué está funcionando? ¿Que no está funcionando? ¿Qué movimientos progresistas, organizaciones y comunidades están construyendo el poder político? ¿Cómo pueden ser más efectivas? Estas son las preguntas que voy a hacer a los activistas de todo el país.

De cualquier manera, la Izquierda tiene un montón de analistas y comentaristas, pero no tanta gente que pueda articular claramente sus objetivos y cómo espera lograr sus metas. En 2003, más de 250 mil personas llenaron Hyde Park en Sydney; en Brisbane, más de 100 mil personas marcharon contra la inminente guerra en Irak.

Mientras tanto, ¿dónde han ido nuestros camaradas? Seguramente, estos manifestantes contra la guerra no han hecho la transición a pro-militaristas. Pero ¿dónde están? ¿Cómo pueden ser removilizados en torno a cuestiones relativas al militarismo, la guerra, la vigilancia y la tortura? Espero poder averiguarlo.

Vicente Emanuele puede ser contactado en vincent.emanuele333@gmail.com


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.