Terrorismo y Ajiaco

El terrorismo  es el uso de la violencia, causando  daño, destrucción  y muerte a unos,  mientras  impone  el miedo  en otros.  Y el “ajiaco”,  expresión colombiana  que se emparenta con el “falso  positivo”,  consiste en simular  un acto  de agresión  o terrorismo para,  efectivamente, aplicar  ese acto con la excusa  de represalia  y reciprocidad con el aval  de la colectividad.

Terrorismo y Ajiaco

Ahora bien, todos  estos  actos repudiables  se suceden  siempre  dentro de un contexto y ninguno  de ellos  persigue  fines loables, aunque  la ignorancia aprendida en las universidades  y academias  al servicio del Estado burgués enseñen la prédica de Maquiavelo de que “el fin justifica los medios”.

Estas  aproximaciones pueden venir  a propósito  de nada, como  mera  reflexión, por aquello  de que “después del ojo afuera, no vale santa Lucía”, como  también, obtenidas las resultas del acto terrorista y/o del ajiaco, por cuanto evitar la violencia  en todas  su formas es el único camino  a la vida, la paz, el buen  vivir y el vivir bien, como  estamos  apostando desde el nuevo mundo multicéntrico y pluripolar, dos semas  que son odiosas para los colonialistas imperios del viejo y decadente mundo unipolar, el del  capitalismo, al que aún  muchos líderes mundiales y teóricos temen señalar tal cual es, porque decir que “el rey está desnudo” es muy  incómodo, mientras  que  la lengua lisonjera es la  guía de la diplomacia capitalista e imperial.

Eneste sentido, pudiéramos evocar recientes actos de violencia y muerte en Francia, como el de los directivos  de la  revista satírica y antimusulmana Charlie Ebdo, al igual que los ataques en un teatro y estadio  en París y recientemente, el perpetrado en Niza, todos  con víctimas civiles y con los victimarios liquidados, porque los muertos no hablan, ni dirían el móvil  de los hechos.

Lástima que en el mundo occidental no nos percatemos de todos los actos terroristas que  se están perpetrando diariamente y por  años, en toda  la nación  árabe y la africana, contra miles y millones  de seres  humanos, entre niños, mujeres y hombres adultos, sin contemplación  por ellos,  en Palestina,  Siria,  Libia,  Irak,  Afganistán y Túnez, entre otros pueblos  que se resisten al canibalismo imperial que lideran los gobiernos de EEUU y la rapiña  de la Unión  Europea, con  su fuerza bélica de la Organización para el Tratado del Atlántico Norte  (OTAN), convertida en fuerza mercenaria y de ocupación.

Desde el Sur, en los países  libérrimos y emancipados, el pueblo  y sus líderes  siguen  apostando con vehemencia por la vida  y la paz, como  alternativa contra la destrucción del planeta, hecho que los imperios rapaces aborrecen y razón  por cual  están  forzando  por derrocar  nuestras  democracias, con sus actos de terrorismo institucionalizados y sus ajiacos acostumbrados que puedan  exhibir  en esta  guerra  de cuarta generación mediática. Aún  así, serán  derrotados a partir  de la lucha  por  la vida y por la paz.

Prof. Luis Pino

@l2pino2

 


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitadas en esta sección


Perfil del Bloguero
Nacido en Mérida, Venezuela.Narrador y ensayista. Activista político de base, del PSUV. Comunicador de Calle del SiBCI, No. 16004.Profesor universitario e investigador de fenómenos sociales y del habla espontánea.Profesor en Lengua Materna; Magister Scientiae en Literatura Iberoamericana; Doctor en Ciencias Sociales.
Más artículos de este bloguero

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.