EE.UU. agita la VII Cumbre de las Américas | Blog | teleSUR
9 abril 2015
EE.UU. agita la VII Cumbre de las Américas

Barack Obama pretende capitalizar a favor de su país el aparente giro positivo hacia Cuba en la VII Cumbre de las Américas. Sin embargo, su garrafal desatino al decretar más sanciones contra Venezuela y caracterizar a esa nación hermana como amenaza para la seguridad de Estados Unidos oscureció su logro político con La Habana. Con ambas acciones el estadunidense reiteró si no una política esquizofrénica, sí la ambivalencia del imperialismo estadunidense en América Latina bajo una lógica similar a la de la zanahoria y el garrote que Theodore Roosevelt impuso al inicio del siglo XX.

EE.UU. agita la VII Cumbre de las Américas

En Panamá, apenas ayer, se dio otro ejemplo de ese doble discurso y duplicidad de intenciones del imperio: la presencia en la VII Cumbre de Las Américas de la disidencia anticubana - que alcanza nivel paramilitar –. Provocadora y agresiva, la manada a sueldo obedece al amo que paga para que acaten sus órdenes, y así se presentó como miembro de la Sociedad Civil de la isla en el país del Canal.

Liaena Hernández de la Federación de Mujeres Cubanas denunció que mercenarios pagados por los enemigos históricos de la nación cubana asistían a los Foros Paralelos de la Cumbre. Era inadmisible e impensable el diálogo con esos terroristas usurpadores de la personalidad de la nación cubana a la que han violentado sistemáticamente; de ahí el retiro digno de la delegación gubernamental en ese foro.

Obama sabía que su presencia en esta Cumbre no sería cómoda y placentera como las anteriores. Ahora está presente Cuba, que rehúsa regresar a la Organización de Estados Americanos (OEA) que ha fungido como oficina de Relaciones Públicas de la Casa Blanca al coordinar estas cumbres “a modo” de Washington desde la primera, realizada en Miami en 1994.

Desde la cita regional en Cartagena, Colombia los representantes de los Gobiernos de Nuestra América dijeron en voz alta que cualquier convocatoria de la OEA era inútil sin la presencia de Cuba. Y ahora que la isla acude a Panamá, Washington envió a sus disidentes abonados para mantener la Cumbre bajo su control; sus contrarrevolucionarios a sueldo ocasionan el caos, atacan a representantes cubanos de la sociedad civil y pretenden distraer la atención

Ese operativo es uno más de las agencias imperiales contra los pueblos progresistas latinoamericanos; esto recuerda al que el Pentágono lanzó aquel miércoles 20 de diciembre de 1989, también en Panamá bajo la operación Causa Justa, donde tropas estadunidenses de élite, de la Marina y de la 82ª División Aerotransportada lanzaron ataques aéreos –algunos desde el recién estrenado avión indetectable F-117- sobre el popular barrio de El Chorrillo en Panamá que causaron la muerte instantánea de más de 4 mil civiles.

Aunque días antes la Casa Blanca reculó y sostuvo que no cree que Venezuela sea una amenaza para la seguridad de Estados Unidos, en la VII Cumbre de las Américas el imperio no quiere escuchar los reclamos del Gobierno de la Revolución Bolivariana por la ofensiva que ha lanzado en su contra. Tampoco quiere oír más la exigencia regional para que levante el bloqueo genocida contra Cuba, sólo aspira a escuchar las voces de sus escasísimos aliados en la zona, que aplauden su plan militar-comercial de la Alianza del Pacífico.

Obama, tras subir su raquítica popularidad luego de que Irán y el G5+1 alcanzaran un acuerdo marco sobre el programa nuclear, pretende –ahora sí- volver su mirada hacia América Latina por el resto de su gestión. Sin embargo, mientras continúe financiando a la dizque disidencia de Cuba y Venezuela con dinero de los agobiados contribuyentes estadunidenses, sólo confirmará que su presidencia carece de la autoridad moral en que confiaron sus electores.

Obama, como autista político, insiste en pasar a la historia como el presidente estadunidense que se acercó a Cuba; no se percata de que a nombre de los intereses corporativos desde la Casa Blanca articula políticas agresivas contra los pueblos progresistas de América Latina. La historia y el presente reclaman que Obama dé un único paso: suprimir su política de confrontación con la región del planeta que está llamada a ser la gran protagonista del siglo XXI.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección


Perfil del Bloguero
Internacionalista con investigaciones en: Política Exterior, Seguridad Nacional, Inteligencia, Energía y Militarización. Articulista en diarios y revistas. Colaboradora en programas de radio y televisión.

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.