• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Dostoievski también es autor de cuentos, ensayos y otros escritos breves.

Dostoievski también es autor de cuentos, ensayos y otros escritos breves. | Foto: Archivo

Publicado 11 noviembre 2016

El 11 de noviembre de 1821 nació el escritor ruso Fiódor Dostoievski, a quien su realidad lo fascinó y hostigó hasta el punto de convertirlo en una de las referencias literarias más importantes de la historia.

Los personajes de la literatura permanecen eternamente como víctimas y victimarios, incapaces de desprenderse de sus miserias, sin encontrar nunca otra salida para sus conflictos.

Eso ocurre con los del escritor ruso Fiódor Dostoievski, a quien desde su nacimiento hace 195 años, el 11 de noviembre de 1821, la vida comenzó a imponerle realidades que dotarían a sus futuros personajes de conductas irreversibles e inmodificables.

Probablemente Raskolnikov podría haber detenido el crimen e impedido el castigo; o el destino de los hermanos Karamazov podría haber estado menos marcado por el infortunio; quizá Mishkin hubiera podido diferenciar entre la compasión que le provocaba Nastasia Filippovna y el verdadero amor de Aglaya Ivanovna. Pero no había más destino para ellos que el escribió Dostoievski, presa, él mismo, de sucesos trágicos. 

En la narrativa dostoievskiana prevalece la interpretación psicológica de los personajes. La muerte de su progenitor Mijaíl Dostoievski, cuando  tenía 18 años, se sumaba a la tristeza causada por el deceso de su madre, María Fiódorovna, tres años antes. Y a la tristeza se unía la culpa, porque, según confesaría después el autor, en varias ocasiones deseó secretamente el fin de la vida de aquel hombre cruel. Fueron esos sentimientos los que confluyeron para que décadas despues escribiera una de sus obras fundamentales: Los hermanos Karamazov.

"Es culpa mía, culpa mía personal, si el mundo va mal." Los hermanos Karamazov

 

Dostoievski fue un escudriñador de las esencias: las descripciones de sus personajes, de cada rasgo, nos muestran un observador minucioso y un conocedor profundo, no solo del exterior, sino sobre todo de las conductas, sentimientos, emociones y miedos.

Estas profundidades no se limitaban a la vida rusa del siglo XIX, pues son reflejo del conjunto humano, pero también reflejan estereotipos de la época. Cada personaje surgió a partir del contacto del autor con su realidad cambiante y compleja, con una sociedad deteriorada por la avaricia, las ansias de poder y la envidia.

Por eso, sus primeras obras centran la atención en las condiciones de los necesitados, en las humillaciones de las que son víctimas y su forma de reaccionar ante ellas. Así lo refleja su primera novela, Pobres gentes (1846), y la siguiente, El doble, que le permitieron, con solo 25 años, ser un escritor reconocido.

 

“La desgracia es una enfermedad contagiosa. Los desgraciados y los pobres deben evitarse los unos a los otros, para no contagiarse todavía más.” Pobres Gentes.

 

>> ¿Pablo Neruda fue asesinado por la dictadura de Augusto Pinochet?

La redacción de su novela Niétochka Nezvánova fue interrumpida por su detención el 23 de abril de 1849, a causa de sus vínculos con el círculo de Petrashevski, un grupo de discusión literaria cuyos debates teóricos devinieron en discusiones sobre los problemas de Rusia.

A raíz de ese hecho,  Dostoievski fue acusado de conspiración y condenado a muerte, aunque finalmente la pena le fue conmutada por cincos años de trabajos forzados en Siberia.

Cumplió su sentencia entre 1850 y 1854 y las experiencias vividas en ese tiempo las plasmó en Recuerdos de la casa de los muertos (1862), mientras que su cercanía a la muerte antes de la sustitución de la sentencia, y el efecto que esta le provocó, las recogió en El idiota (1869).

"Los libros son mi aliento, mi vida y mi futuro". El idiota

Otro hecho que condicionó la existencia y la producción de Dostoievski fue su padecimiento de epilepsia. Todos sus ‘héroes’ poseen indicios de alguna enfermedad o mal, físico o mental.

Para esta fecha se recuerda que hace 194 años, Dostoievski abrió por primera vez los ojos a un mundo en el que su destino ya estaba escrito, como el de sus personajes, y lo convirtió en uno de los escritores que dejaría huella en la historia.

 

teleSUR
Boletines
Recibe nuestros boletines de noticias directamente en tu bandeja de entrada

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.