• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Soy Reportero
  • Venezuela: ¿Cuál en Verdad es la Discusión?
Fecha de publicación 25 septiembre 2017 - 01:25 AM

Por Alison Bodine

Traducido por Reynaldo Cruz Díaz

El 30 de julio de 2017 el pueblo de Venezuela obtuvo una gran victoria en defensa de su soberanía y autodeterminación. Frente a una violenta oposición contrarrevolucionaria y a una creciente intervención imperialista liderada por Estados Unidos en su país, más de 8 millones de venezolanos acudieron a las urnas y eligieron con éxito una Asamblea Nacional Constituyente.

Desde entonces, el gobierno de Estados Unidos y sus aliados imperialistas han seguido aumentando sus amenazas, sanciones e intervenciones contra el gobierno democráticamente elegido de Venezuela y el proceso revolucionario bolivariano.

El 11 de agosto de 2017, el presidente estadounidense Trump amenazó con una intervención militar contra Venezuela. "Tenemos tropas en todo el mundo en lugares muy lejanos. Venezuela no está muy lejos y la gente está sufriendo y muriendo. Tenemos muchas opciones para Venezuela, incluyendo una posible opción militar, si es necesario".

Luego, el 25 de agosto, el Presidente Trump emitió una orden ejecutiva imponiendo una quinta ronda de sanciones contra Venezuela, limitando severamente la capacidad del gobierno para recibir dividendos, pagar deudas y adquirir nuevos bonos de cualquier persona u organización que operen en los Estados Unidos.

La Casa Blanca afirma que estas sanciones demuestran que el gobierno de Estados Unidos "no se quedará parado mientras Venezuela se desmorona". Sin embargo, son tanto el gobierno de Estados Unidos como sus aliados derechistas en Venezuela los que están desmoronándose. Con cada escalada peligrosa, el gobierno de los Estados Unidos está trabajando para derrocar al gobierno del presidente Maduro y revertir los logros alcanzados por los pobres, trabajadores y oprimidos dentro del proceso revolucionario bolivariano.

Por supuesto, la intervención estadounidense en Venezuela no está en los titulares de los principales medios capitalistas. En cambio, los titulares dicen: "Venezuela se quema mientras el dictador Maduro da la espalda al pueblo", "El hambre se consume en el alma de Venezuela mientras su pueblo lucha para sobrevivir", "Venezuela se está derrumbando" y “El descenso de Venezuela a la dictadura demuestra que la democracia está perdida", entre otros.

El gobierno de Estados Unidos y su portavoz de los medios de comunicación han hecho su trabajo dándonos las palabras de moda: colapso económico, dictadura, democracia, fraude electoral, derechos humanos y más. Esta es la narrativa que el imperialismo norteamericano ha escrito, pero ¿es ésta realmente la discusión sobre Venezuela?

Objetivo: Venezuela

El gobierno de Estados Unidos ha estado tratando de derrocar al gobierno elegido democráticamente de Venezuela desde que el presidente Hugo Chávez fue elegido en 1998. Para lograr esto, se han basado tanto en métodos abiertos como encubiertos, mientras trabajan con la oposición violenta venezolana.

Además de las amenazas y sanciones militares contra Venezuela, un componente central de la intervención imperialista ha sido el apoyo financiero directo e indirecto de millones de dólares para los llamados programas y organizaciones de "construcción de la democracia" y "sociedad civil" en Venezuela.

Gran parte de este dinero se canaliza a través de subvenciones otorgadas por la Fundación Nacional para la Democracia (NED), el Instituto Democrático Nacional (NDI), el Instituto Republicano Internacional (IRI), la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) e otros instituciones no gubernamentales.

Entre 2014 y 2016, la NED otorgó más de $ 5.8 millones en donaciones a 110 organizaciones y proyectos de "construcción de democracia" en Venezuela. Estas becas tienen descripciones vagas como "Movilización Ciudadana y Formulación de Políticas Constructivas" (2016 - $ 200,000), "Fortalecimiento del Liderazgo Femenino en Venezuela" (2016- $ 50,000) y "Fomento del Emprendimiento en Defensa de la Democracia y los Mercados Libres" (2015 - $ 160,813) entre otros. Sólo en 2016, el presupuesto de USAID para Venezuela fue de $ 6.5millones.

Aunque exactamente cómo se gastan todos los millones de dólares en Venezuela no es información disponible públicamente, se han realizado investigaciones que exponen cómo el gobierno de Estados Unidos apoya directamente a los partidos y organizaciones contra-revolucionarios de Venezuela. Por ejemplo, en 2006, el New York Times informó que la USAID había "distribuido alrededor de $25 millones a varias organizaciones venezolanas en los últimos cinco años, según los funcionarios involucrados en los proyectos". Más tarde se reveló que algunos de estos fondos estaban conectados al intento de golpe de Estado de abril de 2002 contra el presidente venezolano Hugo Chávez. Según un informe del Consejo de Asuntos Hemisféricos (COHA), una investigación realizada por el propio Departamento de Estado de Estados Unidos determinó que el Departamento de Estado de los Estados Unidos, el NED y el Departamento de Defensa de los Estados Unidos "proporcionaron capacitación, unos 3,3 millones de dólares a organizaciones e individuos venezolanos, algunos de los cuales se supone que han participado en los acontecimientos del 12 al 14 de abril [en referencia al intento de golpe de Estado]".

Además del financiamiento de los partidos políticos y de las llamadas organizaciones de la sociedad civil, el gobierno estadounidense también realiza intervenciones en Venezuela a través de medios de comunicación, como la "Voz de América". Esta red de medios, que ahora incluye internet, radio, y la televisión, promueve "valores norteamericanos" y "Democracia" en todo el mundo, incluyendo a la gente en Venezuela, y tiene un presupuesto anual de más de $200 millones.

La OEA Como Herramienta para la Intervención Imperialista

En diciembre de 2015 la oposición derechista en Venezuela fue elegida por mayoría en la Asamblea Nacional. Desde entonces, la Organización de Estados Americanos (OEA) ha sido especialmente agresiva en su promoción de la intervención extranjera en Venezuela. El presidente de la OEA, Luis Almagro, ha concentrado la mayoría de su mandato en intentos de invocar la "Carta Democrática Interamericana" contra Venezuela. Su campaña, aunque apoyada por gobiernos de derecha en América Latina, así como por Estados Unidos y Canadá, ha fracasado debido a la oposición de otros Estados miembros que han tomado posición en defensa de la soberanía de Venezuela.

Desde hace mucho tiempo, la OEA ha sido reconocida como una herramienta para la intervención estadounidense en América Latina. No sólo es cabeza de barrio en Washington, DC, también recibe una mayoría de su financiación directamente del Departamento de Estado de los EE.UU. A su vez, la OEA se ha mantenido al lado del gobierno de los Estados Unidos y ha servido a los intereses imperialistas en América Latina a lo largo de sus 60 años, apoyando e incluso asistiendo durante más de 50 golpes de estado patrocinados por Estados Unidos en América Latina y el Caribe.

De hecho, el gobierno de los Estados Unidos describió a la OEA en sus propias palabras en la justificación del presupuesto del Congreso para el año fiscal 2018: "La Organización de Estados Americanos (OEA) promueve los intereses políticos y económicos estadounidenses en el Hemisferio Occidental en contra de la influencia de los países anti-norteamericanos, como Venezuela".

A través de la maniobra del gobierno de Estados Unidos y el imperialismo dentro de la OEA, está claro que Venezuela está en su lista de ataque e intervención.

Violencia y Sabotaje de la Derecha

Junto con el aumento de las amenazas y sanciones del gobierno de Estados Unidos, la violenta oposición venezolana ha incrementado su campaña de violencia y sabotaje contra el gobierno del presidente Maduro y la mayoría de los venezolanos que apoyan al gobierno y al proceso revolucionario bolivariano.

Sus ataques violentos han tomado muchas formas, desde la acumulación de alimentos, el incendio provocado y el bloqueo de edificios gubernamentales, incluyendo hospitales, y un ataque con helicóptero a una base militar venezolana, hasta la quema de personas vivas en las calles. Desde comienzos de abril hasta el 31 de julio de 2017, la violencia y el caos provocados por la oposición derechista de Venezuela han matado a 126 personas y herido a más de mil.

Esta campaña de terror culminó el 31 de julio, día de las elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente. La violencia de derecha en las calles de Venezuela continuó en este día mientras 200 puestos de votación estaban rodeados de violentos miembros de la oposición, 21 miembros de la seguridad del estado resultaron heridos con bala y al menos 10 personas murieron.

Mientras tanto, desvergonzadamente, los líderes de la oposición violenta de Venezuela exhiben de manera abierta sus alianzas con el gobierno de Estados Unidos y sus títeres en la Organización de Estados Americanos. Por ejemplo, no sólo los miembros de la oposición venezolana se han reunido numerosas veces con miembros del Congreso de los Estados Unidos, sino que también se han reunido con el propio Presidente Trump. (Por cierto, el presidente Trump se ha negado a hablar con el presidente venezolano, Maduro, por teléfono).

La Intervención Es el Contexto, el Imperialismo Es la Discusión

A medida que activistas solidarios escriben, organizan y se movilizan fuera de Venezuela, es nuestra responsabilidad más importante comprender el contexto de la lucha en Venezuela hoy. Creo que se puede resumir en sólo tres puntos:

1-Venezuela es un blanco del imperialismo.

2-Los imperialistas han gastado millones de dólares en su campaña de sabotaje, incluyendo el trabajo con la oposición violenta contrarrevolucionaria para armar una crisis.

3-Un gobierno revolucionario y la mayoría masiva de personas que lo apoyan quieren tomar su país en un camino diferente y los países imperialistas están tratando de bloquear este desarrollo.

O, lo más generalmente dicho, el contexto actual de Venezuela es la intervención imperialista: nada más y nada menos. El caso se detiene allí. No hay nada más que necesitamos saber sobre el proceso revolucionario bolivariano para ser solidarios con Venezuela y el gobierno del presidente Maduro.

Con este entendimiento, responder preguntas como "¿cómo el movimiento de solidaridad de Venezuela debilita la reacción de la oposición venezolana?" Se vuelve mucho más sencillo. Nos oponemos a la intervención estadounidense ya todos los intentos de derrocar al gobierno democráticamente elegido de Venezuela. Esa es nuestra responsabilidad política y moral.

Venezuela hoy está en medio de una aguda lucha de clases. La clase capitalista de Venezuela controla la mayoría de la producción y distribución de alimentos y bienes básicos en Venezuela. Controlan la mayoría de los medios de comunicación. Cada hora de cada día están trabajando abiertamente y encubiertamente con el gobierno de Estados Unidos y sus aliados para destruir el proceso revolucionario bolivariano. Por lo tanto, para los activistas solidarios fuera de Venezuela, no se trata de cuántos errores comete el gobierno del presidente Maduro. Porque es muy natural que dentro de esta batalla, el Presidente Maduro y el gobierno revolucionario cometan errores tácticos, o tomen medidas que no son efectivas ni eficientes. Puesto que el gobierno es dinámico y el proceso revolucionario bolivariano es dinámico, es imposible que no ocurran errores.

En realidad, la cuestión no es si las personas que afirman ser solidarias con la revolución bolivariana deben expresar opiniones sobre lo que el gobierno o lo que el liderazgo revolucionario en Venezuela está haciendo. En cambio, la pregunta que debemos hacer es ¿cuál es la prioridad para nosotros? ¿Qué discutimos, qué organizamos y qué escribimos?

No hay reglas para la "corrección política" que dicen que cada error que el gobierno comete tiene que ser expuesto. Debemos recordar que los imperialistas están exponiendo cada minuto el proceso revolucionario bolivariano y el gobierno de Maduro. La gente puede tener sus opiniones, pero es algo totalmente diferente hacer campaña a favor del imperialismo.

Por ejemplo, ¿qué es tan significativo al afirmar que las elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente fueron manipuladas a favor del gobierno, mientras que, al mismo tiempo, la propaganda imperialista también afirma que las elecciones fueron manipuladas? De hecho, no importa para nuestra lucha para sacar al imperialismo de Venezuela si las cifras de elecciones anunciadas por el gobierno revolucionario bolivariano son correctas o no, como algunos activistas solidarios han cuestionado abiertamente. Se debe plantear la pregunta, como progresistas y partidarios del proceso revolucionario bolivariano en Venezuela, ¿a quién servimos con este tipo de "corrección política"? Debemos exponer las mentiras y manipulaciones del imperialismo norteamericano, no convertirnos en sus loros.

Construya un Fuerte y Solidario Movimiento de Solidaridad con Venezuela

La ex secretaria de Estado estadounidense, Madeline Albright, ampliamente conocida por su defensa de las muertes de más de 500.000 niños iraquíes debido a las sanciones estadounidenses, habló recientemente ante el Senado de Estados Unidos para justificar el continuo financiamiento estadounidense para los llamados programas de construcción de la democracia. En su declaración, describió el contexto en el que estos programas seguirán siendo una herramienta importante para la intervención de los Estados Unidos en todo el mundo. "La crisis financiera y las crecientes brechas entre ricos y pobres han alimentado la ira y profundizado las dudas sobre la capacidad de la democracia para cumplir sus promesas. Los progresos recientes en algunos países y regiones clave han sido eclipsados ​​por el autoritarismo renovado en Rusia, el retroceso democrático en lugares como Turquía, el auge del populismo iliberal en Europa, el colapso del Estado en una Venezuela autoritaria y la ruptura del orden en algunas partes del mundo. Oriente Medio y África del Norte."

El movimiento de solidaridad opera en el mismo contexto - Venezuela está en los blancos del imperialismo en todas sus formas mortales. Si los Estados Unidos logran derrocar al presidente Maduro y destruir el proceso revolucionario bolivariano, sería una gran derrota no sólo para el pueblo de Venezuela, sino también para los pobres, trabajadores y oprimidos de todo el mundo. Por lo tanto, y ante todo, debemos unirnos para construir un movimiento fuerte en defensa de la soberanía y autodeterminación de Venezuela contra todas las formas de intervención imperialista.

Sigue a Alison Bodine en Twitter: @Alisoncolette

Alison Bodine es una activista de justicia social, escritora e investigadora en Vancouver, Canadá. Es coordinadora de la Campaña de Solidaridad de Venezuela de "Fire This Time" Movimiento de la Justicia Social, así como miembro del Consejo Editorial del periódico "Fire This Time". Alison es autora del libro "Revolución y Contra-Revolución en Venezuela" ("Battle of Ideas Press", 2016)

Perfil del Reportero
Canadá
Más artículos de este reportero
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.