• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Soy Reportero
  • ¿Sintomas de una Reforma Educativa en Argentina?
Fecha de publicación 14 noviembre 2017 - 05:31 PM

Si bien aún no forma parte de la agenda pública una eventual reforma educativa en la Argentina es un escenario posible y cercano al que deberemos responder.

El papel de concreto al que se enfrenta la tijera neoliberal: la educación pública percibida como un valor fundamental y herramienta de desarrollo para grandes sectores de la sociedad. La educación pública a sobrevivido a anteriores gobiernos neoliberales, pero ¿combatirá como antes a este nuevo escenario social y político?

El gobierno de Mauricio Macri busca recortar el presupuesto público, achicar al Estado, bajar el déficit fiscal (que se encuentra en 10 puntos del PBI) y, además, debe hacer frente al pago de los intereses de la deuda, que se incrementó en 90 mil millones de dolares desde que asumió y al pago de las letras del Banco Central, conocidas como Lebacs, que ya representan más de 1 billón de pesos, el doble de la masa monetaria del país.

La reforma tributaria que deberá tratar el Congreso de la Nación, y qué seguro será aprobada, creará un régimen tributario regresivo que agravará el cuadro fiscal al menos que se reduzcan brutalmente los niveles de gasto público.

La reforma previsional, que incluye la derogación de la ley de movilidad jubilatoria, con previo aviso con la quita masiva de pensiones por discapacidad, supone más de 100 mil millones de recorte en asistencia social. La caja desfinanciada de la ANSeS, producto de la quita de impuestos y venta de paquetes accionarios, no podrá afrontar a corto plazo el pago de numerosos programas de ingresos, entre ellos Progresar -que también tuvo su previo aviso con la quita masiva del mismo a mediados de año-.

Las masivas movilizaciones del gremio docente Suteba, en Buenos Aires, a principio de año, en reclamo por el aumento salarial, sumado a las movilizaciones contra el Ministerio de Educación de la Nación por el presupuesto para equipamiento y materiales, eran síntomas de una serie de políticas que pretenderán llevar adelante motivados por el exitismo de las elecciones legislativas.

La inversión pública en servicios educativos supone +- el 6% del PBI -establecida por la ley de financiamiento educativo sancionada por el kirchnerismo- y que ya tuvo su recorte en el presupuesto vigente, es sintomático de un eventual intento de reforma en el afán neoliberal y pro-mercado de achicar al Estado al mínimo posible, que en una versión solo debe administrar justicia y defensa ¿?.

Modelo Importado.

Semanas antes de morir Milton Friedman, figura emblema de la Escuela de Chicago y padre del neoliberalismo que gobierna, la ciudad estadounidense de Nueva Orleans fue azotada por el memorable Huracán Katrina, que destruyó el sistema eléctrico, edificio privados y públicos, entre ellos hospitales y escuelas, entre otros. Después del paso de Katrina, el gobierno de Estados Unidos debía comenzar a reparar los daños y destinar cientos de miles de millones de dolares a la reconstrucción de la ciudad.

Mientras los ciudadanos estaban en estado de shock producto del desastre, el diario neoyorkino “The New York Times” publicó la ultima carta de “recomendaciones” de Friedman, en la que instaba al gobierno de George W. Bush y a los ciudadanos de Nueva Orleans a llevar a cabo una gran reforma en el sistema de educación público. En efecto, lo logró. Y así nacieron las escuelas chárter de Nueva Orleans.

La “charterización” de la educación consistió en el desmantelamiento gradual del sistema de escuelas públicas, gratuitas, universales y financiadas en su conjunto -como sistema-, por escuelas privadas subvencionadas por el Estado o por escuelas publicas de gestión privada, financiadas según matricula y rendimiento, en donde habían cupos de estudiantes según el circuito o distrito escolar. Claro, la primera consecuencia fueron escuelas de barrios populares completamente desfinanciadas, con pésima calidad educativa y en estado deplorable. Las escuelas chárter supusieron que las alcadias, los estados municipales, se encargan del financiamiento, con poca o nula asistencia del gobierno federal.

Las escuelas chárter de Nueva Orleans dejaron sin acceso a la educación a vastos sectores vulnerables, especialmente los barrios afroamericanos. El sistema educativo sufrió una verdadera terapia de shock.

¿Y en Argentina?

Comenta Adriana Puiggrós en un documental del canal Encuentro los intentos de privatización del sistema educativo en Argentina durante la década de 1990, por medio de la resistencia docente y popular el plan neoliberal se cayó. Una larga y dura lucha en pro de la escuela pública impidió la charterización y/o privatización de la educación.

Si bien nunca se logró el objetivo planteado por el gobierno menemista, según recomendaciones del Fondo Monetario Internacional, sí se llevaron a cabo pruebas pilotos de las escuelas chárter, por ejemplo en la provincia de San Luis puestas en marcha durante el año 2000. Se trataban, en el caso argentino, de escuelas publicas administradas por organizaciones de la sociedad civil, que las dejaba al borde de la privatización. El diario La Nación público una nota en 2001 sobre el caso: www.lanacion.com.ar/361445-las-escuelas-charter-una-experiencia-con-limitaciones

La receta neoliberal fracasó en los gobiernos de Carlos Menem y Fernando De la Rua, pero ¿fracasará si se pretende poner en practica ahora?

Muchos lectores dirán que esta ahora nunca escucharon del gobierno actual algo semejante. Pero dicen los médicos, la enfermedad se anuncia por medio de síntomas.

Hemos tenido síntomas de la construcción de los cimientos para el discurso de la necesidad de “modernizar” “reestructurar”, entre otros sinónimos, la educación pública en Argentina, sin contar los innumerables discursos presidenciales en pro de la educación privada, entre ellos:

  1. El desfinanciamiento del sistema universitario y del CONICET.
  2. Las pruebas “Aprender” llevadas a cabo en 2.016
  3. El recorte presupuestario en materia de educación en paridad de poder adquisitivo, con su consecuente subejecución en el Presupuesto 2017 vigente.
  4. El recorte en paridad de poder adquisitivo del programa Progresar y su quita masiva a mediados de año, que afectó a gran cantidad de alumnos universitarios y terciarios. Especialmente sufrido por alumnos de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de San Juan.
  5. Desmantelamiento del plan Conectar Igualdad.
  6. La Reforma Tributaria que achicará los ingresos públicos, en especial de las provincias, que sostienen en gran medida la educación publica.
  7. Invitación de un equipo de especialistas en educación de Finlandia para “estudiar y proponer mejoras al sistema educativo argentino”
  8. El discurso sobre la necesidad de reducir el déficit fiscal y “optimizar” al Estado, en donde porcentaje importante de los empleados públicos son profesores y donde la Educación supone el 6.8% del presupuesto.
  9. Ya fue anunciada por el periodismo afin al Gobierno, aliado y protector del mismo, en la columna del macrista Yamil Santoro y asesor del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en el diario pro-oficialista Infobae, que se puede leer con detenimiento en http://www.infobae.com/opinion/2017/03/24/innovar-para-mejorar-la-educacion-publica/

Impulsados por los resultados en las elecciones legislativas -en donde el 60% votó oposición- es inminente que intentarán llevar a cabo la Reforma Educativa; claro mas parecida a los intentos pasados y al modelo de Nueva Orleans, aun vigente, que a los modelos noruegos o surcoreanos, ambos totalmente públicos, con enorme financiamiento y los mejores del mundo, reconocidos por la Unesco.

Si en efecto, se plantea como solución las Escuelas Chárter (según el propio asesor macrista Santoro) se deberán tener en cuenta las consecuencias vistas anteriormente en Nueva Orleans, o la película “Preciosa” recrea muy bien como funcionan las escuelas chárter en Nueva York.

Con financiamiento por alumno y según resultados, las escuelas rurales o con alumnos problemáticos o con problemas de aprendizaje, dificilmente sobrevivirán. Ni hablar si se pretende municipalizarlas, los departamentos o partidos pobres no podrán sostenerlas. La ausencia del Estado en la definición de los contenidos educativos, como sucede en Mexico, traerá desfazajes entre el nivel educativo de una región y otra. Si se establecen cupos e inmovilidad estudiantil según distritos escolares, como sucede en Luisiana, corremos el riesgo de dejar sin educación a cientos o miles de niños, como ya sucedió en la Ciudad de Buenos Aires. Si el financiamiento depende de las matriculas, los sueldos docentes de escuelas de pequeñas poblaciones serán paupérrimos. ¿Estamos dispuestos a poner en riesgo a la educación publica, obligatoria, gratuita y laica que caracterizó a la Argentina durante deéadas?

¿Estamos dispuestos, como sociedad, a ceder a una eventual Reforma Educativa? El debate deberá darse en sindicatos, centros de formación docente, escuelas, universidades y en el Agora.

La sociedad ha resignado ya demasiados derechos y conquistas en nombre de una crisis fabricada por el mismo sujeto que pide esfuerzos para solucionarla, mientras elimina impuestos al capital economico concentrado. La pregunta fundamental es ¿Estamos dispuestos a permitir que el Estado se desprenda gradualmente de su responsabilidad con la Educación? Y en el caso de que sí sea apoyado por sectores sociales, éstos deberán preguntarse: ¿Podré pagar escuela y universidad privada? ¿Esta seguro de que podrá hacerlo siempre?.

Para disipar dudas de quienes se encuentran en apoyo al gobierno actual, pese a las notas de la prensa oficialista anteriormente referenciada, recomiendo leer el “Plan Maestro” presentado por Esteban Bullrich. ex Ministro de Educación.

Ningún país desarrollado del mundo ha logrado su crecimiento y desarrollo desfinanciando a la educación y la investigación científica y técnica. 

Perfil del Reportero
Argentina
Más artículos de este reportero
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.