• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Soy Reportero
  • Los declaro Néstor y Cristina Kirchner de Foucault
Fecha de publicación 10 junio 2016 - 02:48 AM

Néstor y Cristina Kirchner de Foucault

Cita Juan Paredes Castro en su artículo [1] , “Cuando Néstor Kirchner llegó al poder era un virtual desconocido. Pero poco tiempo después su figura y la de su esposa y sucesora, Cristina Fernández, inspirarían entre los argentinos una pasión y un odio que muc hos equiparan con el que en el pasado generaron Juan y Eva Perón”.

En efecto, los revitalizadores del modelo peronista en la actualidad supieron mantenerse en la cúspide del poder político durante más de una década, alternando entre adaptaciones tajantemente fieles de ciertos principios del viejo Peronismo de Perón y modificando, por otro lado, y ante la mirada de sus detractores, muchos otros; pero llevando a cabo siempre todas sus decisiones con una admirable mentalidad estratega y capacidad de asociación, lo que parecía garantizar la vigencia de un modelo que continuaría aún frente a la salida de La jefa en los comicios de 2015.

Volveremos y seremos… ¿cuántos pibes?

Una de las reformas implementadas tácitamente por el kirchnerismo ha sido, sin lugar a dudas, el desplazo del otrora protagonismo de los Sindicatos por el de un sector social dormido y acallado por muchas décadas: la juventud. Aunque ante las cifras constituyan apenas un número menor al 2% del padrón electoral, los adolescentes  y adultos jóvenes, que oscilan entre edades cada vez menores, representan el despertar de un poderío casi oculto, subestimado y claramente minimizado durante la década de los ’70, años perdidos para la militancia joven en un periodo en el que muchos de ellos optaron por definirse como “apolíticos”.

Pero mucho ha cambiado desde entonces: el Kirchnerismo ha sabido traer de vuelta a la masa joven al escenario político y basar en ella uno de los pilares centrales de apoyo al modelo.

Gran parte de la militancia kirchnerista, agrupada en la organización Unidos y Organizados [2] , está compuesta por diversos grupos juveniles entre la que destaca la agrupación más influyente dentro del partido de gobierno: La Cámpora, fundada por Máximo Kirchner, hijo de Néstor Kirchner y Cristina Fernández.

Esta organización política, constituida formalmente en el año 2006, y de marcada posición peronista, supo consolidarse a lo largo de la gestión como uno de los principales grupos de presión de la actualidad.

Como definiera Finer [3] , los grupos de presión son asociaciones o grupos organizados de personas o instituciones que manifiestan deseos conscientes o intereses comunes a sus miembros, realizando una acción destinada a influir en las instituciones del poder público para producir decisiones de éste favorables a sus fines.

En efecto, La Cámpora constituye a las claras uno de ellos, y aunque mucho más reciente, su capacidad de influencia puede compararse con otros grupos de presión históricos e igualmente afianzados, erigiéndose quizá, con el aval de la historicidad, el caso del Grupo Clarín, de expresa posición opositora, como uno de los principales detractores del Modelo.

            Esta organización nuclea en sus filas a un masivo número de jóvenes a lo largo del país, en parte debido a su intensa campaña propagandística, y a su paso, en absoluto inadvertido, por diversas instituciones educativas en las que busca dejar su huella.

Perón ya no me cuida ni Evita me mima, porque la inoculación política se ha aggiornado vistiéndose con camisetas coloridas y realizando en colegios públicos, con la naturaleza del convencido y como un simpático rito de iniciación, la práctica de los dedos pequeños que se abren, curvan y materializan el saludo peronista, acción prohibida además por ley en Buenos Aires. Los militantes de La Cámpora llegan con paso firme y enarbolan banderas en escuelas porteñas; la ideología muta y toma cuerpo en libros del Ministerio de Educación… y despliegan sus actos, enmascarados estos como clases de apoyo bajo el programa “El héroe colectivo”.

Dichas actividades partidarias han sido comprobadas en escuelas públicas de Saladillo y Godoy Cruz, aunque también estos talleres son dictados en distintos establecimientos de Buenos Aires, Mendoza, Chubut, en La Pampa, entre otras provincias [4] .

Si te he visto, te he dado un cargo

A partir de 2008, La Cámpora fue criticada por los principales grupos opositores al oficialismo, entre ellos uno de los rivales previamente mencionado, el Grupo Clarín, a través de notas, informes y artículos periodísticos destinados a “desenmascarar” el turbulento funcionamiento detrás de la organización comandada por el primogénito de los Kirchner. Ejemplo de ello es la nota publicada por el diario La Nación, crítico con la administración de Mariano Recalde, miembro de la agrupación, al frente de Aerolíneas Argentinas. El diario afirma que ingresaron decenas de jóvenes “camporistas”, con buenos salarios, en gerencias de administración, finanzas, legales y compras después de «congelar» a los antiguos empleados y viejos gerentes de la empresa, según fuentes del gremio. La prensa opositora también acusa a la agrupación de supuestas falta de controles y pérdidas en Aerolíneas Argentinas [5] .

Como ya consignado, varias de las figuras que supieron ostentar cargos de relevancia en la administración política durante el periodo kirchnerista han salido de la cantera de esta organización; siendo los casos más emblemáticos el del activista y militante Juan Cabandié, legislador por la Ciudad de Buenos Aires; Mariano Recalde, titular de Aerolíneas Argentinas; José Ottavis, diputado por la Provincia de Buenos Aires; Mayra Mendoza y Eduardo “Wado” de Pedro, ambos diputados nacionales por el Frente Para la Victoria. Incluso la esposa del secretario general de la agrupación Máximo Kirchner, Rocío García, fue designada coordinadora de Articulación Local de Políticas Socio-Sanitarias del Ministerio de Salud, cargo creado para su persona. A su vez, su hermana menor, Virginia, es en realidad la militante más activa (en La Cámpora). Hace años, su designación al frente de la Dirección Regional Río Gallegos de la Administración Federal de Ingresos Públicos había generado revuelo. Virginia García también fue candidata a senadora.

Este culto a la preferencia, práctica nepotista (también adoptada bajo el mote de “amiguismo” en nuestro país) cuenta con una larga tradición en el sistema político argentino y ha sido tan extendida en los sucesivos gobiernos populistas que ha llegado a alcanzar el grado de una suerte de corrupta naturalización ante la que el pueblo se subyuga y encoge de hombros.

            En efecto, el Kirchnerismo ha encontrado tanto en la militancia, agrupada en diversos grupos de presión política y social, como en el nepotismo, una manera de perpetuar y expandir su poder a las más diversas y posibles capas, es esta la alquimia que  ha de fortalecer el “modelo”.

            A su vez, este mecanismo de alianzas y conexiones puede anexarse al pensamiento que expresa Michel Foucault en “La verdad y las formas jurídicas” [6] , donde el autor es más claro que en otros textos en su definición del poder; habla del sub-poder, de "una trama de poder microscópico, capilar", que no es el poder político ni los aparatos de Estado ni el de una clase privilegiada, sino el conjunto de pequeños poderes e instituciones situadas en un nivel más bajo.

En síntesis: lo central reside en la red que se forma para el ejercicio del poder entre el Estado y aquello no estatal.

De todas las instituciones que Foucault se vale para ejemplificar su discurso, nombra la escuela dentro de lo pedagógico, así "la pedagogía se constituyó igualmente a partir de las adaptaciones mismas del niño a las tareas escolares, adaptaciones que, observadas y extraídas de su comportamiento, se convirtieron en seguida en leyes de funcionamiento de la instituciones y forma de poder ejercido sobre él”.

Quizás sean estas algunas de las claves, si se quiere, foucaultianas, por las cuales el Kirchnerismo ha sabido mantenerse la cima de los diversos poderes durante más de una década, y prometernos, desde el visor nacional y popular, la resistencia ante la ola de neoliberalismo feroz que promete expandir el recientemente electo Mauricio Macri, demonio de ojos azules que amenaza la estructura de naipes meticulosamente construida durante 12 años de gobierno.

Proclaman que volverán, esperan ansiosos el próximo combate electoral, pero si hoy Evita viviera, no sabría con cuantos detrás.


[1] “Diez cosas que cambiaron en una década de Kirchnerismo”. Diario El Comercio. 23/4/13. http://elcomercio.pe/mundo/actualidad/diez-cosas-que-cambiaron-decada-kirchnerismo-argentina-noticia-1580140

[2] El frente nacional Unidos y Organizados es una alianza de militantes propios del kirchnerismo surgida en 2012  tras el pedido y convocatoria de Cristina Fernández de Kirchner a dicho fin.

[3] (Finer, S.E.: The Anonymous Empire. Ed. Pall Malí. Segunda edición, 1966).

[4] Según lo documentado en el programa de televisión “Periodismo para todos”. 13/8/12.

[5] «El negocio aéreo, en manos de La Cámpora». Diario La Nación (30 de agosto de 2011).

[6] Foucault, Michel: La verdad y las formas jurídicas. Ed. Gedisa (2009)

Tags

kirchner
Perfil del Reportero
Argentina
Más artículos de este reportero
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.