• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Soy Reportero
  • El silencio de los inocentes
Fecha de publicación 15 octubre 2015 - 03:04 PM

El mundo esta plagado de escenarios complejos e injustos, muchos de ellos debidamente señalados y denunciados frente a los ojos de la comunidad internacional, mientras que otros son cuidadosamente silenciados debido a los fuertes intereses que hay en juego. Dentro de estos últimos casos, y como uno de los más paradigmáticos, se encuentra  el drama que por casi 40 años ha venido atravesando la  República Árabe Saharaui Democrática (RASD).

Ubicada en el noroeste africano, dicha nación es dueña de importantes recursos naturales como petróleo y fosfato, siendo quizás el principal motivo de su desgracia. Ocupada por España hasta 1976, luego de una inclaudicable lucha por conquistar la independencia, cuando la autodeterminación finalmente parecía a la vuelta de la esquina, poderosos agentes extranjeros cambiarían el curso de los sucesos. Entre diciembre de 1975 y febrero del año subsiguiente, Hassan II- por entonces rey del vecino Marruecos- ordeno una masiva movilización de civiles hacia la frontera entre su estado y el Sahara Occidental (RASD), como “método de presión” para el retiro definitivo de los españoles; sin embargo, en una de esas clásicas maniobras de la política exterior en la que nada es lo que parece, detrás de aquel discurso camuflado de anti imperialista estaba el cráneo de Henry Kissinger.

Los Estados Unidos no tenía interés alguno en el surgimiento de un nuevo país, deseaba evitar a toda costa la llegada al poder de alguna expresión progresista que ponga en jaque la rentabilidad de sus empresas y, peor aun, pueda llegar a alinearse con la Unión Soviética en plena guerra fría. Tal es así, que la “marcha verde” –como se conoció a la mencionada iniciativa del monarca-, fue promovida por Washington para impedir la soberanía saharaui una vez retirada la vieja potencia europea El plan resulto un éxito, ese mismo año el nuevo gobierno de España – impactada por la muerte del dictador Francisco Franco-, firmo un acuerdo tripartito con Marruecos y Mauritania cediéndoles el control de su ex protectorado de ultramar; nuevamente el pueblo del Sahara era avasallado.

En 1979, el Frente POLISARIO (principal organización popular de la población saharaui) logro el retiro del gobierno mauritano de las zonas que ocupaba. Acto seguido, el régimen marroquí invadió todo el territorio y lo anexo ilegalmente. Quedando solo una porción minoritaria en forma libre.

Hoy, 36 años después, la autodenominada RASD aun sufre el subyugo del dominio ejercido por Marruecos, que reprime ferozmente a la población local y dilapida sus recursos en el mercado negro. El punto cúspide de esta triste historia fue la construcción de un enorme muro que divide el territorio liberado del ocupado, separando de por vida a numerosas familias y masacrando a quien sea que intente atravesarlo.

El muro de concreto es complementado por el muro de silencio que ejercen los grandes conglomerados mediáticos. De allí el título elegido para presentar esta problemática.

Coherente con el propósito que dio origen a TELESUR, en un intento por saltar al menos el muro de la información, se realizo una entrevista con el SR. Salem Bachir -embajador saharaui en la Argentina-.

-¿En que consistió exactamente la denominada “Marcha Verde”?

Fue una cobertura a una invasión militar, que empezó el 31 de octubre de 1975. Hay informaciones publicadas que dan cuenta sobre el rol que tuvo en su ejecución el tristemente celebre Henry Kissinger, quien unos dos meses antes de que la "Marcha Verde" se organizara dio su visto bueno al gobierno marroquí.

Todo esto surgió para presionar a una España muy débil, que contaba con Franco clínicamente muerto, y obligarla a dar marcha atrás en las negociaciones que venia realizando desde no mucho tiempo antes con el Frente Polisario para devolver los territorios ocupados a sus legítimos habitantes -logro que había sido mérito de la firme resistencia del pueblo saharaui-.  A sabiendas de la incertidumbre que reinaba en el país español dada la transición que inevitablemente se avecinaría tras el fallecimiento del dictador, se llevo a cabo el mencionado complot entre Estados Unidos y Marruecos para germinar la excusa que luego utilizaría este ultimo a fin de justificar la anexión del Sahara Occidental. Y comencé mencionando que se trataba de la antesala de una invasión porque la llegada de colonos marroquíes fue complementada con la aparición en escena del ejercito de ese estado, el cual decía que venia a "proteger a sus ciudadanos". Todo un operativo típico del manual de los servicios de inteligencia americanos.

-Teniendo en cuenta la gravedad de los hechos que narra, ¿cual fue la reacción de organismos como las Naciones Unidas?

La ONU no reconoció en ningún momento el acuerdo que posteriormente terminaría firmando España con Marruecos y Mauritania, y en el cual les cedía las tierras de nuestro país. Dicha postura se debe a dos razones: por un lado la entrada de Mauritania en las negociaciones no tenia sentido debido a que no era parte originaria de los actores en conflicto –es decir, ingreso lisa y llanamente a sacar provecho de la situación-; por el otro, porque como condición central para que el tratado tenga validez tendría que haber sido refrendado mediante un referéndum por la población local, algo que finalmente nunca sucedió.

-¿Intervino, por ende, de alguna manera?

Si, pero fue recién en 1991 cuando decidió terciar oficialmente. Ese año se estableció la Misiones de Naciones Unidas para el referendo en el Sahara Occidental (MINURSO), cuyo objetivo era garantizar un alto al fuego y efectuar un plebiscito en el cual se pregunte al pueblo Saharaui sobre su futuro. Sin embargo, las trabas puestas por los marroquíes y cierta lentitud en lo propios componentes del MINURSO hacen que al día de hoy todavía no haya indicio alguno de cuando vaya a realizarse.

A su vez, los crímenes de lesa humanidades cometidos por las tropas ocupantes continúan diariamente.

-Fuera de la ONU, ¿no existe un rol mas activo de otros actores, por ejemplo la Unión Africana?

Es precisamente allí donde reside uno de los principales sostenes hacia nuestra causa nacional, los estados africanos han tenido un comportamiento muy digno. A tal punto que Marruecos es el único país del continente que no forma parte de la organización.

Pero también en América Latina contamos con múltiples gestos de afecto y apoyo, uno de los casos más notorios es el de los Organismos de Derecho Humanos en la Argentina, entre ellos las queridas Madres y Abuelas de Plaza de Mayo; en la RASD existe un grupo similar.

-¿En que consiste?

Tenemos una densidad de habitantes pequeña, alrededor de 1 millón de personas, y la cantidad de desaparecidos tras la invasión marroquí asciende a mas de 700. Inspiradas en la experiencia y el coraje de las Madres argentinas, cuyo formidable gesto de sacrificio dio ejemplo a todo el mundo, muchas madres saharauis se juntaron para reclamar por la aparición de sus hijos; el grado de represión del ejercito marroquí es tal, que no permite ni siquiera a ellas manifestarse en forma pacífica.

-¿Aun después del ingreso de las Naciones Unidas en el territorio?

Lamentablemente si, el numero de desaparecidos continua en permanente aumento. Los últimos casos fueron 15 jóvenes que desaparecieron en 2008. 

- Podría imaginarse que a esta altura debe imperar un alto grado de decepción frente a la MINURSO

Los jóvenes son muy críticos del actual proceso, muchos de ellos aun no habían nacido cuando ya, en teoría, se estaba trabajando para concretar el referéndum. La juventud simplemente esta cansada, no creen que en las condiciones vigentes pueda producirse avance alguno, motivo por el cual se esta viviendo un clima de radicalización en las nuevas generaciones. Hace poco un periódico español publico una declaración de un joven saharaui que decía: “prefiero dejar a un hijo sin padre, que dejarlo sin patria”, y junto a el otro exclamaba “si no nos dejan vivir como queremos, por lo menos que nos dejen morir como queremos”; ese es el sentimiento que prevalece, nunca es bueno llegar a esos extremos, pero la situación es realmente desesperante.

Perfil del Reportero
Argentina
Más artículos de este reportero
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.