• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Soy Reportero
  • “El Conde Mosca y sus libros volando”
Fecha de publicación 4 octubre 2016 - 01:31 PM

“El Conde Mosca y sus libros volando”

© Por Pablo Virgili Benitez

Twitter: @VirgiliPablo

Llegar a su dirección exacta me costó trabajo, caminar en la enorme y convulsa capital de los ecuatorianos, la hermosa y alucinante ciudad de Quito no es cosa fácil, perderte entre sus calles y esos edificios de cristales brillantes sí. Luego de dar varias vueltas, subir y bajar avenidas y preguntar a muchas personas llegué a la librería “Conde Mosca”.

Es en una casa, subí hasta el tercer piso y me recibió en la puerta un hombre sencillamente vestido, de pelo largo y carácter afable; me explicó cómo funcionaba su proyecto, me dijo que me pusiera cómodo y que podía mirar con confianza: estaba atendiendo a dos lectoras que habían llegado antes que yo.

El lugar es pequeño pero muy acogedor, decorado con sencillez: en las paredes tiene fotos con su esposa, los libreros están cargados de origamis y en el ambiente por supuesto no podían faltar los retratos de los grandes maestros: Albert Camus, Günter Grass, Vladimir Nabokov, García Márquez y muchos más.

Al despedir a las lectoras que llegaron antes que yo, _que por cierto se fueron muy contentas con los libros que compraron_ me ofreció a mí y a mi novia que me acompañaba una copa de vino tinto, le agradecí el gesto y comenzamos a conversar. Me explica más a fondo de que va su proyecto: decide abrir una librería en su propia casa porque conoce el mundo editorial, es graduado en Lengua y Literatura, fue hasta hace unos meses profesor en la Escuela Politécnica Nacional de Quito pero por discrepancias ajenas a sus decisiones debió salir de lo que comenta es su segunda pasión luego de leer: el magisterio.

Primero que todo le pregunté de donde sale el nombre tan singular de su librería “Conde Mosca”, dice que era el personaje preferido de una novela de un escritor francés que leyó a los 16 años, le gustó y así le puso porque es un nombre que sugiere mucho. Los lectores no van a él, el busca a los lectores, se apoya en las redes sociales, se fija si comentan un libro si suben fotos leyendo, así los detecta les envía una solicitud  de amistad y ahí comienza la relación entre librero y lector; _conmigo fue así_.  Su propósito es fabuloso, hace seis meses abrió las puertas de su casa a la literatura y le va bien, vende a precios económicos, pero señala que eso no es lo más importante le da más prioridad al cliente y su satisfacción: que se lleven un buen título y que lo lean de principio a fin es lo primordial, culmina. Una necesaria iniciativa en este mundo tan invadido de tecnología y falto de lectura.

Por mi parte adquirí tres títulos fabulosos: “El extranjero” del fumador Albert Camus, “Mujeres” del alcohólico Charles Bukowski y “París era una fiesta” del suicida Ernest Hemingway, defectos estos que jamás opacaron sus geniales trayectorias literarias.

Al despedirme y agradecerle por la oportunidad que me da al poder adquirir tan grandes obras de la literatura universal me desea suerte en la lectura y quiere que se repita la visita, y así será porque poniendo en las manos de los que aun leemos  títulos tan espectaculares seguro seguiremos volando entre letras, como yo que vine hasta mi casa volando encima de mis tres libros…

Perfil del Reportero
Ecuador
Más artículos de este reportero
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.