• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Soy Reportero
  • El temor de los que pretenden ser temidos
Fecha de publicación 2 julio 2016 - 08:11 PM

Una de las primeras medidas del gobierno que asumió en Argentina el 10 de diciembre de 2015, liderado por el ingeniero Mauricio Macri, fue eliminar la vigencia de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, sancionada por amplísima mayoría legislativa y luego de muchos años de discusión  a distintos niveles de la sociedad, logrando su formulación un consenso generalizado.

Con esto, la población quedó mutilada en su derecho a una información libre, variada, con distintas voces e interpretaciones de la realidad y, además, en su capacidad de construir un juicio propio, ponderado según su personal entender.

Poco después, en consonancia no casual con la Asamblea Legislativa de la República Bolivariana de Venezuela, de mayoría opositora al Poder Ejecutivo de ese país, hizo retirar de la casa de gobierno, la Casa Rosada, como le llaman aquí, los retratos del Presidente Néstor Kirchner y del Comandante Hugo Chávez Frías, en clara declaración de principios antipopulares y proimperialistas.

Y hace algunos días, para completar la tácita confesión de miedo casi instintivo a todo rastro ideológico diverso de su posición ultraconservadora, realizó la remoción de los cuadros del Comandante Ernesto "Che" Guevara y del ex presidente Juan Domingo Perón, de la galería de los Patriotas Latinoamericanos, en el mismo lugar.

Independientemente de todas las medidas sociales y económicas que han colocado a la Argentina al borde de un colapso tal vez peor que el del 2001, y que son tema para otro largo y exhaustivo análisis, completó su raid de pánico eliminando de la grilla de la Televisión Digital Abierta, TDA, la señal de Russia Today, RT, y ayer, 1 de julio, ha hecho lo propio con la de Telesur, de modo que ni una sola voz, ni una sola imagen, ni un nombre siquiera, logren penetrar la conciencia de los ciudadanos, nada que difiera del canto monocorde de los medios concentrados que lo apoyan y determinan sus políticas.

Es imposible, pues, no evocar una escena, que resultaría graciosa si no fuera por el dramático contexto histórico al que la misma alude, del film Estado de Sitio, de Costa Gavras, en la cual un "grupo de tareas" represivas apalea unos altavoces desde donde resuenan las estrofas de una famosa canción: "Aquí se queda la clara, la entrañable transparencia, de tu querida presencia, Comandante Che Guevara..."

El ridículo no los preocupa ni los avergüenza. El miedo los desborda y les impide el pudor y el recato necesarios a un gobierno serio, mismos que sólo dan las convicciones profundas acerca de las acciones que se llevan a cabo.

La represión no destruye los miedos, como declara la vieja teoría psicoanalítica de Freud, sólo los sume en el inconsciente profundo, a la espera de surgir de un modo u otro. Y para bien o para mal.

El capital es temeroso y sólo cree en la evidencia, irrefutable para sí, de las cuentas bancarias o el valor de las acciones que cotizan en bolsa. Pero esconder lo que no le gusta, tratar de borrarlo para que nadie lo vea, no hace que la diversidad desaparezca. La diversidad, la libertad de pensamiento, el criterio personal, permanecen como un río subterráneo que en algún momento vuelve a emerger, caudaloso, a la superficie.

De esto, podemos estar completamente seguros.


 

Perfil del Reportero
Argentina
Más artículos de este reportero
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.