• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Soy Reportero
Fecha de publicación 10 mayo 2019 - 07:48 PM

Por Maria Fernanda de la Quintana*

El año 2015 cerró con 100mil indigentes y el último trimestre del 2018 llego a 198mil.

El FMI exige un fuerte ajuste en el gasto social y la ruptura de pisos legales para instaurar la Reforma Laboral, mientras se proyectan políticas de privatización se ejecutan descabellados aumentos en servicios esenciales como luz, agua, gas y tarifazos en el transporte. Resultado de esto cada vez son más las personas en situación de calle, y paradójicamente, un enorme número de viviendas se encuentran desocupadas.
El sistema capitalista tradicionalmente genera todo el tiempo este fenómeno, tanto en épocas de hegemonía política desarrollista como neoliberal, pero al parecer durante el último tiempo el problema, originalmente marginal, ha virado a un panorama expulsatorio masivo que multiplico el número de víctimas sin hogar ni horizontes.
Las graves dificultades para acceder a una vivienda digna afecta a la gran mayoría de los sectores sociales, en el marco de una Ciudad donde los desalojos, la especulación inmobiliaria y el precio de los alquileres aumentan vertiginosamente y deja a los más vulnerables desprotegidos a manos del mercado.

Se conoce el efecto mortífero que largos periodos en situación de calle generan física y espiritualmente sobre las personas afectadas. Deterioro psicológico y enfermedades físicas se generalizan y obstruyen la posibilidad de salir de esa situación. La calle no es un simple repositorio de victimas sino que constituye un dispositivo destructivo con resultados irreversibles.
Las constataciones efectuadas durante el último tiempo por organismos oficiales de la CABA, por ejemplo, están sesgadas por una mirada tecnocrática, la cual hegemoniza ideológicamente el aparato del Estado de la ciudad, pero además, la conveniencia política tiende a presionar para que los datos cuantitativos que se reúnen sean escamoteados a la mirada pública y subestimen las dimensiones del fenómeno.
El deterioro social que se vive actualmente agudizada en las personas que padecen la situación de calle, fue encarada en el marco de las reformas impulsadas por la reestructuración neoliberal, la “reforma del estado” involucró una fuerte reorientación de recursos, que impusieron el triunfo político de las fuerzas dominantes a costas de los sectores mas vulnerables.



Posgrado Políticas urbanas y territoriales. UBA.-  Posgrado Salud, vulnerabilidad y territorio. UBA.-Posgrado “Formulación, diseño y evaluación de impacto en Políticas Sociales”. UBA.- Posgrado “Prácticas de Cuidado e Intervención Socio Sanitarias”.- Posgrado “Sociología de la Alfabetización”.  

Perfil del Reportero
Argentina
Más artículos de este reportero
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.