• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • La ocupación en Afganistán por tropas estadounidenses dejó más de 17 mil personas muertas.
    En Profundidad

    La ocupación en Afganistán por tropas estadounidenses dejó más de 17 mil personas muertas.

En diciembre de 2014, las fuerzas armadas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y Estados Unidos culminaron sus operaciones militares en Afganistán tras 16 años de ocupación en ese país.

Desde octubre de 2001, con el pretexto de buscar a Osama Bin Landen, el Gobierno de Estados Unidos inició la invasión a Afganistán tras el derribamiento de las torres gemelas de Nueva York, el 11 de septiembre del mismo año.

La invasión que permanece y tenía como objetivo tomar el control en zona petroleras además de un abastecimiento energético para EE.UU., ha dejado un saldo de 17.252 civiles asesinados y más de 29.536 heridos, datos recopilados por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) desde el 2009 hasta 2014.

Con el nombre de “Operación Libertad Duradera”, se buscaba la captura de Osama Bin Laden para ser enjuiciado en suelo estadounidense por los hechos del 11 de septiembre, pero el otro objetivo era el derrocamiento del Gobierno afgano. 

Para la fecha, EE.UU. logró ser apoyado por la ONU y de manera directa por países como Inglaterra, Países Bajos, Francia, España e Italia. 

 

 


La presencia de la OTAN

El entonces presidente estadounidense, Barack Obama, firmó un decreto secreto en noviembre de 2014, que posteriormente publicó el portal de noticias RT, que ampliaba la presencia de las tropas estadounidenses en Afganistán, el documento autorizaba a las unidades estadounidenses a organizar operaciones "contra el movimiento Talibán y otros grupos armados que representan una amenaza para las tropas de EE.UU. o el Gobierno de Afganistán".

También permitía el uso de la aviación estadounidense -cazas y drones- en los operativos de las fuerzas de seguridad afganas.

En diciembre de 2014, las fuerzas armadas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y Estados Unidos culminaron sus operaciones militares en Afganistán tras 16 años de ocupación en ese país.

"Estamos terminando nuestra misión y abrimos una nueva página en la historia de las relaciones con la República Islámica. Ahora las funciones de garantizar la seguridad en el país se trasladan a los 350.000 soldados y policías afganos", dijo en ese entonces el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg mediante un comunicado.

En el inicio del 2017 la OTAN ha calificado al grupo terrorista autodenominado Estado Islámico (Daesh en árabe) como una "gran amenaza para Afganistán". 

El portavoz afgano de la OTAN, Bill Salvin, ha asegurado que desde el 2015 el Daesh ha perdido el 67 por ciento del territorio que controlaban y el 75 por ciento de sus combatientes. Asimismo aseguró que el objetivo es acabar con el grupo terrorista y evitar que Afganistán se convierta "en un paraíso para el terrorismo internacional".

 

Reconstrucción de Afganistán

El gobierno de coalición afgano obtuvo en diciembre de 2014 el compromiso de ayuda al desarrollo y reconstrucción del país en un encuentro llevado a cabo en Londres (Reino Unido) con altos representantes de más de medio centenar de países.

La conferencia fue copresidida por el primer ministro británico David Cameron y el presidente de Afganistán, Ashraf Ghani.​

Fuente: Reuters
 

Desde 2002 Washington (EE.UU) había gastado 100 mil millones de dólares en la reconstrucción del país asiático, varias veces más que los 35 mil millones (contados en términos de 2011) invertidos por EE.UU. en Europa tras la Segunda Guerra Mundial.

Sin embargo, los 17.700 millones de dólares que el Pentágono, el Departamento de Estado y la Agencia estadounidense para el Desarrollo Internacional gastaron para la reconstrucción de Afganistán en el período 2007-2009 se esfumaron en un “confuso laberinto” de siete mil contratistas, agencias y sociedades incapaces de coordinar las tareas.

El Gobierno estadounidense mantuvo a 9.800 soldados en Afganistán hasta finales de 2015.

La decisión se basó en la solicitud del presidente afgano Ashraf Ghani Ahmadzai de ser "flexibles respecto a la reducción de las tropas estadounidenses". 

A finales de septiembre de 2014 en Afganistán terminó el largo proceso de cambio de gobierno, que duró varios meses. La elección de un sucesor del presidente Hamid Karzai resultó difícil.

El exministro de finanzas ocupó el puesto presidencial tras firmar el 21 de septiembre un acuerdo con su opositor en la segunda ronda de elecciones, Abdulá Abdulá.

 


Pertenencia de tropas estadounidenses en Afganistán

Estados Unidos llegó a Afganistán con el objetivo de acabar con el terrorismo, sin embargo, 16 años después aún se desarrolla cada día y con más fuerza, lo cual representa un futuro incierto. 

Actualmente, en 2017, EE.UU. tienen como objetivo acabar completamente con el grupo terrorista autodenominado Estado Islámico (Daesh en árabe) que opera en el país árabe, por lo que desde enero han realizado 470 ataques aéreos.

Uno de los ataques más recientes realizado por EE.UU. en territorio afgano fue el lanzamiento de una bomba no nuclear, bomba GBU-43/B Massive Ordenance Air Blast bomb (MOAB), conocida como la "madre de todas las bombas" que impactó este jueves la provincia de Nangarhar, al este de Afganistán.

El gigantesco proyectil de unas 10 toneladas de peso fue lanzado supuestamente para acabar con túneles subterráneos donde se encontraban armamentos y municiones del Daesh. De acuerdo con el Gobierno de Afganistán, este ataque dejó al menos 36 combatientes fallecidos y tres túneles destruidos, así como también armamento y municiones terroristas. No obstante, el grupo terrorista desmintió esta información y aseguró que sus integrantes no fueron víctimas de esta bomba.  

 

Foto: Reuters

 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.