Cámara de Diputados argentina aprueba continuar la ocupación militar en Haití

El miércoles 14 de septiembre, la Cámara de Diputados dio media sanción a la permanencia de las tropas argentinas de la Misión de las Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH). El Comité argentino de Solidaridad con Haití repudió la decisión, tomada con apoyo de los bloques del PRO, UCR, FpV y Frente Renovador. El resultado final de la votación en la Cámara fue de 155 votos a favor del proyecto impulsado por el Ejecutivo, siete abstenciones y 11 en contra.

Cámara de Diputados argentina aprueba continuar la ocupación militar en Haití

Durante las semanas previas, integrantes del Comité de solidaridad -del que participan Nora Cortiñas y Adolfo Pérez Esquivel- se reunieron con diferentes bloques parlamentarios para informar sobre las implicancias de la intervención militar en Haití.

Sin embargo, diputados de la oposición que se comprometieron a rechazar el permiso de salida para las tropas terminaron acompañando al oficialismo. Este es el caso, por ejemplo, de Héctor Recalde, quien recibió a Nora Cortiñas, Henry Boisrolin, Beverley Keene y otros integrantes del Comité a principios de agosto. En ese momento, el jefe de la bancada del Frente para la Victoria (FpV) comprometió el apoyo del bloque e incluso se ofreció a articular con otras formaciones políticas para rechazar la ocupación. Pese a todo, en la sesión el FpV hizo todo lo contrario.

Intentando visibilizar un tema que no ocupa prácticamente ningún espacio en la agenda mediática, desde el Comité de Solidaridad improvisaron una rueda de prensa pocas horas antes de la votación. Allí fueron acompañados por los diputados Alcira Argumedo, de Proyecto Sur, y por Pablo López, Myriam Bregman, Soledad Sosa y Néstor Pitrola, del FIT, que se pronunciaron contra la ocupación.

Beverly Keene, de Jubileo Sur y del Comité argentino de solidaridad con Haití, rechazó la definición de “misión humanitaria” que hace el gobierno argentino y sostuvo la necesidad de donar al Estado haitiano el hospital reubicable de la Fuerza Aérea, hoy en uso exclusivamente militar.

“Con una fachada humanitaria, el imperialismo estadounidense y europeo impulsó un reforzamiento de la ocupación militar de Haití a través de la Minustah, cuyo único objetivo es la represión y el sometimiento de la población, en un país saqueado por las mineras y los pulpos imperialistas”, expresó Pablo López, diputado por la provincia de Salta, durante el tratamiento en la Cámara baja. En la misma sintonía, Miryam Bregman afirmó: “Nos resulta muy hipócrita que algunos estén en contra de que las Fuerzas Armadas intervengan en Argentina en la represión interna, pero eso se lo dediquemos a otros pueblos hermanos de América Latina”.

Pocas horas después de la media sanción, Notas dialogó con Henry Boisrolin, haitiano residente en Argentina desde hace varias décadas y activista del Comité de solidaridad. Con tono amargo, Boisrolin expresó que el resultado de la votación “no es nada sorprendente, teniendo en cuenta el alineamiento total del gobierno actual con las decisiones del imperialismo norteamericano. Y la Minustah se encuentra en Haití por decisión de los EEUU, que utiliza a las Naciones Unidas”.

En pocas palabras, el haitiano sintetizó su oposición a la Misión de Naciones Unidas: “Ellos han reprimido manifestaciones populares, manipulado elecciones, violado a niñas de 12 años, introducido el cólera y mucho más. No hay aspecto de la realidad haitiana donde no se note el fracaso de la Minustah: en materia económica, en cuanto a estabilidad política e incluso en lo que ellos llaman democracia”, agregó.

“Uno podría pensar que algunos seres humanos, al reunirse para examinar mandar tropas a algún lugar, lo mínimo que podían hacer es pedir un balance. Pero no lo hicieron, al menos los que votaron a favor. Repitieron los mismos argumentos que hace 12 años, argumentos falsos que se demuestran como pretextos”, protestó. Y agregó: “Se pueden leer los mails de la señora Hillary Clinton, cuando era secretaria de Estado, que ahora son públicos. Ahí se ve claramente cómo los EEUU han manipulado los resultados electorales en 2010-2011 para imponer a Martelly como presidente”. “A esta altura creo que el tema merecía un poco más de respeto hacia el sufrimiento del pueblo haitiano y no venir con el verso de la ayuda humanitaria. Nuestra posición es de total rechazo a lo que hizo la Cámara de Diputados”, concluyó Boisrolin.

Facundo Ramos, un joven ingeniero agrónomo argentino, participó entre 2012 y 2013 en la Brigada Jean Jacques Dessalines, que desarrolla un trabajo de solidaridad y apoyo al movimiento popular desde 2009 y es impulsada por el Movimiento Sin Tierra (MST) de Brasil, el Centro Martin Luther King de Cuba y Patria Grande de Argentina. “Las fuerzas de ocupación de las Naciones Unidas en Haití expresan la continuidad de la relación que desde hace siglos  los haitianos vienen teniendo con el hombre blanco, como ellos lo llaman”, explicó Facundo. “Durante el siglo XX se expresó a través de cuatro -o cinco, según se mire- intervenciones militares directas de EEUU. La Minustah es la cara diplomática, pero no menos dolorosa, de este proceso”, analizó.

Ramos sostuvo que “a través de una maniobra de pinzas, expresada por la dualidad ‘caridad/represión’, se intenta mantener el status quo en Haití. Por un lado, caridad a través de la USAID y ONGs, para desmovilizar a través del clientelismo; y por otro, violencia pura y dura por parte de las fuerzas de ocupación para quienes que no aceptan esta situación”. “Así se intenta garantizar la estabilidad, que se vende como estabilidad para la consolidación del desarrollo y la democracia, aunque en la práctica no sucede eso”, afirmó. Y subrayó: “Haití es un país donde el 80% de la población tiene problemas serios de alimentación y necesidades básicas insatisfechas en todos los planos. La estabilidad, sostenida en la represión, es para garantizar esta indignidad permanente. Ese es el rol que está desempeñando la Minustah en Haití”.

En los próximos días, el proyecto de continuidad de la ocupación militar será tratado por el Senado. En octubre, a doce años del comienzo de la Minustah, la ONU deberá discutir nuevamente si prorroga la intervención militar. Todo en un contexto de polémica internacional, a partir de los informes que comprueban la responsabilidad de la Misión en la epidemia de cólera que ha causado por lo menos nueve mil muertes hasta el momento.

Fernando Vicente Prieto – @FVicentePrieto

Fuente: Notas.org.ar


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitadas en esta sección


Perfil del Bloguero
Periodista argentino. Corresponsal en Caracas de Notas – Periodismo Popular y colaborador en otros medios de comunicación. Sus textos y fotografías se han publicado en periódicos, revistas y sitios web de América Latina y Europa. Desde enero de 2013 hasta abril de 2014 fue productor y editor de noticias en ALBA TV. Actualmente, además de la corresponsalía en Notas.org.ar, integra el equipo de comunicación de ALBA movimientos y participa en el proyecto "Crónica de Comunas".
Más artículos de este bloguero

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.